Apuran Diputados argentinos la polémica ley que ratifica los convenios con China

Presidenta de Argentina Cristina Fernández y de China Xi Jinping. Da clic para ampliar
Mientras la opinión pública mantiene concentrada su atención en la enigmática muerte del fiscal Alberto Nisman, el kirchnerismo en la Cámara de Diputados en Argentina avanza, sin despertar demasiado ruido, en la sanción de uno de los acuerdos internacionales más polémicos que firmó nuestro país en los últimos tiempos: el convenio marco de cooperación en materia económica y de inversiones con el gobierno de China.

El bloque de diputados kirchneristas pretende convertir en ley esta iniciativa antes de fin de mes para ofrendársela a la presidenta Cristina Kirchner en su última asamblea legislativa, el próximo 1° de marzo, cuando dará inicio a las sesiones ordinarias del Congreso.

La mandataria acaba de arribar del país oriental, donde suscribió con su par de China, Xi Jinping, un acuerdo de la alianza estratégica integral y 15 convenios entre ambas naciones. Esta visita, sumada a la pronta sanción en el Congreso del convenio marco suscripto el año pasado, ratifica a China como uno de los principales aliados de la Argentina, en detrimento de la Unión Europea y los Estados Unidos.

El convenio con China genera mucha inquietud y preocupación en el sector económico argentino: es que, a cambio de financiamiento, las empresas chinas tendrán acceso privilegiado a los negocios energéticos, mineros y agropecuarios, lo que incluye la posibilidad de importar mano de obra. Ante esta avanzada, la Cámara de Exportadores solicitó que la Cámara de Diputados realice una audiencia pública para debatir el convenio; a su juicio, éste tendría “fuerte impacto en materia de empleo y desarrollo industrial”, al tiempo que generaría “asimetrías” y “desigualdades” importantes.

Difícilmente el kirchnerismo acceda al pedido. Fiel a su estilo, buscará emitir dictamen y aprobar la ley en un trámite exprés. Y, para no levantar polvareda, dispuso que este tema se debata en la misma sesión en la que se discutirá la nueva ley de inteligencia nacional, que promete acaparar la atención de los legisladores.

POLÉMICA

El convenio con China contiene varias aristas polémicas; de hecho, cuando el Senado lo discutió en su última sesión del año pasado, desató una encendida controversia entre el oficialismo y la oposición.

Desde el bloque kirchnerista, el senador Ruperto Godoy exaltó el crecimiento exponencial de la economía china en el último tiempo y la oportunidad que tiene la Argentina de tener a este país de aliado.

“Hemos celebrado un acuerdo con la moneda, el swap, que nos permite incrementar nuestras reservas del Banco Central; conseguimos 2500 millones para recuperar el Belgrano Cargas, y obtuvimos una inversión, por parte de China, de 4700 millones para dos represas”, elogió el sanjuanino.

Esta misma postura es la que llevarán los diputados oficialistas. Pero la oposición anticipa que le dará pelea.

El artículo 5 es el que mayor discusión genera. Allí se establece que “las adquisiciones en el marco del proyecto del sector público argentino, cuya ejecución se enmarca dentro del alcance del plan integrado, podrán efectuarse a través de adquisición directa, siempre que estén sujetas a financiamiento comercial de la parte china”.

El artículo 6, en tanto, concede condiciones de igualdad laboral, gracias a las cuales las compañías chinas podrían transferir mano de obra de su país

“Los acuerdos con China se dan en el marco de un profundo aislamiento internacional de nuestro país y a partir del deterioro macroeconómico que nos puso frente a un estado de necesidad, que de ninguna manera puede justificar concesiones extraordinarias y comprometer a los futuros gobiernos y a las futuras generaciones de argentinos”, advirtió el diputado Omar Duclós (GEN).

Su par del Frente Renovador José Ignacio de Mendiguren puso como ejemplo los trenes para cuestionar los acuerdos con China. “No sólo resignamos la fabricación de trenes en nuestro país a favor de China, sino también la de durmientes: importamos 2,5 millones y medio de ese insumo para el Belgrano Cargas, por entre 200 y 300 millones de dólares. En la Argentina hay seis empresas de producción local de durmientes que tienen precios competitivos. Traer desde China esos insumos implica sepultar el desarrollo de la industria nacional.”

El jefe del bloque de diputados de la UCR, Mario Negri, advirtió que el convenio convendrá a China, pero no a nuestro país. “Obtendrán una ventaja comparativa amplísima en negocios importantes, como los energéticos, mineros e industriales, mientras se los exime del pago de los impuestos correspondientes. Esto echa por tierra cualquier reactivación de la industria nacional”, enfatizó.

CRÍTICAS DE THE NEW YORKER

La prestigiosa revista de Estados Unidos criticó con dureza el tuit de la presidenta argentina en China, que caricaturizaba la forma de hablar español de los chinos. “Cristina Kirchner se las arregló para insultar a un quinto de la humanidad en 140 caracteres”, sintetizó con suma ironía..

Por Laura Serra

Te puede interesar:

La alianza entre Argentina y China ocultada por los medios opositores. 

{youtube}https://www.youtube.com/watch?v=CmbN7r45KMI{/youtube}

 

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios