Afganos varados borran redes sociales mientras talibanes se apoderan de equipos de vigilancia de EEUU

0
235
Unos terroristas talibanes de pie a lo largo de una carretera en Kabul el 18 de agosto de 2021, tras la toma militar de Afganistán por parte de los talibanes. (Foto de WAKIL KOHSAR/AFP vía Getty Images)

Preocupados por la posibilidad de ser objeto de operaciones de vigilancia en línea por parte de los talibanes, los aliados afganos de Estados Unidos se apresuraron a borrar en masa sus perfiles en las redes sociales. A su vez los defensores de la privacidad están planteando la preocupación de que el programa de datos de Estados Unidos, posiblemente en manos de los talibanes, pueda dar lugar a represalias que amenacen las libertades civiles en Estados Unidos.

El grupo Human Rights First, con sede en Nueva York, anunció el 16 de agosto que los combatientes talibanes capturaron herramientas de vigilancia estadounidenses. Se trata de los dispositivos conocidos como Handheld Interagency Identity Detection Equipment (HIIDE), que eran utilizados por los soldados para escanear los datos biométricos de los afganos con el fin de cotejar las huellas dactilares de los artefactos explosivos improvisados (IED), y para otras investigaciones forenses de este tipo.

“Nosotros entendemos que es probable que los talibanes tengan ahora acceso a varias bases de datos biométricos y equipos en Afganistán, incluidos algunos dejados por las fuerzas militares de la coalición”, dijo el grupo de derechos humanos. “Es probable que esta tecnología incluya el acceso a una base de datos con huellas dactilares y escáneres de iris, que incluye tecnología de reconocimiento facial”.

El aviso de Human Rights First incluye guías multilingües para los aliados afganos sobre la protección de sus identidades digitales.

La advertencia se corresponde con numerosos informes de afganos que borraron sus perfiles en las redes sociales en un intento de proteger su privacidad frente a los talibanes. Al parecer, la USAID hizo circular correos electrónicos entre sus socios en Afganistán para que “eliminaran las fotos y la información que pudiera hacer vulnerables a los individuos o grupos”.

El exfiscal del ejército estadounidense, John Maher, dijo a The Epoch Times que esta advertencia específica sobre la toma de equipos de HIIDE por parte de los talibanes es probablemente exagerada.

Maher, que trabajó con el programa biométrico afgano durante su época como director del programa del Centro de Justicia en Parwan, dijo que los dispositivos HIIDE están protegidos por una contraseña. Después de que un soldado utilice el dispositivo y cargue los datos en la base de datos central, el protocolo dice que hay que limpiar el dispositivo, dijo Maher.

“Aunque [los talibanes] puedan entrar en ese dispositivo, obtendrán una lista no clasificada de su propia gente”, añadió Maher, que también utilizó pruebas biométricas afganas en la exitosa, aunque controvertida, campaña para que Donald Trump indultara a un soldado condenado por matar a civiles.

Sobre la cuestión más amplia de que los talibanes realicen operaciones de vigilancia para localizar a sus enemigos, Maher dijo que cree que tendrían que contar con la ayuda de gobiernos más sofisticados como China o Irán.

“Soy escéptico de que los talibanes sean tan sofisticados”, dijo Maher a The Epoch Times, añadiendo que ha estado ayudando a los aliados afganos a salir del país a través de su empresa estadounidense-afgana Misbah Maher Consultancy.

Aunque los dispositivos HIIDE pueden no suponer un riesgo para los afganos, los combatientes talibanes utilizaron anteriormente sistemas biométricos para atacar a sus enemigos. En 2016, por ejemplo, al parecer utilizaron una base de datos gubernamental para comprobar si los pasajeros de un autobús eran miembros de las fuerzas de seguridad, según un informe de TOLOnews de 2016.

Klon Kitchen, investigador principal del American Enterprise Institute, dijo que los riesgos de seguridad que plantea el equipo de vigilancia estadounidense abandonado es solo una de las muchas consecuencias de una retirada descuidada de Estados Unidos.

Una retirada adecuada habría implicado la eliminación de todos los archivos digitales en las instalaciones y servidores estadounidenses en Afganistán, la destrucción de todos los ordenadores y otros equipos físicos y la colaboración con las empresas tecnológicas y las plataformas de medios sociales para proteger las identidades afganas, dijo Klon en su boletín semanal.

Mientras tanto, la información biométrica recopilada sobre decenas de millones de afganos permanece en las bases de datos del gobierno estadounidense, para ser utilizada potencialmente por el FBI, el DHS y otras agencias para investigaciones, según Maher. “Ahora son datos interinstitucionales”, dijo.

El Departamento de Defensa no respondió a las numerosas preguntas del Epoch Times sobre el estado y la seguridad de los datos afganos, incluyendo si hay bases de datos centralizadas en Afganistán.

Implicaciones sociales

En términos más generales, el programa de biometría del Departamento de Defensa ha suscitado un debate sobre el papel que debe desempeñar esta tecnología en la sociedad.

“No es nada más complicado que los datos de las huellas dactilares, que tienen más de 100 años de antigüedad”, dijo Maher ante la preocupación por la recogida de datos biométricos por parte del gobierno.

Sus defensores señalan las ventajas en la lucha contra el crimen. Además de los innumerables casos resueltos gracias a la recogida de huellas dactilares, los expertos forenses han logrado avances en el análisis del ADN, ayudando a las fuerzas de seguridad a resolver misterios como el del “Asesino del Estado Dorado“.

Sus defensores también afirman que la recogida de datos biométricos de los ciudadanos permite a los gobiernos establecer identidades digitales, lo que permite a su vez a las personas viajar, abrir cuentas bancarias, recibir atención médica y acceder a otros servicios sociales con mayor facilidad.

“Imagínese un mundo en el que el embarque no dure cinco días, sino solo cuatro horas. Donde demostrar que se tiene derecho a recibir la pensión de la ONU solo lleva dos minutos desde el teléfono inteligente en la palma de la mano, en comparación con los dos meses que se tardaba en utilizar el antiguo correo ordinario”, dice un sitio web de las Naciones Unidas que promociona el DNI digital de la ONU. “El DNI digital de la ONU es el mismo motor subyacente que impulsará todos estos y muchos otros casos de uso”.

Sin embargo, los defensores de las libertades civiles y la privacidad han planteado su preocupación por el uso de la biometría con fines represivos por parte de los gobiernos.

En el libro “First Platoon“, sobre el proyecto de biometría del Departamento de Defensa, la autora Annie Jacobsen comparó el programa afgano con el programa “Physicals for All” del Partido Comunista Chino impuesto a los musulmanes uigures de ese país.

Además de las muestras de ADN, el programa “Physicals for All” obtuvo datos biométricos de 36 millones de chinos uigures, incluyendo escaneos del iris, imágenes faciales, huellas de voz y más”, escribió Jacobsen.

“Grupos de derechos humanos tienen razón al llamar la atención sobre esto, pero aún no han reconocido que este programa Physicals for All está modelado directamente por el programa del Pentágono en Afganistán”, dijo Jacobsen.

Jacobsen argumentó además que el programa afgano podría volver a Estados Unidos en forma de tecnología de rastreo de contactos y pasaporte de vacunas. Ella señaló que la misma empresa que construyó el software para el programa afgano, Palantir, está trabajando ahora con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) “para reunir conjuntos de datos dispares y proporcionar una mejor visibilidad al HHS sobre la propagación de COVID”.

“El argumento de que lo que está ocurriendo en China —es decir, el banco de datos obligatorio de toda una población, incluido el ADN— nunca podría ocurrir en Estados Unidos, es optimista”, escribió a continuación. “La pandemia de 2020 provocó en Estados Unidos el entusiasmo por los programas de rastreo de contactos dirigidos por el gobierno, lo que abre la puerta a programas de tipo militar para el almacenamiento de datos de biodatos de los estadounidenses”.

“Dado que la enfermedad está en el centro de esta nueva amenaza, la realidad de que las muestras de células de ADN de los ciudadanos son de interés para el gobierno ya no es ciencia ficción”, añadió.

El activista antibélico, Scott Horton, coincidió con la tesis de Jacobsen, argumentando que las represalias en el ámbito nacional son la consecuencia previsible de las guerras en el extranjero.

“No hay más que ver la Ley Patriótica: Se suponía que iba a protegernos de los terroristas y, sin embargo, la utilizan todo el tiempo contra todo el mundo”, dijo.

Esta vez, son los conservadores los que podrían ser víctimas de las consecuencias a medida que las agencias federales de Estados Unidos aumentan sus actividades de vigilancia nacional, dijo Horton, director editorial de antiwar.com y autor de “Fool’s Errand: Time to End the War in Afghanistan” (La misión de los tontos: es hora de poner fin a la guerra en Afganistán).

“La gente que apoyó la guerra se lleva ahora la peor parte”, dijo Horton a The Epoch Times.

“Es la guerra contra el terrorismo que vuelve a casa. Eso es lo que siempre ocurre”.

POR: KEN SILVA

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios