4 razones para dejar de utilizar productos perfumados

Da clic a la imagen para ampliarla (cortesía de Photl)
Esos misteriosos cócteles químicos que invaden nuestro cuerpo.

Lo entiendo. A todos nos gusta oler bien. De hecho hay una industria multimillonaria dedicada a asegurar que lo hagamos. Podemos oler como hojas de línea secas, flores de primavera, arroyos de montaña, si así lo decidimos, pero tal vez hay una razón por la que no huelen de forma natural como cualquiera de ellos. Y tal vez no estamos hechos para ello, al menos no en la forma química que se está haciendo hoy en día.

Siete días a la semana, la mayoría de las personas rocían sus cuerpos con fragancias sintéticas y perfumes. Y no estamos hablando sólo de un chorrito ocasional de perfume o colonia. Estamos hablando todos los días, varias exposiciones a compuestos químicos tóxicos que componen las fragancias sintéticas que se encuentran en casi todos los productos imaginables, incluyendo cosméticos, productos de cuidado personal, productos de limpieza, ambientadores, desodorantes, detergentes para ropa, secador de hojas, etc. . Si bien pueden oler bien, sus efectos son todo lo contrario. He aquí por qué creo que todos deben salirse de la nube de la fragancia:

    Las fragancias no se quedan en la superficie – Ellas invaden nuestro cuerpo

Cuando uno se enjabona o rocía su cuerpo y el hogar con productos perfumados, su cuerpo absorbe muchos de los productos químicos a través de la piel, la nariz y la boca. Aunque puede no parecer una gran cosa, hay que tener en cuenta que, cada producto químico que inadvertidamente ingerimos tiene un efecto en el cuerpo y no siempre es bueno.

Su cuerpo entonces tiene que trabajar duro para filtrar la mayor cantidad de toxinas como pueda, pero algunos son difíciles de eliminar, mientras que otros quedan alrededor y pueden permanecer a cierta distancia. De cualquier manera, todas esas toxinas se acumulan con el tiempo y pueden provocar problemas.

    Una rosa por cualquier otro nombre….

En estos días, la palabra “perfume” es esencialmente un eufemismo para referirse a los cerca de 4.000, más o menos diferentes ingredientes químicos que pueden terminar en sus productos perfumados. La mayoría de los “perfumes” son sintéticos y tóxicos para el cuerpo, están hechos a base de petróleo, capaces de desencadenar problemas de la piel, alergias, dificultades respiratorias, hormonales, problemas metabólicos y de tiroides, incluso ciertos tipos de cáncer y daño neurológico.

En pocas palabras, se sabe que la exposición a los productos químicos en fragancias y productos perfumados socavan la salud. Por otra parte, hay quienes teorizan que la exposición a largo plazo a algunos de estos productos químicos también se puede conectar con el desarrollo de trastornos cerebrales como el Alzheimer y el Parkinson, aunque la relación no ha sido precisada por el momento. Entre tanto, mi consejo es, más vale prevenir que curar, así que deje de lado estos productos.

    Las fragancias son misteriosos cócteles químicos

La identificación de los productos químicos individuales que componen una fragancia particular es, por desgracia, prácticamente imposible para los consumidores. ¿Por qué? Debido a que los fabricantes no están obligados a enumerar todos los ingredientes que llevan sus fragancias. En lugar de presentar en la etiqueta, los ingredientes utilizados, estos se esconden detrás de la palabra “fragancia”. Así que en lo que se refiere al fabricante, está todo bien.

Al igual que la frase utilizada, “sabores naturales” que a menudo aparece en las etiquetas de los alimentos procesados, La palabra “fragancia” se usa en un sentido análogo, guardan con seguridad sus secretos corporativos y los consumidores quedan en riesgo. Y eso apesta.

    Piensa en la fragancia como un pastel tóxico

 Según defensores de los consumidores del Grupo de Trabajo Ambiental, en el transcurso de un día normal, las mujeres están expuestas a más de 160 productos químicos  sólo de sus cosméticos.

Añade a eso, algunos productos de aseo, productos para el cabello, productos de limpieza y una carga de ropa o dos, y la cantidad de exposición química diaria sube aún más alto. El EWG también informó de que las pruebas de ingredientes de fragancias han encontrado un promedio de 14 compuestos ocultos por formulación, incluidos los vinculados a la interrupción de la hormona y el daño de los espermatozoides. Multiplique cada producto perfumado que utilizamos a diario por un factor de 14, toda la exposición a las toxinas  empieza a parecerse a una verdadera locura.

•Trate de hacer sus propios aromas de los aceites esenciales. Están hechos verdaderamente de ingredientes naturales como flores, hojas, hierbas, etc., y son más amables con su cuerpo, el hogar y el planeta

• Trate de hacer sus propios aromas de los aceites esenciales. Están hechos verdaderamente de ingredientes naturales como flores, hojas, hierbas, etc., y son más amables con su cuerpo, el hogar y el planeta

Estar realmente bien:

Todo esto no quiere decir, sin embargo, que tiene que pasar el resto de sus días completamente libre de aromas, simplemente disfruta de ellos de una manera más inteligente, más saludable. Manténgase alejado de las fragancias sintéticas y considere los siguientes simples  posibles ajustes de aroma. 

    Comprar los cosméticos ecológicos sin perfume, mientras más verdes mejor, productos de cuidado personal, productos de limpieza para el hogar, suavizantes que puedes encontrar.

    Si es particularmente adicto a los productos perfumados y simplemente se niega a renunciar a ellos, a continuación, entonces trate de reducir su uso a la mitad o a un tercio. Otra opción es: alterne un producto limpio, verde y sin perfume con su aroma favorito. Se trata de reducir la exposición, y cuanto más lo haga, es mejor.

    Conozca las malas toxinas individualmente por su nombre y reputación al referirse a la  Guías del consumidor de EWG  y compre con criterio.

    Trate de hacer sus propios aromas de los aceites esenciales. Están hechos verdaderamente de ingredientes naturales como flores, hojas, hierbas, etc., y son más amables con su cuerpo, el hogar y el planeta. Y recuerda – no te dejes engañar, aunque veas escritas en las botellas aceites de fragancia, casi siempre son ingredientes sintéticos.

Este artículo fue publicado originalmente en

www.drfranklipman.com.

Por Dr. Frank Lipman – drfranklipman.com

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios