Aromaterapia, la medicina natural que puede ayudar en la vida diaria (2ª Parte)

La estructura de un aceite esencial es muy compleja y siempre tiene, no solamente una, sino muchas propiedades terapéuticas.

Todo tipo de plantas medicinales fueron utilizadas por los médicos y los boticarios. Durante el siglo XVII, al mismo tiempo que quemaban “brujas” (en su mayoría, no eran más que mujeres con conocimiento de plantas medicinales) empezaba la investigación química de las plantas, continuándose durante los siglos XVIII y XIX. Gradualmente, los aceites esenciales fueron sustituidos por drogas sintéticas, y el uso y conocimiento de las plantas por la gente común empezó a perderse en Europa.

En Oriente, por el contrario, la tradición se mantuvo. En India, el uso de las plantas refleja la filosofía religiosa y espiritual del concepto del hombre como parte de un proceso natural siempre cambiante. Los textos antiguos como el Rigveda (2000 a.C.) mencionan fórmulas e invocaciones a las plantas mismas. La medicina hindú siempre ha hecho uso de ellas. Actualmente, muchas plantas de la India se utilizan en forma de aceites esenciales en aromaterapia: alcaravea, cardamomo, clavo, jengibre, pimienta, sándalo…

China también tiene una tradición de medicina herbal. Muchas plantas se conocen y se utilizan desde hace miles de años. Plantas como la margarita, genciana, regaliz, nueces, o ruibarbo se usan ahora mucho en occidente.

En Europa, al principio del siglo XX, Gattefossé, pionero de la perfumería moderna, tuvo un accidente en su laboratorio. Después de una explosión, tuvo el instinto de bañar su mano severamente quemada en un bote de aceite esencial de lavanda. El resultado fue asombroso: el dolor se alivió de repente y su herida se curó con una rapidez impresionante. Decidió estudiar los aceites esenciales y su propiedades, así nació la aromaterapia moderna.

Los aceites esenciales son substancias muy complejas

Hoy en día, el progreso de la ciencia ha permitido que se analicen los componentes químicos de los aceites esenciales con mucha precisión. Consiguientemente, tenemos un conocimiento profundo de la composición molecular de los aceites esenciales. Un aceite esencial contiene muchos cuerpos químicos muy complejos. Se trata de diferentes combinaciones moleculares que tienen propiedades diferentes. Así, la estructura de un aceite esencial es muy compleja y siempre tiene, no solamente una, sino muchas propiedades terapéuticas. En contraste con las drogas obtenidas por síntesis química que solo tienen un principio activo aislado, los aceites esenciales, por su complejidad, tienen posibilidades de sinergia y de potenciación que permiten una terapia individualizada.

Además, la composición química de un aceite esencial depende de muchos factores directamente relacionados con las condiciones de vida de la planta, es decir su país de origen, el clima, la altitud donde creció, la composición de la tierra, su exposición al sol etc. Por ejemplo, hay multitud de aceites esenciales de tomillo (Thymus vulgaris). Unos tendrán mayor presencia del componente químico thymol (propiedades primordialmente anti-infecciosas), otros del componente thuyanol (bactericida, viricida y neurotónica) o carvacrol (antiséptica). Cada uno tiene aplicaciones diferentes. Esta clasificación química se llama chemotype (CT).

Por todo ello es imprescindible ser cuidadoso a la hora de elegir un aceite esencial.

Cómo elegir un aceite esencial de calidad

Hay que aprender a leer la etiqueta con mucha atención. Para evitar la confusión es imprescindible buscar el nombre latino. No se debe, por ejemplo, comprar simplemente aceite esencial de tomillo porque dentro de la familia de tomillo se encuentran Thymus Mastichina, Thymus Satureioides, Thymus Serpyllum, Thymus Vulgaris Linaloliferum (CT Lineol), Thymus Vulgaris Geranioliferum (CT Geraniol) y muchos más.

Por consiguiente, se debe elegir en primer lugar el aceite que se necesita según sus propiedades, teniendo en cuenta su composición química y tomando nota de su nombre latino. Por esta razón, es necesario comprar un buen manual de aromaterapia, o también se puede investigar en Internet.

Seguidamente, asegurarse de que los aceites esenciales son de buena calidad, de ello dependerá su eficacia. Por eso es mejor adquirirlos en laboratorios de renombre que pueden proporcionar informes detallados sobre la composición química y la procedencia de cada aceite.

Finalmente se debe comprobar lo siguiente:

El aceite esencial debe ser 100% puro y natural

La etiqueta deberá mencionar el origen del producto, el número de lote y la fecha de caducidad

Debe estar envasado en un recipiente hermético de color oscuro para preservar las cualidades del producto

Al principio, todo esto puede parecer un poco complicado. Pero, con un mínimo de entrenamiento y de práctica, el uso de los aceites esenciales puede ser muy sencillo. Para colaborar en su exploración relativa a la aromaterapia, a continuación le proporcionamos una serie de artículos e informes sobre los aceites esenciales y sus usos. Así podrán experimentar el poder maravilloso de esta terapia que les ayudará en su búsqueda de una vida más saludable y natural.

Fuentes:

Baudoux D, L´Aromathérapie – Se soigner par les huiles essentielles, Editions Amyris.

Dr. Zhiri, Baudoux D, Huiles Essentielles Chémotypées et leurs synergies, Edition Inspir Development.

Davis P, Aromatherapy An A-Z, Random House UK Ltd.

Por Leticia Huttel – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios