Conocimiento antiguo avanzado: Cirugía de cerebro hace 2.500 años

(Wellcome Images via Wikimedia Commons)

La evidencia sugiere que los primeros humanos tenían un nivel básico de comprensión anatómica e incluso, que podían hacer una cirugía sofisticada al cerebro, inclusive en los rincones más remotos del mundo como Siberia.

 (Wellcome Images via Wikimedia Commons)
dale click a la foto para ampliar

 El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. La Gran Época recoge en “Explorando enigmas” historias sobre estos extraños fenómenos que estimulan la imaginación abriendo previamente posibilidades inimaginables. ¿Son verdad? Usted decide.

En la antigüedad, ¿cómo se ocupaba la gente de las complicaciones de salud que en la actualidad nos lleva a utilizar técnicas avanzadas para su tratamiento? Muchos piensan que antiguamente la gente común simplemente moría por estas complicaciones, o habría tenido que lidiar con molestias a largo plazo, ya sea por lesiones o enfermedades.

Pero la evidencia sugiere que los primeros humanos tenían un nivel básico de comprensión anatómica e incluso que podían hacer una cirugía sofisticada al cerebro, inclusive en los rincones más remotos del mundo como Siberia.

Hace unos 2.500 años, los centros más refinados del mundo occidental estaban en Egipto, Grecia y Mesopotamia.

En 1995, en Egipto se encontró una momia de 2.600 años de edad, con un pasador quirúrgico insertado en su rodilla. El pasador, el pegamento para mantenerlo en su lugar, y el procedimiento eran primitivos, pero comparables a las técnicas y materiales utilizados en la actualidad. El pasador se realizó de acuerdo con un diseño moderno, que se ajusta a los principios biomecánicos modernos, según Brigham Young University Magazine .

Cuando en el año 79 el Vesubio entró en erupción, enterrando las ciudades de Herculano y Pompeya, prácticamente los dejó preservados en su lugar y para que hoy los estudiemos artefactos entre los que se pudo recuperar una amplia gama de herramientas médicas, incluyendo palancas óseas y fórceps, baldosas de cauterio, catéteres, bisturís, tijeras, como así también instrumentos ginecológicos, todos los cuales se pueden ver en la biblioteca  Claude Moore  de Ciencias de la Salud  en la Universidad de Virginia.

Un poco más al este, en el norte de la India, un cirujano llamado Sushruta, que vivió entre 600 a 1000 aC, desarrolló la práctica de la cirugía plástica y puede haber sido el primer cirujano plástico. Tenía muchos estudiantes que estaban obligados a estudiar seis años antes de la práctica.

Antes de comenzar la formación médica, Sushruta le hacía tomar al estudiante un juramento solemne, similar al juramento hipocrático desarrollado por Hipócrates algún tiempo después. Durante el entrenamiento, los estudiantes practicaban en sandías, calabazas y pepinos, de acuerdo con el artículo “Sushruta: El primer cirujano plástico en el año 600 aC” de Internet del Diario de Cirugía Plástica.

Mientras que el conocimiento médico avanzado en estos antiguos centros de aprendizaje puede ser impresionante y sorprendente, más asombrosas aún pueden ser las cirugías realizadas en la remota Siberia. Los científicos rusos descubrieron en el 2012, tres cráneos en la región de la Montaña de Altai en Siberia que mostraron una fuerte evidencia de trepanación, la forma más antigua de la neurocirugía, que consiste en la perforación en el cráneo.

La trepanación tiene raíces que se remontan a la Edad de Piedra, de acuerdo con WebMD. Sobre la investigación adicional, se encontró que la trepanación se llevó a cabo en la antigua Siberia con una habilidad y metodología a la par con el Corpus Hipocrático, una serie de direcciones médicas escritas por Hipócrates en la antigua Grecia alrededor del año 500 aC.

No está claro lo que, en su caso, la conexión de estos antiguos médicos habrían tenido con la Antigua Grecia. Pero está claro para los investigadores, que los procedimientos de trepanaciones estaban de acuerdo con el Corpus Hipocrático establecido a unos 5.000 kilómetros de distancia, pero dentro del mismo marco de tiempo histórico, informó The Times, de Siberia

Los científicos rusos del Instituto de Arqueología y Etnografía de la rama siberiana de la Academia Rusa de Ciencias, aún sorprendidos por el descubrimiento, han estado probando herramientas de la edad de bronce en los cráneos modernos para determinar cómo los médicos lograron tal hazaña hace 2.500 años.

“Honestamente, me sorprende”, dijo Aleksei Krivoshapkin, un destacado neurocirujano de Novosibirsk, en una entrevista dada al Times siberiano.”Sospechamos ahora que en la época de Hipócrates, la gente de Altai podía hacer un diagnóstico muy fino y realizar trepanaciones muy eficientes desde una fantástica cirugía cerebral”.

Krivosshapkin dijo que el médico o médicos que realizaron las trepanaciones originales realizaban la cirugía en un área del cráneo que reduce al mínimo el daño al cerebro y así aseguraban una mayor supervivencia.

Por otra parte, uno de los hombres que recibió el tratamiento probablemente vivió durante muchos años después de la cirugía, así lo muestra  el cráneo con signos de crecimiento de los huesos después de la cirugía.

De los tres cráneos, dos pertenecían a hombres y el tercero a una mujer.

Todos vivían en la zona hace unos 2.300 a 2.500 años, como parte de la cultura de Pazyryk. Uno de los cráneos masculinos parece haber sufrido un trauma. Este hombre probablemente desarrolló un coágulo de sangre (hematoma) que lo dejó con terribles dolores de cabeza, náuseas, problemas de movimiento, y otros síntomas. Los científicos concluyeron que la trepanación fue probablemente la que extrajo el hematoma.

El otro cráneo masculino no mostró ningún signo de trauma. Por lo tanto, se determinó que probablemente sufrió de una deformación congénita del cráneo.

En ambos cráneos masculinos, los médicos antiguos realizaron la trepanación en dos pasos: primero, se raspó la capa superior del cráneo para revelar la capa interior. A continuación, hicieron un pequeño agujero, que da acceso al cerebro. No está claro si en su caso, se utilizó anestesia para aliviar el dolor.

Para los científicos, los dos cráneos masculinos parecían haber sido operados con extremo cuidado y precisión sin mostrar la presencia de chips accidentales. Krivosshapkin realizo una recreación moderna, que tomó 28 minutos utilizado una réplica de un cuchillo de la edad de bronce construido por Andrei Borodovsky, doctor en ciencias históricas.

Sin embargo, la trepanación no siempre tuvo éxito entre los pueblos antiguos. El cráneo que perteneció a la mujer, por ejemplo, mostró signos de que los primeros médicos posiblemente no tomaron las decisiones más sabias cuando la operaron. Al parecer, el cirujano utilizo una técnica bastante cruda, que eligió para operar en un área del cráneo cerca del cúmulo venoso más grande del cerebro.

La mujer, de unos 30 años, mostraba signos haber se lesionado en una caída de una altura considerable. Por desgracia, los científicos rusos creen que murió durante la cirugía o un poco después.

Las personas Pazyryk no dejaron ningún registro histórico escrito, por lo que es muy difícil determinar la metodología exacta, motivos, y la historia de sus prácticas médicas.

Por Paul Darin – La Gran Época

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios