Estos dos países son “tan cercanos como los labios y los dientes”, dijo alguna vez el máximo dirigente chino Mao Tse tung

Según un tratado de 1961, China debería acudir en ayuda de Corea del Norte en caso de un ataque contra su pequeño vecino. Pero si se tiene en cuenta el programa nuclear de Pyongyang, el apoyo militar chino no sería de ninguna manera automático.

Unos 150.000 soldados chinos murieron por defender al vecino comunista durante la guerra de Corea, entre 1950 y 1953. Dos países “tan cercanos como los labios y los dientes”, como había afirmado el dirigente chino Mao Tse tung.

Pero 56 años después de la firma del “Tratado de amistad, cooperación y asistencia mutua”, China denuncia los ensayos nucleares y de misiles de Pyongyang y votó las sanciones de la ONU contra Corea del Norte.

Ahora que la administración estadounidense de Donald Trump afirmó que la opción militar está “sobre la mesa” contra el régimen de Kim Jong-un, China no parece necesariamente dispuesta a defender al régimen norcoreano.

Lo que China haga en caso de conflicto es un “misterio”, asegura a la AFP el profesor Maochun Miles Yu, de la escuela naval de Estados Unidos.

El artículo II del tratado estipula que si uno de los dos países está en estado de guerra tras un ataque por una tercera parte, el otro debe “aportar un ayuda militar con todos los medios a su disposición”.

Pero el artículo I precisa también que los dos firmantes deben esforzarse en “preservar la paz en Asia y en el mundo, y la seguridad de todos los pueblos”, una disposición que podría servir de argumento a China para no intervenir, invocando el comportamiento belicoso del régimen de Kim Jong-un.

La prensa oficial china comenta: “El programa nuclear de Corea del Norte reduce la propia seguridad de este país, así como la de la región y compromete la seguridad nacional de China“, denunciaba este jueves el diario “Global Times”, dando a entender que la alianza ya no es aplicable.

“La situación ha cambiado mucho desde la renovación del tratado en 2001” asegura.

Del lado norcoreano, el tono es igualmente seco: Pyongyang “nunca mendigará la amistad de China poniendo en peligro su programa nuclear, que es tan precioso como la propia vida”, afirmó el miércoles la agencia oficial KCNA.

El corto tratado de siete artículos debe ser prorrogado cada 20 años, y la próxima renovación está prevista para 2021. Kim Jong-un y el presidente chino Xi Jinping intercambiaron mensajes el año pasado con motivo del 55º aniversario del documento, pero los dos hombres no se han reunido jamás.

Interrogado el martes sobre si China sigue considerándose obligada por el pacto, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, no respondió directamente: “Exhortamos a todas las partes a la serenidad y a que se abstengan de cualquier gesto que pudiera aumentar la tensión”, se limitó a declarar.

Para el profesor Young-June Chung, de la universidad Tongji en Shanghai, “el estatuto diplomático del tratado es un poco oscuro”, aunque ninguna de las dos partes lo ha denunciado. Pero Beijing “no sacrificará su relación con Estados Unidos y Corea del Sur por (proteger a) Corea del Norte“, asegura el profesor.

Fuente: El comercio

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios