Canadá confisca el primer lote de ropa fabricada en Xinjiang y los diputados piden medidas más estrictas

0
113
En la foto, unos presos trabajan con máquinas de coser en una prisión de Chongqing, China, el 7 de marzo de 2008. (Crédito de la foto: China Photos/Getty Images)

Según un informe del 18 de noviembre de la agencia de noticias francesa, la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA, por sus siglas en inglés) ha incautado el primer lote de prendas de vestir importadas que implican trabajo forzado de Xinjiang, la primera vez desde que Canadá impuso una prohibición de productos de trabajo esclavo el año pasado. A raíz de esto, tanto el partido en el poder como los diputados de la oposición en Canadá han pedido al gobierno de Trudeau que haga más por abordar la represión de los derechos humanos de los uigures por parte del PCCh.

Hasta el 3 de noviembre, los agentes de aduanas del gobierno canadiense confiscaron un cargamento de ropa enviada a Quebec porque los productos estaban parcial o totalmente relacionados con la producción de trabajos forzados. Debido a las disposiciones de confidencialidad, la Aduana no reveló más datos sobre las importaciones. El anuncio se produce cuando tanto los diputados liberales en el gobierno de Canadá como los de la oposición afirman que el gobierno debería ser más duro con los productos de trabajo esclavo, garantizar que las cadenas de suministro estén libres de productos de trabajo esclavo y ayudar a los uigures a establecer programas de asilo; el crítico de Asuntos Exteriores conservador Michael Chong sostiene que se debería imponer una prohibición general de ciertos productos procedentes de Xinjiang, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, para evitar que el PCCh siga beneficiándose de las prácticas de trabajos forzados en los campos de concentración de Xinjiang.

Según el comentarista He Xu, tras el anuncio del ex secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo a principios de este año de que el gobierno chino había cometido un genocidio en Xinjiang, se ha producido una avalancha de activistas prodemocráticos en muchos países de todo el mundo que se han pronunciado a favor de Xinjiang, y han salido a la luz cada vez más pruebas de la persecución de los derechos humanos en Xinjiang y ahora Canadá también está confiscando productos de trabajo forzado de Beijing, está claro que las atrocidades del PCCh en materia de derechos humanos cada vez tiene menos mercado.

El gobierno chino ha negado todas las acusaciones de persecución de los derechos humanos, y en un momento dado, a principios de este año, incitó a los medios de comunicación a desencadenar un incidente sobre el «algodón de Xinjiang», amenazando con boicotear a las empresas, como Nike, que no utilizan trabajos forzados. El analista político y económico Qin Peng, afincado en Estados Unidos, declaró anteriormente a Radio Free Asia que el conflicto geopolítico también ha dificultado cada vez más el equilibrio entre mercados, intereses y valores de las empresas multinacionales en China.

Editor: Zhao Zixin
Reportero: Liu Fangli
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios