China intensifica medidas contra refugiados norcoreanos

Los norcoreanos que intentan escapar del brutal régimen de Kim a través de China están siendo detenidos y deportados cada vez más por el régimen chino, según informes. Aquellos que fueron enviados de regreso a la fuerza enfrentan encarcelamiento, tortura e incluso ejecución.

Human Rights Watch estimó que solo en los meses de julio y agosto China retuvo 41 norcoreanos intentando escapar de su país cruzando a través de China, un incremento considerable en relación a los 51 que se sabe fueron atrapados en el período completo que va desde julio de 2016 hasta junio de 2017. Los prófugos norcoreanos fueron atrapados en varias ubicaciones dentro de China, desde la frontera de China con Corea del Norte hasta la frontera de Lao con China en la Provincia de Yunnan.

El hecho de que los norcoreanos estaban siendo atrapados tan lejos como Yunnan significa que algunos de ellos viajaron miles de kilómetros dentro de China y estaban a una corta distancia de la libertad antes de que el aparato de seguridad del régimen chino sellara su suerte.

Las medidas severas intensificadas sobre los prófugos norcoreanos probablemente comenzaron en julio, cuando China arrestó un grupo de guías locales que ayudaban a norcoreanos a atravesar China. A medida que se difundieron las noticias sobre las medidas severas, los guías y activistas dentro de la “red de rescate” se volvieron más reticentes a tomar el riesgo de transportar prófugos desconocidos dado que temían ser entregados a las autoridades chinas.

De los 92 prófugos norcoreanos que fueron atrapados desde junio de 2016, solo 46 siguen en custodia china y el resto ha sido deportado a Corea del Norte, según Human Rights Watch. El régimen norcoreano impone castigo severo a aquellos que intentan escapar del país. La mayoría de ellos son encarcelados en campos de concentración y enfrentan torturas y abusos, y algunos de ellos son ejecutados, informó Human Rights Watch.

La deportación de refugiados norcoreanos a Corea del Norte ha sido identificada como una violación a la Convención de Refugiados de la ONU de 1951 y su Protocolo de 1967. China es país firmante de ambos. El artículo 33 de la Convención, también conocido como el principio de la no devolución, prohíbe a los países expulsar o regresar un refugiado a donde “su vida o su libertad fueran amenazados en razón de su raza, religión, nacionalidad, participación de un grupo social particular u opinión política”.

El régimen chino considera a los refugiados norcoreanos solo como “migrantes económicos ilegales” en vez de personas buscando refugio o asilo, incluso a pesar del hecho de que estos ciudadanos son reconocidos internacionalmente como refugiados que enfrentarían severa persecución al regresar.

Corea del Norte también ha intensificado sus esfuerzos en aplicar medidas severas a las deserciones. En un informe reciente, el Ministro de Unificación de Corea del Sur dijo que 780 norcoreanos llegaron a un lugar seguro en el Sur entre enero y agosto, una disminución significativa en relación al mismo período un año antes, reportó el Telegraph.

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios