Colombia: asesinatos continuos por voracidad de tierra en el Chocó

La muerte de Adán Quinto es un nefasto capítulo más de la larga lista de asesinatos y otras atrocidades por la invasión ilegal de los fértiles territorios del Pacífico.semana.com/Foto:Cortesía Defensoría del Pueblo Adán Quinto campesino afro asesinado el pasado 9 de abril luchaba porque se hiciera justicia en su tierra natal, el Chocó de Colombia. Paradójicamente ese mismo día se conmemoraba en el país el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad, con las víctimas del Conflicto Armado activo por más de 60 años.

La muerte de Adán Quinto es un nefasto capítulo más de la larga lista de asesinatos y otras atrocidades contra los derechos humanos causados por la invasión ilegal de los fértiles territorios del Pacífico, informó la Comisión inter eclesial de Justicia y Paz el 9 de abril, quien además destacó que este asesinato fue rechazado por las Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad del Cacarica (CAVIDA).

“Esperamos que éste crimen no quedé en la impunidad y con nuestros más de 89 asesinados y desaparecidos se construya dignidad en nuestros territorios”, manifestaron miembros de CAVIDA, mientras expresaban sus sentimientos de solidaridad con la familia del líder, agregó la Comisión.

CAVIDA destacó que a los habitantes de la región les preocupa que se siga asesinando a las personas aún después de que el Estado controla sus territorios; y más aún, siendo Adán Quinto un líder reconocido por su labor en defensa de la comunidad, quien además contaba con la protección del sistema de seguridad del gobierno.

El Instituto Popular de Cultura desde su agencia de prensa confirmó que Jesús Adán Quinto reclamaba la restitución de sus derechos y los de su pueblo desde 1997, y logró que se expidiera la resolución del título colectivo de Comunidades Negras en 1998. Participaba del proceso de reclamación de 25.000 hectáreas que les fueron despojadas por grupos paramilitares y plantadas después con palma africana por empresarios palmicultores.

La inseguridad dificulta la reclamación por parte de los afectados y las comunidades afro-descendientes que habitan mayoritariamente la zona, a pesar de que la Corte Constitucional ordenó al Estado colombiano que asegurara protección a los reclamantes.

La Corte emitió el 7 de marzo de 2012 un auto en el cual establecía que “actualmente no se responde a las situaciones de riesgo y a las consecuentes solicitudes de protección” por lo cual ordenó al Gobierno establecer planes de prevención y protección, comunicó el Instituto Popular de Cultura.

Por su parte la Unidad Nacional de Protección, UNP, rechazó y condenó el asesinato, en el informe del 9 de abril. Además indicó que el señor Quinto “contaba con medidas de protección, correspondientes a un escolta, apoyo de transporte, chaleco blindado y medio de comunicación en virtud de su nivel de riesgo”, pero salió sin escolta, lo cual se estaba verificando al momento del comunicado.

El Instituto Popular de Cultura, IPC, reportó el mismo día, que a Adán hacía cinco meses le habían retirado el vehículo blindado suministrado por la UNP, mermando así el esquema de protección con que contaba. A las siete de la mañana de ese día un hombre le disparó al salir de su casa, en la cual vivía con su esposa e hijos.

A su vez informó que Adán Quinto era uno de los desplazados por la Operación Génesis y uno de los declarantes principales contra el general Rito Alejo del Rio, quien fue condenado a 312 meses de prisión e interdicción de derechos y funciones públicas durante 10 años, por el asesinato del afro descendiente Marino López Mena durante la Operación Génesis entre el 24 y 27 de febrero de 1997, en los municipios Cacarica y Salaquí.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos dice en la sentencia del 20 de noviembre de 2013 que la “Operación Génesis” era de contrainsurgencia, para atacar a la guerrilla y liberar a 10 infantes de marina secuestrados, con intervención de helicópteros, asaltos helicoportados, ametrallamientos, bombas y cohetes de precisión. La operación liberó a dos extranjeros y recuperó los cuerpos de dos extranjeros secuestrados.

Según documenta el Centro Nacional de Memoria Histórica, se celebraron en la ciudad de Bogotá el mismo día del asesinato de Adan Quinto, diversos actos artísticos, una sesión especial en el Congreso de la República, una Concentración en el Parque Nacional para salir marchando hacia la Plaza de Bolívar, encabezada por víctimas del conflicto armando, además de obras de Teatro, con el propósito que la sociedad colombiana se solidarice con las innumerables víctimas del conflicto. En otras ciudades del país se llevaron a cabo actos similares.

Por José Ignacio – La Gran Época

Redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios