Claves que ayudarán a mejorar tus negociaciones

El arte de negociar radica en tener un buen método y estar emocionalmente preparados para enfrentarlo con el mejor resultado.

En la intuición que te ha llevado a negociar con tus hijos, con tus padres, con tus hermanos o amigos se esconde tu habilidad para negociar grandes tratos. Lo que necesitas es confianza en ti mismo y 10 claves para que analices, asimiles y los pongas en práctica.

10 claves que te ayudarán a mejorar tu Negociación:

  1. Nunca comiences una negociación sin saber qué es lo que esperas obtener de ella (el objetivo es lo que te marcará la dirección del proceso).
  1. Tienes que conocer tus límites antes de comenzar a negociar (esto te ayudará a expresar tu opinión con más claridad, firmeza y a negociar dentro de lo que para ti sea aceptable).
  1. Piensa en todos los participantes involucrados, no sólo aquellos que estás viendo (especialmente en una negociación corporativa o de negocios, a veces quien tienes en frente no es el último interesado y hay otras partes cuyas posiciones te convendría no ignorar).
  2. Trata de averiguar lo que a las otras partes realmente les importa (a veces no es exactamente lo más obvio y es allí donde pueden surgir alternativas interesantes).
  1. Ser asertivo en la comunicación es una clave fundamental (eso significa saber decir que no cuando corresponde, también explicar claramente los límites y expresarse cuando corresponde, sin culpas ni miedos y con respeto, aún en los temas más críticos).
  1. Dejar las emociones afuera es siempre un buen consejo (especialmente cuando la negociación es sobre temas muy personales o con personas con las que estás afectivamente comprometido).
  1. Trata de no poner excusas que resulten dudosas, es mejor ser sincero, franco, abierto y decir NO con el motivo real (aunque cueste), que inventar justificaciones que no se sostengan con el tiempo o que suenen a excusas (como suele ser el “no tengo suficiente presupuesto”).
  1. Si entras en una negociación, tienes que saber que en algún momento te tocará ceder y esto muchas veces requiere de una preparación emocional (por eso es bueno que sepas cuáles son tus límites para no cruzarlos, pero sí poder ceder cuando corresponda).
  1. Nunca pienses en una negociación como un juego de suma cero (aquel en el cual cuanto tú más consigas, menos consigue el otro), sino más bien en un juego GANAR-GANAR lo que significa que ambos pueden salir de la negociación mejor de lo que esperaban.
  1. Piensa creativamente en alternativas nuevas (no te quedes sólo con las más obvias, porque necesitarás toda tu creatividad para poder jugar a ganar-ganar).

Lo más importante, es que recuerdes que negociar es un juego, donde todas las partes pueden ganar, y allí es donde podrás lograr el resultado que esperas. Debes disfrutarlo porque es parte de la vida (y especialmente de tu negocio) y como en todo, a veces ganas y otras no tanto. Pero especialmente, como todo juego, cuanto más se practica, mejores resultados tendrás.

Por Cynthia Serrano

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios