Anastasia Lin, que fue coronada el pasado mayo en el certamen Miss World Canadá, dice que el partido comunista chino le está impidiendo viajar para celebrar Miss Mundo que se realizará en China el próximo 19 de diciembre.

La activista y actriz se ha pronunciado reiteradamente por los derechos humanos en China.

En una entrevista vía telefónica con Radio SOH comentó “He solicitado la carta de invitación para la visa desde el mes de Julio, aunque solamente las demás concursantes la han recibido y yo aún sigo en espera; pienso que es debido a que tienen miedo que hable acerca de las violaciones de derechos humanos que vive China”.

Lin quien ha participado en varias escenas de televisión ha denunciado los abusos de derechos humanos en China, en particular a los practicantes del Falun Gong o Falun Dafa, quienes son perseguidos desde el año 1999.

La persecución encabezada por el ex presidente chino Jiang Zemin, y quien lanzó una brutal persecución contra Falun Gong por toda China, y donde miles de practicantes de Falun Gong que se negaron a renunciar a su creencia fueron torturados hasta la muerte. A decenas de millones de chinos se les ha privado de sus derechos humanos básicos y de su libertad de creencia porque practican Falun Gong.

Desde el pasado 27 de agosto del 2015, hay 166,000 practicantes de Falun Gong y sus familias, en China y en el extranjero, han demandado a Jiang Zemin ante la Suprema Institución Fiscal. Esta es la primera vez que los ciudadanos chinos han demandado a un ex líder del Partido Comunista chino (PCCh) dentro de China.

La demanda pide detener la sustracción forzada de órganos y llevar a Jiang Zemin a la justicia.

La extirpación de órganos de practicantes de Falun Gong vivos

Se denunció que los campos de trabajo forzado en China han estado activamente sustrayendo y vendiendo los órganos de los practicantes de Falun Gong desde el año 2001 con la ayuda de hospitales afiliados con el Servicio de Seguridad Pública y la Policía Armada.

Durante la aparente alza en la cantidad de transplantes de órganos, entre 2001 y 2003, los campos de trabajo forzados más grandes que retenían a practicantes de Falun Gong se sobre-saturaron, con el número de detenidos siempre en 5.000-20.000 en cada uno. Debido a la sobresaturación de los campos, muchos practicantes de Falun Gong fueron transferidos a otras instalaciones, incluyendo instituciones mentales y hospitales. El Centro de Tratamiento de Trombosis Integrado de Medicina China y Occidental de Liaoning, en el distrito de Sujiatun, ciudad de Shenyang, provincia de Liaoning (el hospital de Liaoning) y sus estructuras clandestinas fueron una de tales instalaciones (referidas como campo de concentración de Sujiatun). 

Wang Bin, un practicante de Falun Gong de 44 años de edad de la provincia de Heilongjiang fue golpeado sin piedad hasta la muerte por el policía, Feng Xi, y otros del campo de trabajos forzados de Daqing, el 24 de septiembre, 2000. Más tarde, su corazón y cerebro fueron removidos, y los restos colocados en la morgue del hospital mental de Daqing. (clearwisdom.net)

Un periodista chino y la ex esposa de uno de los cirujanos involucrados en la “cosecha” de órganos en el Hospital de Sujiatun, revelaron recientemente a los medios que en el hospital se realizaba la extirpación de órganos a personas vivas. Los cirujanos sabían que las víctimas eran practicantes de Falun Gong, pero les dijeron que matar practicantes era una forma de ayudar al partido comunista chino a realizar una “limpieza.” A los médicos se los libraba de cualquier responsabilidad gracias a la política del gobierno central que “nadie será responsable por la muerte de los practicantes de Falun Gong.” Los practicantes de Falun Gong son retenidos en esta instalación, donde les hacen pruebas de sangre, y luego los matan a medida que la necesidad específica de abastecer órganos surja.

Un médico militar informó que el hospital de Sujiatun era solo una de las 36 instalaciones que en China se usan para “cosechar” órganos. Actualmente la mayoría de los practicantes de Falun Gong están todavía siendo retenidos en prisiones, campos de trabajos forzados y centros de detención. Una lista detallada de los campos de trabajos forzados está disponible al pedirla. Solo cuando hay una necesidad de transplantes de órganos se transfieren a los practicantes a gran escala a instalaciones especiales. Actualmente, las áreas más grandes donde están detenidos los practicantes de Falun Gong son las provincias del nordeste: Heilongjiang, Jilin, y Liaoning. El campo más grande, cuyo nombre código es “672-S”, se dice que retiene a más de 120.000 personas, incluyendo practicantes de Falun Gong y otros prisioneros de conciencia.

Practicantes de Falun Gong en Washington en vigilia pidiendo por el fin de la persecución en China

La sección de Preguntas y Respuestas del sitio web del Centro Asistencial de la Red de Transplantes Internacionales de China (CITNAC) con base en la ciudad de Shenyang, la misma ciudad donde se encuentra al hospital de Sujiatun, declara: “Puede tardar solo una semana encontrar el donante compatible, el tiempo máximo es un mes porque el transplante de riñón necesita pasar por la prueba de compatibilidad de tejido (HLA)… nuestros órganos no provienen de cerebros muertos, porque el estado del órgano puede que no sea bueno.”  El promedio de tiempo de espera para la compatibilidad de riñón en EEUU es de dos años completos. El tiempo de vida que tiene un riñón para ser transplantado es de cerca de 24 a 48 horas, los médicos profesionales creen que solo teniendo una enorme cantidad y rápido acceso a un banco de órganos vivos, se puede prometer estos cortos tiempos de espera en un transplante de órganos. Además, el sitio web declara orgullosamente: “Hay más de 35.000 transplantes de riñones que se han efectuado en hospitales públicos en 29 ciudades, provincias y municipalidades en China, y el número de transplantes de riñones es de al menos 5.000 cada año en todo el país. Tanta cantidad de transplantes se debe al apoyo del régimen chino. La Suprema Corte Demótica, Oficial de Ley Supremo Demotic, la policía, judiciales,  [los  cuales está bajo la dirección y control de Luo Gan, como director de la Comisión de Asuntos Políticos y Legales del Partido Comunista Chino], el Departamento Administrativo Civil y el Ministerio de Salud han coordinado para asegurarse que las donaciones de órganos estén apoyadas por el gobierno. Esto es único en el mundo”.

Chinalibrelapelicula.com trata el tema de la persecución a Falun Gong en China

Encubrimiento

El 9 de marzo de 2006, después que el campo de concentración de Sujiatun fue expuesto, los practicantes de Falun Gong retenidos allí fueron transferidos, y de este modo se hizo desaparecer toda la evidencia. Además, muchos policías de civil empezaron a hacerse pasar por residentes locales y taxistas en el área de Sujiatun para proveer de información falsa a los investigadores y periodistas, en lo que parece ser un encubrimiento muy astuto.

El 28 de marzo, 2006, el Ministro de Salud de China anunció la “Regulación interna para la práctica de transplantes de órganos”, la cual en teoría prohibía la extirpación forzada de órganos humanos. La legislación no entrará en vigencia hasta el 1 de julio – dándoles tres meses a los oficiales involucrados en estas prácticas para sacar el mayor provecho de los órganos. En el pasado, el Estado de China no había tomado ninguna medida de prohibición, incluso después de un testimonio ante el Congreso de los Estados Unidos en 2001, donde se detalló el comercio secreto de órganos en China.

Después de destruir toda la evidencia en las instalaciones de Sujiatun, las autoridades comunistas chinas negaron el 11 de abril 2006 la existencia del campo de concentración de Sujiatun,

Del mismo modo, después de ser citado por los practicantes de Falun Gong como prueba de la “cosecha” de órganos, el sitio web del Centro de Asistencia de la Red Internacional de Transplantes de China (CITNAC) fue quitado alrededor del 24 de abril, 2006.

Masiva extirpación de órganos a personas vivas

El informe de la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG) publicado el 17 de abril, 2006, indica que al menos en ocho provincias de China, los médicos trabajan tiempo extra para realizar cirugías masivas, para extirpar los órganos de los detenidos, con el objetivo de “hacer efectivo” con los cuerpos de los practicantes de Falun Gong que retienen actualmente. Posterior a la operación, las víctimas son asesinadas y sus cuerpos cremados.

La imagen en general es clara: se revelaron los campos, los oficiales comunistas chinos entraron en pánico, discutieron que hacer (durante tres semanas), luego lanzaron una gran campaña para encubrir todo, incluyendo una negación total y legislaciones superficiales. Antes que la legislación tome efecto empezó una oleada de transplantes para transformar órganos humanos en ganancias.

Resumen  Una violación más grave hacia la humanidad

Cuando una persona dona un órgano voluntariamente, es un gesto noble que puede salvar otra vida. Pero cuando a un hombre o una mujer le cortan y abren su cuerpo y les quitan sus órganos sin su consentimiento mientras todavía están vivos, es muy difícil imaginar una violación más grave hacia la dignidad humana. Más aun cuando es el estado,  “representante del pueblo”, el principal beneficiado de la venta de estas partes del cuerpo. Si esto fuera hecho de un caso específico contra un solo individuo, se consideraría un homicidio de una crueldad inusual, pero las evidencias muestran que las víctimas de esta aberración son miles de ciudadanos chinos inocentes.

Esto sólo puede estar ocurriendo como consecuencia de la destrucción planeada, forzada y sistemática de la cultura tradicional y la creencia en dios del pueblo chino por parte del régimen dictatorial totalitario del Partido Comunista Chino en los cerca de 57 años que lleva en el poder. Hoy, tras la difundida política de “apertura económica” el pueblo chino tiene permitida la búsqueda de dinero para el gozo personal –siempre y cuando sea dentro una la línea de pensamiento y acción que  no desentone con los intereses el partido-, no obstante sin la moral,  ética y tradición familiar,  eliminadas con la destrucción de la cultura china.  Por lo tanto, esta  “nueva China” consiste de un pueblo que no conoce el valor de vida, no tiene ética y que, bajo la guía y encuadre del Estado, puede hacer cualquier cosa por dinero.

Es alarmante que este nivel de moralidad esté siendo exportando. El tercer testigo, el militar retirado, denunció justamente la exportación de seres humanos desde China para la sustracción y venta de órganos. ¿Cuántos casos de chinos existen, que en el proceso de salir de su país y entrar legal o ilegalmente en otro país quedan altamente endeudados? Estas deudas de miles de dólares están previstas a pagar con órganos. Hace poco en Argentina el ciudadano chino Qin Zhong Li, procesado por una serie de incendios en comercios de la Capital, ofreció a la Justicia la posibilidad de que le extirpen alguno de sus órganos para pagar la fianza. Para nosotros es algo insólito, pero para un chino no. Esta idea es fácil de entender mirando el comercio desenfrenado de órganos en China, realizado tal  impunidad que incluso, mediante acciones ilícitas de intermediarios extranjeros en otros países, una persona rica puede pedir el “delivery” de un órgano vivo  a la puerta de su casa en forma de un inmigrante de China.

Bajo estas circunstancias, está claro que todos hemos subestimado el alcance y la seriedad de la persecución a Falun Gong, y en todas las ocasiones solo vimos la punta de un iceberg. Tanto América como el resto del mundo están implicados, porque esto es China – una gran economía, una nación que posee un mandato comunista mientras construye activamente un poderío militar, una entidad muy habilidosa para encubrir. No puede ser malo tratar de descubrir que es lo que está realmente haciendo el régimen comunista detrás de la escena.

Entrevista a miembro de la CIPFG

Encabezado por los investigadores de la Asociación de Falun Dafa y del sitio web Minghui, la Coalición para Investigar la Persecución a Falun Gong en China (CIPFG) se formó el 17 de abril, 2006. Esta coalición incluye medios, ONGs, y abogados que son expertos en descubrir detalles sobre los temas de derechos humanos en China. El CIPFG planea llevar a cabo una investigación “rigurosa y amplia” de los campos de concentración y de trabajo forzado en China, y también las instalaciones médicas de toda China que llevan a cabo transplantes de órganos a la luz de la enorme cantidad de evidencia de que miles de practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos allí.

Para mayor información acerca de la Petición al Consejo de Derechos Humanos de la ONU para poner fin a la sustracción forzada de órganos a presos comunes y de conciencia, sobre todo a practicantes de Falun Gong en China visite http://www.dafoh.org/es/

Para conocer los campos de trabajos forzados en China visite: www.camposchinosdetrabajoforzado.com

redaccion@sohnetwork.com

¿Quieres conocer más acerca de nosotros? Da clic para recibir nuestro Newsletter y ¡Síguenos!

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios