La nueva vacuna contra el nuevo coronavirus (virus PCCh) aún se encuentra en la etapa experimental y se ha puesto en uso a gran escala. El gobierno chino también ha estado abogando por las vacunas nacionales, pero recientemente un experto del PCCh dijo repentinamente que la efectividad y los resultados de protección de la vacuna actual aún no están claros, por lo que se recomienda a la gente que no se vacune por el momento, esto despierta una mayor preocupación.

El día 21, Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, asistió al Foro de Ciencia y Tecnología del Sureste y pronunció un informe especial titulado «Nueva situación de la epidemia del nuevo coronavirus y estrategias de prevención y control».

Wu Zunyou señaló que actualmente, la nueva vacuna contra la neumonía del nuevo coronavirus (virus PCCh) aún no ha completado los ensayos clínicos de Fase III, «bajo esta situación, la efectividad y el efecto de protección de la vacuna no están particularmente claros, el público en general puede temporalmente considerar no vacunarse».

También dijo: «Incluso si se publican los resultados del ensayo clínico de fase III, también sería un resultado temporal y no se puede garantizar la seguridad absoluta».

Los medios de China continental siempre han informado de buenas noticias, pero no de las malas noticias sobre las vacunas nacionales. Incluso cuando se informó sobre las declaraciones de Wu Zunyou, no se olvidó de añadir la frase «En los últimos días, las buenas noticias sobre la vacuna nacional del nuevo coronavirus continúan siendo lo más popular». En un entorno de opinión pública como este, de repente, un experto interno salió a decir que la vacuna no es absolutamente segura y recomienda que la gente no se vacune por el momento, lo que hace que el público se preocupe por si la vacuna nacional tuvo un problema importante.

De hecho, se ha informado que los «vacunados» en China experimentaron somnolencia, fatiga, mareos, fiebre y otros síntomas después de recibir la vacuna. Sin embargo, en la conferencia de prensa del Organismo de Prevención y Control del Consejo de Estado del Partido Comunista de China el pasado 20 de octubre, el Viceministro de Ciencia y Tecnología, Tian Baoguo, dijo cualquier vacuna en desarrollo produce reacciones adversas después de salir al mercado, todo es posible que pueda ocurrir después de los ensayos, actualmente los informes recibidos hasta ahora son todos leves, lo que muestra preliminarmente una buena seguridad (de la vacuna).

A comparación de China, Estados Unidos después de descubrir que cinco voluntarios de prueba tenían síntomas como fatiga, fiebre y dolores de cabeza que duraron un día después de ser vacunados, Moderna, una compañía de biotecnología estadounidense, disminuyó la velocidad con cautela.

En la conferencia de prensa del día 20, el gobierno también anunció que hasta ahora unas 60.000 personas en China han recibido la vacuna de prueba y dijo que se ampliará aún más en el futuro.

El enfoque de China ha despertado preocupaciones en el público. El Dr. Amesh A. Adalja, investigador principal del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins, dijo una vez a la VOA que antes de terminar la tercera fase de prueba no se puede promover a gran escala, si la vacuna experimental se introduce ampliamente, «pueden ocurrir riesgos de seguridad o de eficacia y pueden contaminar otras vacunas que están en investigación y desarrollo». «Porque los ensayos clínicos de la fase III pueden proporcionar información importante, que es la razón por la que se debe llevar a cabo la tercera fase de la prueba. Si la vacuna se prueba solo en unas pocas personas, es difícil saber exactamente cómo funciona la vacuna».

Raina MacIntyre, investigadora de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, también dijo que no se recomienda usar la vacuna con urgencia antes de los ensayos clínicos. En el pasado, ha habido problemas graves debido a vacunas defectuosas. Por ejemplo, en 2017, los niños que recibieron la vacuna contra el dengue de Sanofi tuvieron síntomas más graves.

Jin Dongyan, profesor del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina Li Ka-shing de la Universidad de Hong Kong, también señaló con preocupación que la vacuna aún no ha completado el ensayo de Fase III y puede usarse solo si la situación es crítica. Pero la situación epidémica actual en China no es tan urgente. No esta de acuerdo con la condición de usarla. Por el contrario si se usa estaría en contra de la ley de revisión de medicamentos y vacunas de China.

Se informa que desde septiembre de este año, en la provincia de Zhejiang, más de 74 millones de personas han sido vacunadas con la vacuna de la farmacéutica China Sinovac Biotech.

Brasil tiene 9.000 voluntarios sometidos a pruebas para la misma vacuna y el 35% de los vacunados presentaron efectos secundarios y el país ha declarado la suspensión de la vacuna.

Reportero: Yang Zheng

Editor a cargo: Yuan Ming Qing

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/435145

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios