Acuerdo de Suecia con la OTAN bajo el fuego

Aviones de Combate cerca a Suecia.
Los críticos argumentan que esto conducirá a problemas ambientales, así como el aumento de la presencia rusa en el Mar Báltico.

ESTOCOLMO – Suecia, conocido por su neutralidad, está fortaleciendo sus lazos con la OTAN, ya que se encuentra por firmar un “acuerdo de país anfitrión” con la organización. Esto significa, entre otras cosas, que la OTAN será capaz de realizar ejercicios militares en Suecia. Los críticos argumentan que esto conducirá a problemas ambientales, así como el aumento de la presencia rusa en el Mar Báltico.

Últimamente, Aviones de combate rusos han estado en los titulares suecos, después de una aparente violación del espacio aéreo sueco y comportamiento provocativo hacia un avión sueco de inteligencia de señales. El Mar Báltico es un lugar donde al momento, Rusia se reúne tanto con la UE como con la OTAN; ninguno de ellos tiene una buena relación.

Hasta este año, Suecia ha disfrutado de paz por impresionantes 200 años, pero a pesar de esto, Suecia fue una potencia militar seria hasta hace sólo unas pocas décadas. A medida que terminó la Guerra Fría, el servicio militar obligatorio fue desechado, los militares se redujeron seriamente, y las cuestiones de defensa y seguridad nacional ya no invaden la sociedad sueca.

Pero cada vez más la estrecha relación de Suecia con la OTAN, y el acuerdo como país anfitrión planificado, significa que 28.000 soldados de esta organización realizarán ejercicios en suelo sueco, algo que suscitó objeciones, por diferentes razones.

Feministiskt Iniciativ (FI), es un partido feminista radical que estuvo a punto de entrar en el gobierno sueco en recientes elecciones parlamentarias, obteniendo un poco más del tres por ciento de los votos. La portavoz FI Veronica Svärd, quien participó recientemente en un panel de discusión sobre el acuerdo de Suecia como país anfitrión en la Feria del Libro de Suecia, dijo que es probable que aumente el interés de Rusia en Suecia, si se firma el acuerdo.

“Veremos un aumento de actividad militar rusa en el Mar Báltico y las regiones adyacentes”, indicó la portavoz.

Hasta ahora, Ingela Mårtensson de la sección sueca de “”Liga Internacional de Mujeres por la paz y la libertad” (WILPF), criticó la falta de debate y participación parlamentaria. El tema ha sido manejado con gran rapidez por el anterior gobierno de centro-derecha.

“Esto ha sucedido muy rápidamente, y el público no ha oído hablar de este apoyo como nación anfitriona”, dijo en el panel de la Feria del Libro y agregó que “El hecho de que no nos dijeron acerca de estas cosas, es un asunto democrático”.

Además, existen preocupaciones ambientales. Mårtensson vive al sur del archipiélago de Gotemburgo en la costa oeste de Suecia, donde el ejército sueco ya está disparando unas 100.000 rondas durante sus 25 días de ejercicio de tiro al año. Con el acuerdo como país anfitrión, el número de días de rodaje se incrementará cinco veces, y el número de cartuchos disparados aumentarán diez veces, en esta popular y pintoresca zona.

El miembro del Parlamento Sueco, Hans Linde, del Partido Socialista de Izquierda (V), expresó su preocupación por la contaminación resultante en un reciente debate parlamentario.

“El acuerdo también permite el uso de, y espero que usted esté sentado para esto: hasta 2.000 kilos de plomo, 1.000 kilos de cobre, 100 kilos de zinc y 60 kilos de antimonio”, dijo él.

Vättern, el segundo lago más grande de Suecia, también está en riesgo de convertirse en un campo de tiro, a pesar del hecho de que es una fuente importante de agua dulce, y es probable que se vuelva aún más importante en el futuro. Mårtenson llamó a esto “extremadamente irritante”.

“El agua del lago Vättern es muy limpia, ver eso en el mundo de hoy es muy raro”, indicó.

El Parlamento sueco va a votar sobre el acuerdo del país anfitrión en octubre o noviembre de 2014.

Artículo original en sueco.

Por Barbro Plogander

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios