China está recolectando ADN de americanos, planteando serios riesgos de seguridad: Agencia de EE.UU.

0
230
Esta foto tomada el 6 de febrero de 2020 muestra a un técnico de laboratorio que trabaja con muestras de personas que se someterán a pruebas de coronavirus en el laboratorio "Fire Eye" en Wuhan, China. (STR/AFP a través de Getty Images)

El régimen chino ha estado recopilando durante años grandes cantidades de datos de atención médica estadounidense, incluida información genética sensible–lo cual presenta serios riesgos para la privacidad y la seguridad nacional, advirtió una importante agencia de contrainteligencia de Estados Unidos.

Junto con recursos ilegales como el hackeo cibernético, Beijing ha utilizado inversiones en empresas de biotecnología y asociaciones con hospitales y universidades estadounidenses para obtener acceso a datos genéticos y de atención médica de EE. UU., dijo el Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad (NCSC) en una hoja informativa (pdf) publicada el 1 de febrero.

Grandes cantidades de información genómica (la secuencia genética completa de una persona) pueden impulsar desarrollos en el campo de vanguardia de la medicina de precisión (o medicina personalizada), lo que permite a China superar a Estados Unidos para convertirse en un líder mundial en biotecnología, según el documento. Estos datos también se pueden utilizar como armas para identificar a personas en el país para operaciones militares y de inteligencia.

La advertencia se produjo cuando el gigante chino de la genética BGI Group fue objeto de escrutinio por sus agresivos esfuerzos para impulsar sus kits de prueba de COVID-19 y laboratorios de apoyo en todo el mundo, lo cual genera preocupaciones sobre la seguridad de los datos. En agosto pasado, la compañía había vendido 35 millones de kits de prueba rápida de COVID-19 a 180 países y había construido 58 laboratorios en 18 países. La compañía contactó con varios estados de EE. UU. el año pasado para construir y ejecutar laboratorios de prueba de COVID-19, pero ninguno aceptó luego de que funcionarios estadounidenses advirtieran contra la asociación, según informó recientemente CBS.

BGI dice que no obtiene acceso a los datos de los pacientes de sus laboratorios o kits de prueba de COVID-19, pero el exdirector del NCSC William Evanina le dijo a CBS que los laboratorios eran como caballos de Troya: al configurar su equipo de secuenciación de genes en los Estados Unidos, la compañía podría luego explotar el equipo para extraer información genética de los estadounidenses. Los secuenciadores son máquinas que se utilizan para decodificar y analizar el genoma completo de una persona.

La compañía pudo acceder al mercado estadounidense y a los datos de los usuarios luego de que compró el fabricante de máquinas de secuenciación Complete Genomics, con sede en California, por USD 118 millones en 2013, señaló el texto. Tres años antes, BGI recibió un préstamo de USD 1500 millones del Banco estatal de Desarrollo de China.

Las empresas chinas, incluida BGI, también se han asociado con hospitales, universidades e institutos de investigación de EE. UU., ofreciendo servicios de secuenciación de genes a bajo costo.

“Estas asociaciones permiten a las entidades estadounidenses expandir sus capacidades de investigación, mientras que las empresas chinas obtienen acceso a más datos genéticos sobre conjuntos de personas más diversos, que pueden utilizar para nuevos productos y servicios médicos”, dice la hoja informativa.

Un informe de 2019 descubrió que al menos 15 empresas chinas tenían licencia para realizar pruebas genéticas o secuenciación en pacientes estadounidenses, dándoles acceso a datos genéticos.

La información genómica de los estadounidenses es particularmente valiosa para China debido a la diversidad étnica de la población estadounidense, señaló el documento. Esto se debe a que los conjuntos de datos variados son más útiles en la investigación para identificar enfermedades genéticas. El año pasado, el régimen chino aprobó leyes para limitar severamente la capacidad de las empresas extranjeras para acceder a los datos biológicos del pueblo chino.

“Ellos están construyendo una enorme base de datos nacional”, dijo a CBS el agente especial supervisor del FBI Edward You, exbioquímico. “Y si ahora ellos pueden complementar eso con datos de todo el mundo, todo es cuestión de quién obtiene el conjunto de datos más grande y diverso”.

“Y así, la bomba de tiempo es que una vez que ellos sean capaces de lograr una verdadera inteligencia artificial, se lanzarán a las carreras en lo que pueden hacer con esos datos”.

Si el régimen puede utilizar esta enorme base de datos de ADN para avanzar en la medicina personalizada, eso podría superar a las empresas estadounidenses, poniendo en peligro la seguridad económica de Estados Unidos.

“Aunque los nuevos medicamentos que salen de China podrían beneficiar a los pacientes estadounidenses, Estados Unidos podría quedar más dependiente de la innovación y el desarrollo de medicamentos chinos para sus curas, lo cual llevaría a una transferencia de riqueza, la apropiación de nuevos negocios, y mayores oportunidades laborales en China”, decía la hoja.

El NCSC también advirtió que el régimen podría combinar conjuntos de datos genómicos con la información personal de los estadounidenses robada en ataques cibernéticos anteriores para “apuntar con precisión” a personas en gobiernos o empresas extranjeras para una posible “vigilancia, manipulación o extorsión”.

Por ejemplo, el régimen podría identificar las vulnerabilidades, como adicciones o enfermedades mentales, de un objetivo mediante el análisis de datos genéticos y registros médicos. Dicha información podría aprovecharse para el chantaje, utilizarse tanto para reclutar extranjeros para espiar para el régimen como para reprimir a los disidentes en el extranjero.

El régimen chino ha acumulado grandes cantidades de datos personales estadounidenses a través de varios ciberataques masivos en los últimos años. Estos incluyen intrusiones en la agencia de personal del gobierno de EE. UU., la agencia de informes crediticios Equifax, y la aseguradora de salud Anthem, que resultaron en el robo de información personal de decenas de millones de estadounidenses.

Dentro de China, el régimen ya ha comenzado a explotar datos genéticos para controlar y reprimir a las minorías étnicas musulmanas en la región occidental de Xinjiang, dijo el NCSC. En 2014, lanzó una recopilación masiva de datos biométricos de la población local, tomando muestras de ADN, huellas dactilares, escáneres de iris, y muestras de sangre. Esta información se alimenta en una base de datos masiva que se utiliza para vigilar y apuntar a las personas. Los investigadores y defensores también han advertido que la colección de ADN podría usarse para facilitar la sustracción forzada de órganos de uigures y otras minorías musulmanas, más de 1 millón de las cuales están detenidas en una red de campos de concentración.

El año pasado, el Departamento de Comercio de EE. UU. incluyó en la lista negra a dos subsidiarias de BGI por su papel en la realización de análisis genéticos en uigures, ayudando a la persecución del régimen en la región. BGI niega haber estado involucrado en abusos contra los derechos humanos.

Redacción: CATHY HE

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios