Colombia: incendio incontrolable en Chocó amenaza la reserva de la biosfera de Los Katíos

Destruyó miles de hectáreas incluyendo plantaciones de palma africana, presuntamente ilegales.

Un incendio incontrolable que se prolonga por más de diez días en Chocó en el municipio de Unguía, destruyó miles de hectáreas de reserva y está amenazando la vida de grupos afroamericanos y de los habitantes indígenas al borde del Parque Nacional Los Katíos, Patrimonio de la Humanidad.

El Gobierno a través de Gestión de Riesgos comunicó el 19 de marzo que “existen seis focos del incendio, siendo el foco principal de palma africana”.

Según datos de Ecologistas en Acción, esta especie aceitera sería una siembra ilegal y un gran negocio que está invadiendo el norte del país y las regiones de Darién de Panamá, destruyendo uno de los lugares con mayor biodiversidad del mundo.

“La Fuerza Aérea de Colombia todavía no llega a Unguía para prestar ayuda en el incendio forestal que está arrasando este municipio del Chocó”, señaló el periodista y abogado Jair Mosquera, vía twitter dos horas atrás.

En una de las imágenes publicadas por Mosquera, un poblador afroamericano muestra la pérdida de vida silvestre que está arrojando el siniestro. (Foto)

El 18 de marzo, el abogado de Chocó señaló que el incendio forestal ya completó diez días y 3.200 hectáreas se habían consumido, reiterando un S0S de la comunidad por las redes sociales. “Dramática situación en Unguía-Choco por incendio forestal que consume más de tres mil hectáreas y en riesgo el Parque Nacional de los Katíos”, divulgó vía twitter.

El alcalde de Unguía, Víctor Manuel Gómez Cortez, lamentó en una entrevista a Radio Caracol el 19 de marzo, la falta de prontitud del Gobierno Nacional para atender la emergencia e indicó que pese a los esfuerzos de las comunidades el incendio no había podido ser controlado.

El medio El Espectador reportó el mismo día que el fuego “ya acabó con parte de la reserva regional Lago Azul – Los Manatíes”.

La autoridad local sospecha que el incendio fue provocado por un grupo de cazadores de la tortuga manatí para obligar a los animales a salir de sus nidos, agregó el diario colombiano.

“Se acerca la Semana Santa y el comercio de huevos de tortuga se dispara, tenemos serios indicios de que estas personas prendieron las llamas que luego se salieron de control”, dijo un vocero de la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó (CODECHOCÓ), organización que se dedica al Biocomercio de Productos Maderables de los bosques naturales y de las plantaciones.

Parques Nacionales destaca que en el río Atrato, en el parque Los Katíos, “son comunes lo cativales, extensiones donde domina el cativo, una especie leguminosa de árboles que llegan a medir hasta 50 metros de altura”. Esta especie de árboles maderables es la que sufre en la actualidad “una gran presión a causa de la tala indiscriminada con fines comerciales”.

Los Katíos

El Parque Nacional de los Katíos fue declarado en 1994 Sitio de Patrimonio Natural Mundial por la UNESCO debido a su importancia en el intercambio de fauna y flora entre Centro y Suramérica.

En esta parte se encuentra cerca del 30% de las aves registradas para Colombia y hay especies más escasas de ejemplares como el jaguar (Panthera onca), el águila arpía(Harpia harpyja), la danta (Tapirus sp.), la tortuga morrocoy (Geochelone carbonaria), el manatí (Trichechus manatus manatus) y el venado coliblanco (Odocoileus virginianus tropicalis), según Parques Nacionales.

Los Katíos limita en su costado occidental con la República de Panamá, específicamente con el Parque Nacional del Darién con el que comparte el título de Patrimonio Mundial Natural y Reserva de la Biosfera, en una extensión aproximada de 48 km2

La región se encuentra bajo jurisdicción de los departamentos del Chocó en los municipios de Unguía y Riosucio además de Antioquia en el municipio de Turbo y cuenta entre las poblaciones asentadas en las áreas aledañas a afrocolombianos, indígenas y mestizos.

En su lugar hay bosques inundables, ciénagas, selva tropical y bosque enano nublado en cumbre de serranía aislada.

“En la planicie inundable del río Atrato y parte del Cacarica, el paisaje es dominado por pantanos con vegetación herbácea, en donde sobresalen el río Atrato y el complejo de ciénagas de Tumaradó que albergan vegetación flotante. En lugares de vegas o diques de inundación se forman espacios abiertos de palmeras”, describe Parques Nacionales.

Seis focos de incendio

Después de más de una semana, el Gobierno comunicó el 19 de marzo que realizó una reunión extraordinaria “para establecer las acciones para poder controlar, extinguir y liquidar el incendio forestal en la vereda Siberia, jurisdicción del municipio de Ungia”, junto a la Comisión Técnica Nacional Asesora para el Manejo de Desastres.

“De acuerdo con el reporte oficial del Capitán German Andrés Miranda Montenegro Director de la Dirección Nacional de Bomberos -DNB-  y la Fuerza Aérea Colombiana -FAC- existen seis focos del incendio, siendo el foco principal de palma africana”, señaló la autoridad de Gestión de Riesgo.

“Aún no se puede estimar el número de hectáreas afectadas hasta que en tierra los cuerpos operativos identifiquen la magnitud”.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios