Desde hace una década en China hay una violación inimaginable a los derechos humanos al haber sustracción forzada de órganos a los prisioneros de conciencia de manera sistemática, revela un nuevo informe publicado el pasado 22 de Junio por parte de David Kilgour, ex parlamentario canadiense, David Matas, reconocido abogado de derechos humanos y el periodista Ethan Gutmann.

David Kilgour (izq) con David Matas (C) y Ethan Gutmann, autores de “Cosecha Sangrienta/La matanza: Una actualización”. (Simon Gross/La Gran Época)

Sus hallazgos publicados, en una investigación “Cosecha Sangrienta”, atrajeron la atención internacional.

El miércoles, publicaron el informe más exhaustivo en donde detallan que la sustracción de órganos se ha incrementado significativamente. De acuerdo con estos hallazgos, el número de cirugías de trasplante de órganos anuales de China supera la cifra oficial del partido comunista de 10.000.

Ethan Gutmann

Co-autor del informe,  el periodista Ethan Gutmann comentó: “Si alguien va a China para conseguir un órgano, lo más probable es que están recibiendo el órgano de un practicante de Falun Gong que fue asesinado.”

En el informe se detalla la cantidad alarmante de trasplantes por día, meses y años, el personal quirúrgico, las camas en China y se dijo que en promedio se realizan de 60.000 a 100.000 órganos por año desde el 2000.

Entre los métodos utilizados para obtener las cifras de trasplante, los investigadores examinaron los datos de las encuestas telefónicas, sitios web en hospitales, y las diferentes evidencias, así como los itinerarios de los médicos en los 865 hospitales en China, que realizan trasplantes de órganos.

David Matas

“La conclusión final de esta actualización, y de hecho nuestro trabajo anterior, es que China está involucrado en el asesinato en masa de prisioneros de conciencia, sobre todo con los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong con el fin de obtener órganos para ser trasplantados en personas que necesitan algún órgano”, dijo David Matas, un abogado internacional de derechos humanos con sede en Canadá quien investigó el tema durante una década, y es co-autor del informe.

“Nos fijamos en los distintos hospitales que realizan trasplantes a través de sus sitios web, sus publicaciones, sus boletines de noticias, sus calendarios, y el volumen de pacientes y así sucesivamente, y en una variedad de indicadores que van del hospital por hospital”, agregó Matas.

China ha tenido problemas para recibir donaciones de órganos voluntarias debido a las costumbres y tradiciones del pueblo chino, ya que su tradición dice que al cuerpo no se le debe de sustraer ningún órgano. Es por ello que es incongruente lo que dice el partido comunista con la gran demanda de órganos y las miles de operaciones que se realizan.

Para el año 2001, más de un millón de Falun Gong encarcelados dentro del sistema Laogai fueron sometidos a pruebas de sangre y la salud de sus órganos en hospitales militares y civiles chinos.

El jefe del Centro de Trasplante de hígado en el Hospital Renji, Xia Qiang, comentó: “Cada miembro del personal médico debe mantener su teléfono celular encendido las 24 horas, debido a que los trasplantes de hígado pueden requerirse en cualquier momento y como médicos debemos estar preparados”.

Las ganancias por estos trasplantes van directamente al gobierno chino y son de miles de millones de dólares. Corneas (30.000 usd), Corazón (130.000- 160.000 usd), Riñón (62.000usd), Páncreas (98.000-130.000usd), Hígado (150.000usd) Pulmón (150.000-17000usd).

Falun Gong o Falun Dafa es una antigua práctica de meditación que se practica en 121 países alrededor del mundo, aunque en China desde el año 1999 se les persigue por haber sido un número que superó a los miembros del partido comunista, se dice que llego a 100 millones de personas entre los años 1992-1996 por datos estadísticos del partido comunista.

¿Ya viste la película de China Libre: El coraje de creer?

roberto.serrano@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios