Para aquellas personas que han tenido la oportunidad de apreciar bellas esculturas nacionales e internacionales, estarán de acuerdo en que la belleza que se plasma en piedra desde Europa hasta México es algo que inspira sin duda alguna y por supuesto son dignas de admiración. La escultura es el arte y técnica de representar objetos o crear figuras en tres dimensiones trabajando o labrando un material, como barro, piedra, madera o bronce, bajo la definición de la Real Academia Española.

Resultado de imagen para La escultura es el arte y técnica de representar objetos

Las esculturas en Europa están representadas por ciertos exponentes del renacimiento, como Michelangelo Buonarroti, quien no sólo fue escultor, sino arquitecto y pintor italiano renacentista. Trabajó cerca de 70 años en Roma y Florencia que era donde vivían sus grandes mecenas, la familia Médici de Florencia y los diferentes papas romanos, según la Enciclopedia Británica.

Resultado de imagen para El David que permanece en la Galería de la Academia en Florencia
El David

De sus principales obras en escultura, podemos mencionar a El David que permanece en la Galería de la Academia en Florencia y que es una enorme escultura de 5.17 m, detalladamente esculpida. Otra de sus obras es La Piedad que se encuentra en la basílica de San Pedro en Ciudad del Vaticano midiendo 1.74 m de altura por 1.95 m de longitud en la base. El detalle en ambas esculturas, la textura de la piel, las venas marcadas, la caída de las telas, pliegues, expresiones del rostro, y la delicadeza de la representación de las escenas es algo digno de apreciar (Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, Urrea, Jesús).

Otra fuerte corriente de esculturas antiguas datan del período Predinástico desde Egipto con un admirable perfección en estatuaria y bajorrelieves, conservándose millones de objetos de una y otra clase elaborados en maderas, marfil y bronce, en barro cocido. Uno de sus principales exponentes es Tutmose, quien se dedicó a presentaciones de la familia real, y entre sus obras más conocidas son los colosos del faraón y los rostros de Nefertiti. Pero en lo que respecta a las esculturas de Nefertiti, es interesante las expresiones seductivas que se plasman en piedra, la sencillez de la escultura pero la marcada fortaleza. Es decir, se expresa en piedra la personalidad e imponencia tan fuerte que proyectaban los reyes y reinas del antiguo Egipto; acompañados de piedras preciosas y en ocasiones talladas sobre recubrimientos de oro debido a la opulencia de la época (Anatomía de una Civilización, Barry Kemp).

Resultado de imagen para colosos del faraón y los rostros de Nefertiti.
El rostro de Nefertiti

En México, la escultura de la época de la conquista se enfocaba en grandes pirámides y en esculturas de deidades con forma humana en su gran mayoría. Su adoración a los dioses se anteponía mas a la adoración del cuerpo del ser humano en sí, sin embargo, se hacia culto a la fertilidad y a la feminidad de la mujer como algo sagrado y respetado. De las esculturas mas famosas se encuentra la Piedra de Coyolxauhqui (La Diosa Lunar Mexica) que mide cerca de 3.25 m de diámetro y tiene 30 cm de espesor con un peso de 8 toneladas que muestra una mítica lucha de los poderes divinos representados por Huitzilopochtli, Dios Solar contra los poderes nocturnos representados por Coyolxauhqui (Infografía de Coyolxauhqui, INAH).

Resultado de imagen para templo de la serpiente emplumada xochicalco
Templo de la Serpiente Emplumada

Otra obra monumental en México es el Templo de la Serpiente Emplumada de Xochicalco. Dicha pirámide fue decorada por esculturas que representan a la Serpiente Emplumada, una de las deidades más antiguas e importantes de los pueblos mesoamericanos.  Se dice que la edificación es una representación de la montaña sagrada de la mitología mesoamericana que constituía el centro del universo y de donde provenía el mantenimiento de los animales, según la creencia de aquel tiempo.

Cada civilización está marcada por sus creencias hacia sus deidades y hacia sus gobernantes, tales elementos que indiscutiblemente marcan los legados y trascendencias de cada continente. Es interesante analizar que las creencias de cada civilización los lleva a la ruina o a la prosperidad pero que además puede invitar a pensar, que si la piedra puede ser transformada de esa manera por artistas tan experimentados y de manera tan bella, tal vez sea posible que nosotros seamos los escultores de nuestras propias creencias hacia nuestras deidades o hacia nuestros gobernantes y que las podamos esculpir de manera tan bella o tan atemorizante como deseemos, pero que además la intención sea transcender y prosperar, sin morir en el intento. Por supuesto, todo lo anterior, es algo tan complicado y delicado, como esculpir en piedra.

Por: Leticia Flores 

cabina@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios