América Latina pionera en leyes que protegen contra el cambio climático

Bolivia aprobó la Ley de la Madre Tierra, que penaliza el maltrato de la naturaleza y Costa Rica dio luz verde para llegar a ser carbono-neutral en la próxima década, sin embargo ambientalistas creen que a nivel global las metas son insuficientes.

La organización Banco Mundial para el Desarrollo, comunicó el 13 de marzo el estudio Globe Internacional sobre avances legislativos, el cual determinó que América Latina y África son las regiones del mundo pioneras en sancionar leyes para prevenir o mitigar los cambios atmosféricos.

En tal comunicado, la organización para el desarrollo afirma que en toda la región ya se está sintiendo la transformación inevitable del clima sea en forma de fenómenos extremos como las tormentas gemelas, o bien fenómenos menos perceptibles como el alza del nivel del mar.

A la par, los expertos del informe global advirtieron en 2012 que las temperaturas mundiales podrían subir un promedio de cuatro grados centígrados para fines del siglo. Tal afirmación, de acuerdo al Banco, afectaría la subsistencia de futuras generaciones y los avances sociales hasta la fecha.

Banco Mundial detalla que el estudio reúne a parlamentarios de más de 80 países comprometidos con la promulgación de leyes para aprovechar los recursos del planeta.

Destacan Bolivia, que aprobó la Ley de la Madre Tierra, la cual penaliza el maltrato de la naturaleza, y Costa Rica, que recién dio luz verde a una de las más ambiciosas leyes climáticas del mundo, y ha impulsado los mercados de carbono como estrategia para llegar a ser carbono-neutral en la próxima década.

México, El Salvador y Ecuador, por su parte, adoptaron estrategias para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero e impulso al desarrollo sostenible de sus poblaciones, remarcó la organización mundial.

“Alimentar al mundo sería complicado en el escenario más extremo de calentamiento global; y se pone en tela de juicio la capacidad de América Latina de ser el granero del mundo”, advirtió el 13 de marzo el experto en cambio climático del Banco Mundial, Erick Fernandes.

El Globe International revela además que una de las grandes pérdidas de la región latinoamericana en un mundo más caliente incluiría partes del Amazonas, cuyas regiones oriental y meridional se marchitarán lentamente. Esto, a su vez, impactaría en la producción de alimentos, ya que la selva amazónica genera parte de las lluvias que irrigan los cultivos en Argentina, Paraguay, Uruguay y el sur de Brasil.

Por su parte, el Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES), recuerda que la Convención de Cambio Climático firmada en 1992, se propuso como objetivo evitar el cambio climático “peligroso”, publicó el 18 de febrero.

Agregó la organización que luego en 2009, se celebró la Conferencia de las Partes en Copenhague (COP 15, 2009), en la cual se consensuó que esto significaba evitar un aumento de la temperatura media del planeta mayor a los dos grados centígrados.

Corolario de ello es estabilizar la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera no superior a las 450 partes de por millón (ppm), y consecuentemente una emisión neta global de 20 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente hasta el año 2050, dijo CLAES.

En este sentido, hay suficientes evidencias de que estas metas pueden ser muy débiles para evitar el cambio climático peligroso, debido a que los datos actuales muestran que la región latinoamericana emite unas 4,7 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente por año, sentenció.

En última instancia, a criterio del Centro, el debate crucial debería centrarse en la forma de alcanzar dicho objetivo, como se financia y quien debe hacer los mayores esfuerzos.

Por Giannina Parrado

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios