China detiene a intelectual acusado de disturbios

Un intelectual y defensor de los derechos humanos chino que fundó un influyente centro de estudios no gubernamental ha sido detenido bajo los cargos penales de provocar problemas, dijo el domingo su abogada.

Guo Yushan es el último de decenas de detenciones en un momento en que manifestantes en Hong Kong exigen sufragio universal en las elecciones para elegir al máximo cargo de la región semiautónoma.

A principios de este mes, Beijing detuvo al poeta disiente Wang Zang y a otra siete personas antes de una lectura de poesía organizada en la capital china en apoyo a las protestas de Hong Kong.

Al menos 40 personas en Beijing y una docena más en otras partes de la China continental fueron arrestadas por apoyar a los manifestantes, incluyendo la publicación de fotografías y mensajes en internet mostrando solidaridad y planes de viajar a Hong Kong para sumarse a la protestas, según el grupo de derechos humanos Amnistía Internacional.

Muchos fueron detenidos por la sospecha de que provocan problemas— una acusación vaga que según los críticos se utiliza cada vez más para reprimir a disidentes, activistas e individuos abiertamente críticos con el gobierno mientras Beijing trata de evitar cargos de subversión verbal o contra el Estado, que es más probable que atraigan condenas internacionales.

No está claro si la detención de Guo está directamente relacionada con las protestas de Hong Kong.

Su abogada, Li Jin, dijo que aún no se había reunido con Guo en el centro de detención de Beijing y que no estuvo claro de inmediato en qué se basó la policía para acusar al intelectual.

Guo cofundó el Instituto de Transición para investigar los problemas sociales y económicos de China, pero las autoridades de Beijing cerraron el centro el año pasado citando la falta de un registro adecuado.

En 2012, Gou fue una pieza clave para ayudar al activista ciego Chen Guangcheng a viajar a Beijing después de que lograra escapar del arresto domiciliario en una localidad del este del país.

A su llegada a la capital, Chen buscó refugio en la embajada estadounidense y Hillary Clinton, secretaria de Estado del país, logró negociar su marcha a Estados Unidos.

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios