Los alces de Norteamérica comienzan a regresar a Alaska por primera vez desde 1880 por el calentamiento global.

 

Los veranos más cálidos han incrementado y ahora tienen mucha comida para los periodos fríos y congelados, donde anteriormente eran áreas congeladas.

Lamentablemente debido a la caza ilegal, los alces tuvieron que emigrar a finales del siglo XIX aunque ahora han duplicado el número de alces.

Desde el año 2009 se han reportado el doble de avistamientos.

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios