Alemania declara la guerra económica a China

El Gobierno de Alemania impuso barreras contra las inversiones chinas tras reforzar el control de las autoridades en sectores estratégicos de su economía, informa el periódico El Confidencial.

Berlín ha sido el primero en actuar. El Gobierno de Angela Merkel aprobó un decreto que refuerza el control de las inversiones procedentes de fuera de la UE en sectores estratégicos.

Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Xi Jinping, presidente de China Foto: ALEXEI NIKOLSKY
Según la fuente, el primer país que se verá afectado por estas medidas será China, país al que acusan de manera indirecta de violar las condiciones de competencia al financiar con dinero público a sus empresas. Las restricciones fueron adoptadas a pesar de que China y Alemania forman parte de una alianza contra la política proteccionista de Donald Trump.

Entre los sectores claves para Berlín se encuentran las redes eléctricas, las centrales nucleares, los suministros de agua, las redes de telecomunicaciones, los hospitales y aeropuertos.

El objetivo que persigue el Gobierno alemán es ganar más tiempo —de dos a cuatro meses— para analizar las ofertas de compra de empresas localizadas fuera de la UE.

Fuente: Sean Gallup

Con la nueva norma, la compra de más del 25% del paquete accionario de una empresa alemana por parte de inversores extranjeros o de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés) puede ser revisada por el Ministerio de Economía, que analizará si se pone en riesgo la seguridad del país.

“Seguimos siendo una de las economías más abiertas del mundo, pero también velamos por que las condiciones de la competencia sigan siendo justas”, dijo la ministra de Economía, Brigitte Zypries.

Por su parte, Angela Merkel, la cual se reunió el 13 de julio con su par francés y el consejo de ministros franco-alemán en París, se mostró abierta a impulsar reformas en la política económica de su país hacia Europa; no obstante, es poco probable que pueda concretar algún cambio antes de las elecciones parlamentarias que se celebrarán en Alemania el próximo septiembre.

Francia y Alemania son los países más preocupados por las compras de empresas locales, en particular por parte de compañías chinas.

Fuente: SPUTNIK

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios