Chinos atacan puesto de Falun Gong en Venecia usando niño en brazos como escudo

(Lorenzo Terenzani)

Un hombre, aparentemente del lugar, testigo de la escena, se enfureció por la conducta de los hombres, en particular con el joven que sostenía al niño.

(Lorenzo Terenzani)
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

Dos hombres chinos, uno cargando un niño bajo el brazo izquierdo, despedazaron una cabina de información de Falun Gong en un lugar central en Venecia, Italia. Este es el último caso de agresión contra los practicantes de la disciplina fuera de China, donde es perseguida por las autoridades comunistas.

Un hombre, aparentemente del lugar, testigo de la escena, se enfureció por la conducta de los hombres, en particular con el joven que sostenía el niño.

“Pon el bebé en el suelo. No puedo tocarte porque tienes el bebé. ¡Deja el bebé en el suelo!”, dijo el hombre, como se muestra en un video que luego fue puesto en YouTube. “¡No eres hombre!”.

“Sólo porque están contra la violencia”, dijo el hombre. “¡Cobarde!” le espetó otra vez.

Falun Gong es una práctica espiritual china que ha sido perseguida en su país de origen desde 1999, luego de casi una década de rápido crecimiento y popularidad. El régimen chino ahora promueve el odio contra la práctica y persigue violentamente a sus adherentes en China.

La disciplina es practicada libremente en todo el mundo, pero en ocasiones, agentes del régimen, gente pagada o simpatizantes actúan para extender la persecución de la práctica.

El motivo del ataque en Venecia no queda claro. Los hombres chinos con el bebé son propietarios de un negocio en Venecia, y pueden tener antecedentes penales, según una conversación que tuvieron con un policía y que fue escuchada por un testigo que habló con La Gran Época.

El lunes, dos hombres se acercaron a la cabina de Falun Gong y comenzaron a hablar agresivamente a uno de los adherentes quien les ofreció un volante.

Entonces rompieron un reproductor MP3 y un parlante que estaba pasando música e información sobre Falun Gong, tiraron de las banderas, las rasgaron, rompieron una estantería de aluminio de la que colgaba un cartel y desparramaron los volantes por el piso.

El joven sostuvo el bebé en sus brazos todo el tiempo.

La gente que pasaba era atraída por la conmoción y se quedaba a observar. Algunos de ellos ayudaban a los practicantes de Falun Gong a levantar los volantes y a restaurar el orden en la cabina.

La técnica del niño en brazos parece haber ganado terreno en Venecia, ya que otro hombre chino atacó la misma cabina de Falun Gong de una forma similar dos semanas atrás, también sosteniendo un pequeño niño todo el tiempo.

Los dos atacantes chinos y sus acompañantes se escaparon corriendo cuando la policía llegó, la cual escuchó el relato de lo que había pasado y también de lo que le sucede a Falun Gong en China.

Luego, los chinos —con el niño aún en sus brazos— regresaron y amenazaron con volver la semana siguiente.

Por Andrea Lorini – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios