El gobierno australiano ha pedido reiteradamente a la comunidad internacional que realice una investigación independiente sobre el origen y la propagación de la epidemia del virus PCCh (neumonía de Wuhan). El embajador chino en Australia Advierte, si Australia insiste en la investigación, los consumidores chinos pueden resistirse a comprar productos australianos, tratando de amenazar a Australia para que deje de pedir una reforma de la Organización Mundial de la Salud y una investigación independiente sobre el origen del virus.

Al respecto, la Ministro de Relaciones Exteriores australiana, Marise Payne, declaró que Australia no aceptará sanciones económicas. «Ahora es el momento en que el mundo necesita cooperación. La transparencia y la honestidad son muy importantes».

La semana pasada, Australia pidió a todos los miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que apoyen la investigación sobre el origen y la propagación del virus PCCh, y actualmente está pidiendo a los líderes mundiales para que apoyen en esta «investigación independiente».

El 23 de este mes, el Primer Ministro australiano, Scott Morrison, habló con el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para discutir temas relacionados con la OMS y luchar por mejorar la transparencia de la respuesta de la comunidad internacional al brote.

El Ministro de Salud australiano, Greg Hunt, dijo que la epidemia se ha extendido a 193 países y regiones. Casi 3 millones de personas han sido diagnosticadas en todo el mundo y más de 200,000 personas han muerto por la enfermedad. Por supuesto, es necesaria una investigación independiente. Hunt agregó que este es un desastre importante global, y sería bastante extraño si no se revisara esta catástrofe. Él cree que la investigación independiente no solo es del interés de Australia, sino también del interés de toda la humanidad, por lo tanto, se deben tomar las medidas pertinentes.

Según un informe de Associated Press de hoy (27), un artículo publicado en The Australian Financial Review, el embajador chino en Australia, Cheng Jingye, dijo que Australia solicitó una investigación. Su comportamiento es bastante «peligroso». Amenazó con que si Australia insiste en una «investigación independiente», los consumidores chinos se resistirán a comprar productos australianos, incluida la carne y el vino que se exportan a China, y los chinos pueden dejar de viajar a Australia y estudiar en el extranjero.

La Ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Payne, también respondió hoy que, si bien Australia está investigando la epidemia del virus del PCCh (neumonía de Wuhan), no debe intentar iniciar ninguna «coerción económica». Payne dijo que Australia «apela en principio» a realizar una investigación independiente sobre el origen del virus, y que el origen de esta ola de brotes se encuentra en Wuhan, China. Payne también dijo: «Nos negamos a responder a los llamados para tales evaluaciones sugiriendo coerción económica. En este momento, lo que más necesitamos es cooperación global. La transparencia y la honestidad en los incidentes virales son muy importantes».

La senadora australiana Concetta Fierravanti-Wells del Partido Liberal de Australia también declaró recientemente que Australia debe detener la «dependencia» del comercio con China. Una vez que termine la Gran Pandemia, Australia debería considerar el «desacoplamiento» con el PCCh en términos de relaciones comerciales. Ella dijo: «Esto es lo que espera el pueblo australiano».

Reportero Fei Zhen

Editor: Yuntian

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/371866

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios