Centro de Estudios Migratorios de EE.UU.: La ONU financia la afluencia de inmigrantes ilegales de varios países a EE.UU.

0
301
Camioneros transportan a los migrantes facilitando su llegada a la frontera entre Honduras y Guatemala para que puedan llegar a Estados Unidos. San Pedro Sula, Honduras, el 14 de enero de 2021. (Milo Espinoza/Getty Images)

El lunes 17 de enero Todd Bensman, del Centro de Estudios Migratorios, dijo que las Naciones Unidas financiadas por Estados Unidos, están proporcionando dinero en efectivo para costear a los inmigrantes ilegales de países de todo el mundo que hacen el largo viaje desde América del Sur, América Central y México a los Estados Unidos.

«Esto está absolutamente organizado», dijo Bensman el lunes en una entrevista en Tapachula, al sur de México. Según un informe exclusivo de Breitbart Media, ellos (las agencias de la ONU) reparten dinero en las paradas del camino a través de los migrantes.

También hay un lugar (en Tapachula) que procesa documentos (para ayudar a los migrantes), obtienes tus documentos mexicanos (visa) y luego vas al lado del edificio de la ONU para hacer una cita y te entrevistan y ven cómo estás. «El dinero que reparte no es mucho y no todos lo reciben, pero hay suficiente dinero para mantenerlos y que no tengan que volver a casa y puedan ir al siguiente punto de tránsito».

El dinero ayuda a los migrantes empobrecidos de África y Asia a realizar el largo viaje a través de Sudamérica sobre el Paso del Darién, a través de Centroamérica y hasta México.

Sin la financiación proporcionada por la ONU, muchos de los migrantes no habrían tenido comida, refugio o acceso a un transporte corto.

En México, los migrantes deben registrarse en el gobierno mexicano antes de poder solicitar el dinero de la ONU.

Bensman dijo que los migrantes son racionales y quieren trabajar. Saben que Alejandro Mayorkas, secretario de inmigración y jefe de fronteras del presidente Biden, está deteniendo y liberando discretamente a los inmigrantes ilegales que llegan a la frontera de Estados Unidos.

Una vez liberados en Estados Unidos, estas personas pueden trabajar para pagar las enormes deudas que tienen con los contrabandistas y también animar a más familiares y amigos a venir a Estados Unidos.

Es sencillo, dice Bensman: si su inversión en el contrabando tiene posibilidades de ser rentable y puede entrar en EE.UU. para trabajar, sea o no legal, entonces vendrá. Si el gobierno estadounidense reduce esa oportunidad, no vendrá.

En 2021, el gobierno de Biden admitió a cerca de 1,5 millones de inmigrantes legales e ilegales. Mientras los demócratas intentaban volver a inflar la burbuja de mano de obra barata que ayuda a los inversores empresariales desde la Ley bipartidista de Expansión de la Inmigración de 1990.

La ONU rara vez revela sus gastos, y el Departamento de Estado de Estados Unidos rara vez revela su ayuda a los grupos de la ONU, incluida la Organización Internacional para las Migraciones.

En diciembre, Bensman relató su revisión de la financiación de la ONU en un artículo para TheFederalist.com. La información pública sobre la cantidad de dinero que Estados Unidos ha dado a la OIM a través del Departamento de Estado y el número de personas que lo recibieron ha sido opaca.

El presupuesto de Biden para 2022 pide 10.000 millones de dólares en ayuda humanitaria «para apoyar a las poblaciones vulnerables en el extranjero». Pero no hay un desglose detallado.

El informe de la Oficina de Población de Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado sobre la financiación de Estados Unidos a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y muchas otras agencias de la ONU para el año fiscal 2019, dice que la OIM gastó más de 60 millones de dólares en 2019 en actividades en el norte de América del Sur, América Central y México durante la llamada «caravana» de migrantes.

El informe del Departamento de Estado afirma en la página 42 que la financiación del Departamento de Estado ayudó a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a proporcionar asistencia en efectivo a 29.000 personas y apoyar 75 refugios en el hemisferio occidental.

En julio de 2019 en plena crisis, en la frontera norte de México, la OIM proporcionó al gobierno mexicano 600 camas y suministros básicos y ayudó a ampliar los refugios existentes y a construir otros nuevos para acoger a los «solicitantes de asilo»de la «caravana» de migrantes.

Editor: Chang Qin

Reportero: Dong Qinglian

https://m.soundofhope.org/post/585679

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios