A pesar del escándalo global sobre emisión de combustibles fósiles, Volkswagen derrotó a Toyota al vender la mayor cantidad de autos en el mundo en 2016. Volkswagen se convirtió en el fabricante de autos más grande del mundo debido a su crecimiento en China, su mercado más grande.

Pero la dependencia del mercado chino podría decepcionar al fabricante de autos a largo plazo.

Volkswagen reservó miles de millones para multas y honorarios legales desde que surgió el escándalo de las emisiones en septiembre de 2015, afectando sus ganancias. El escándalo perjudicó la reputación de la marca en Estados Unidos y Europa, pero no fue gran cosa en China, donde los automóviles diésel para pasajeros son escasos.

“Los consumidores chinos tienen una profunda confianza en las marcas alemanas, en particular, las marcas alemanas de autos. Así que a Volkswagen, Audi, Mercedes, BMW y Porsche les está yendo excepcionalmente bien en el mercado”, dijo Michael Dunne, presidente de Dunne Automotive (una empresa con sede en Hong Kong que se especializa en mercados asiáticos de autos) y autor de “Ruedas americanas, carreteras chinas”.

Trabajadores automotrices chinos en la asamblea en la planta FAW-Volkswagen en Chengdu, al sudoeste de la provincia Sichuan de China, durante la visita de la Canciller Alemana Angela Merkel el 6 de julio de 2014. (GOH CHAI HIN/AFP/Getty Images)

Las ventas de Volkswagen en China crecieron en un 12 por ciento el año pasado, y China representó cerca del 40 por ciento de las ventas globales de vehículos del fabricante.

A diferencia de los japoneses y los coreanos, los clientes chinos no prefieren sus marcas nacionales, al menos por el momento.

“Las marcas extranjeras dominaron el mercado y las ventas. No obstante, los clientes chinos podrían cambiar muy fácilmente su preferencia a marcas chinas más accesibles y honestamente confiables”, dijo Dunne.

Además del cambio potencial en el sentimiento de los consumidores, las políticas proteccionistas del gobierno chino para promover la industria automotriz nacional y las investigaciones antimonopolio contra competidores extranjeros son riesgos mayores para los fabricantes de autos del mundo.

“Los sondeos no son poco comunes. Varias empresas extranjeras fueron objeto de investigación antimonopolio, incluidos los fabricantes de autos japoneses, Mercedes, Chrysler, Volkswagen y más recientemente General Motors. En cada caso, a la empresa se le requirió pagar una multa. Y esas multas van desde los U$S 20 millones hasta los U$S 60 millones”, dijo Dunne.

Por un lado, las empresas extranjeras están frustradas porque no pueden controlar su propio destino en China, pero por el otro, venden millones de autos al año y generan ganancias, dijo él.

Primera marca extranjera en China

La ventaja de Volkswagen por haber sido el primero en mudarse está dando sus frutos. Fue el primer fabricante de autos que invirtió en China en 1984 con la empresa conjunta llamada Shanghai Volkswagen Automotive Co., cuando otros fabricantes de autos estaban dudando en invertir debido a incertidumbres políticas.

“La razón de por qué a Volkswagen le fue tan bien en China, es porque conoce bien el territorio. Pueden competir directamente con los competidores chinos y presentar una imagen mejor y más confiable”, dijo Amar Manzoor, director de 7Tao Engineering y autor de “El arte de la guerra industrial”.

Como parte de su estrategia para superar a Toyota, Volkswagen impulsó las ventas en países con gran densidad de población, como China e India, dijo.

Volkswagen tiene un portafolio diversificado en China y vende una completa variedad de autos, desde marcas de bajo costo como Skoda, hasta marcas lujosas como Audi y Porsche. El fabricante se ubica segundo en el gigante mercado de vehículos utilitarios deportivos, dijo Dunne.

Una nueva área de crecimiento en China para fabricantes extranjeros de autos, incluido Volkswagen, es el mercado de vehículos de nueva generación de energías.

La venta de vehículos de nueva generación de energías en China, incluidos los de batería eléctrica y vehículos híbridos para enchufar, aumentaron en un 60 por ciento entre enero y noviembre del año pasado.

Empresas conjuntas obligadas

China-Volkswagon-580x246

Volkswagen también está invirtiendo en expandir el mercado de vehículos de nueva generación de energías a través de empresas conjuntas en China. Pero la expansión tiene un costo.

A las marcas extranjeras de autos solo se les permite fabricarlos dentro de China a través de empresas conjuntas con socios locales.

“Lo requisitos [para transferir tecnología  y conocimientos técnicos] a través de empresas conjuntas obligadas están fundamentalmente en conflicto con los compromisos que hizo China cuando se unió a la Organización Mundial del Comercio”, dijo Stephen Ezell, vicepresidente de la Fundación de Tecnologías de Información e Innovación (ITIF, según sus siglas en inglés), un grupo de expertos estadounidenses.

De acuerdo con ITIF, China se ubica como la nación más mercantilista del mundo. Y sus tácticas para proteger sus propias compañías domésticas “incluyen subsidios gubernamentales masivos, robo de conocimientos prácticos extranjeros, transferencia forzada de tecnología a cambio de acceder al mercado, enormes subsidios a las exportaciones y contratación discriminatoria con el gobierno”, afirmó ITIF en un informe.

Las marcas globales son obligadas a revelar sus tecnologías más importantes y delicadas  -especialmente en el avance de vehículos eléctricos o híbridos- para ganar acceso al mercado, dijo Ezell.

A pesar de estas prácticas injustas del gobierno chino, a las compañías extranjeras no les queda más opción que obedecer. No pueden permitirse salir del mercado chino.

“Así que las empresas no solo terminan perdiendo el mercado chino, también pierden mercados como Vietnam o Indonesia porque revelan su tecnología, lo que [eventualmente] sería utilizado para competir con ellos”, agregó Ezell.

EMEL AKAN – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios