Los días 18 y 19 de noviembre, Jilin, Heilongjiang, Mongolia Interior, Liaoning y otros lugares fueron golpeados por fuertes tormentas de nieve, después que se emitieron decenas de advertencias de tormentas. Muchos vuelos de aviones fueron cancelados, y los viajes de trenes y autotransportes se vieron obligados a detenerse, el tráfico terrestre casi se paralizó, e incluso para los peatones no les fue posible caminar en medio de la tormenta.

En la noche del 18 de noviembre, la escena de la ciudad de Tongliao de la provincia de Mongolia Interior: Peatones no fueron capaces de caminar durante la tormenta de nieve, tenían que abrazarse al poste para detenerse, o ser arrastrado hacia atrás por los fuertes vientos.

En la mañana del 19 de noviembre, en Liaotong, Mongolia Interior, la nieve pesada selló ventanas y puertas. El camino está cubierta de una capa de nieve gruesa, no hay servicio de transportes y sólo queda ir a pie.

Todo el mundo está esperando el autobús para poder ir a trabajar. Parecen desesperanzados.

Aunque la nieve fue despejada, el camino está cubierto de hielo, y con un poco de descuido, los automóviles se patinan y chocan.

Bajo el frio y la congelación repentina, los automóviles están cubiertos de una gruesa capa de hielo.

El 19 de noviembre, en la ciudad de Dunhua la prefectura autónoma de la provincia de Jilin, los árboles se convirtieron en esculturas de hielo. Las ramas que no soportaron el peso del hielo, se doblaron.

En las vías del ferrocarril tampoco se pudo evitar el desastre, se tuvo que despejar la nieve con la ayuda de la gente.

Los peatones caminan arrastrándose durante la tormenta.

Reportero: Fu Ming

Editor: Hao Yan

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/444592?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios