El video de Robert E. Kelly, experto en geopolítica de Corea, en el momento en que sus pequeños hijos entran a la habitación desde la que concedía una entrevista en vivo a la BBC de Londres se volvió viral en redes sociales y una sensación mediática a escala internacional.

En ese video se ve cuando los dos hijos pequeños de Kelly entran a su despacho mientras él era entrevistado al aire. Al analista se le ve sorprendido y como avergonzado por ello y luego su esposa llega a toda velocidad para llevarse frenéticamente a los niños de allí mientras él trata de retomar el tema de las tribulaciones de la crisis política coreana.

La escena tuvo su parte cómica, pero otras voces han aprovechado para hacer una crítica, en tono satírico, de las diferencias entre la actitud de Kelly en ese momento y lo que podría suceder si la entrevistada fuera una mujer a la que, de repente, cuestiones familiares o del hogar le interrumpen sus minutos de fama televisiva.

Un ejemplo de ello es la parodia que el show neozelandés ‘Jono y Ben’ hizo del video de Kelly, con una experta comentarista reaccionando ante la invasión de las personas y cuestiones hogareñas mientras emitía sesudos análisis geopolíticos en vivo para la TV.

Así, ella en vez de lucir descolocada y de tratar de sacar a su hija del despacho, se muestra tranquila, se sube a la niña al regazo y le da una botella de leche mientras otro bebé deambula por el lugar en su andadera.

Luego en paralelo saca una bandeja con pollo asado del horno, plancha una camisa masculina, limpia un pequeño toilet para bebé, desactiva una bomba traída por un equipo SWAT de la policía e ignora a su marido cuando se aparece suplicando algo sobre un calcetín perdido.

La comedia es clara: mientras el analista masculino se muestra avergonzado por la interrupción infantil y su esposa entra frenética para llevarse a los niños del lugar, ella actúa calmada y desarrolla al mismo tiempo y con efectividad sus labores profesionales y del hogar. Su marido, o lo que sea, en cambio hace el papel del inútil.

El mensaje de que las mujeres, mucho más que los hombres, asumen en paralelo labores en el hogar y en el trabajo es patente, lo que resulta por un lado cómico y por otro picante en cuanto a su crítica social.

Hay muchos padres que, en una situación como la de Kelly, posiblemente actuarían de modo más natural y desenfadado (él mismo luego dio a la BBC otra entrevista mucho más relajada y con la presencia en cámara de su esposa e hijos) y habrá madres que ante una interrupción como la mencionada podrían reaccionar de modo colérico o desesperado.

En todo caso, ‘Jono y Ben’ optaron en su cómica ficción por mostrar a la mujer firme y en control del trabajo y la familia, y Kelly, en la vida real, al final se tomó todo con humor y hasta recibió reconocimiento por tener una bonita familia.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios