La película de acción en vivo de Disney «Mulan» ha sido y sigue siendo discutida. Anteriormente, los dos actores principales Liu Yifei y Donnie Yen (Zhēn ZǐDān) en su weibo apoyaron abiertamente a la policía de Hong Kong. Por lo cual los  internautas hicieron un movimiento «boicott Mulan» que se lanzó para boicotear a la película de «Mulan», y se consideró como un movimiento para boicotear al PCCh. Hoy, al final de la película en la lista de agradecimientos apareció la policía de Xinjiang y otras organizaciones del PCCh. Por lo que el mundo exterior cuestiona el trasfondo rojo político de la película. Nuevamente se ha desencadenado una nueva ola de boicots a «Mulan».

La comunidad internacional siempre ha cuestionado el encarcelamiento y la vigilancia de los uigures por parte del PCCh, obligando a las mujeres uigures a utilizar métodos anticonceptivos, y a decenas de miles de adultos uigures a ingresar en «campos de reeducación», exigiendo a los uigures que ayuden al PCCh a propagarse y otras medidas de extinción cultural. Sin embargo, el PCCh ha refutado repetidamente estas acusaciones, alegando que las acciones pertinentes son necesarias para combatir el terrorismo y el extremismo.

Los principales lugares de rodaje de «Mulan» se encuentran en Nueva Zelanda y China. Las escenas del desierto están subtituladas «Noroeste de China». En 2017, la directora neozelandesa de la película, Niki Caro, subió fotos in situ de las dunas de arena en las redes sociales de Instagram, con la ubicación marcada en Urumqi, la capital de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang.

La lista de agradecimiento especial al final de la película incluye al Departamento de Propaganda del Comité de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang del Partido Comunista de Chino y al Buró de Seguridad Pública de Turpan. En octubre del año pasado, la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) dependiente del Departamento de Comercio de Estados Unidos incluyó a la Oficina de Seguridad Pública de Turpan como una entidad china que «viola los intereses de la política exterior de Estados Unidos».

Sophie Richardson, directora de Human Rights Watch China, dijo a ABC que Disney publica la lista de agradecimientos abiertamente y hace que la gente se cuestione si Disney ha interactuado con las autoridades de Xinjiang y de qué forma.

Richardson cuestionó si Disney alguna vez había pensado en cómo el mundo exterior ve esta relación. Ella dijo: «Para cualquier empresa, tales transacciones primero deben realizar una diligencia debida en materia de derechos humanos, que es también el principio rector de las Naciones Unidas sobre las normas empresariales y de derechos humanos».

Wu Zhili, un escritor de ciencia ficción de Hong Kong que ahora vive en el Reino Unido, también tuiteó: “Mulan quisiera agradecer al Comité de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang del Partido Comunista de Chino. ¿Sabías que este lugar está en extinción cultural? La película se rodó principalmente en Xinjiang, pero los subtítulos estaban marcados como Región Noroeste de China”. La etiqueta de asunto al final del artículo es «Negarse a ver Hua Mulan».

Algunos internautas dijeron que era irónico que el origen del personaje de Hua Mulan fuera la heroína del «grupo étnico Xianbei siendo extinguido por nación Han», y algunos internautas señalaron en Twitter: “Mulan está especialmente agradecida con el gobierno de Xinjiang. Esta obra se filmó en el desierto de Kumtag en el condado de Shanshan, en 2018 fue el año en que la mayoría de los uigures fueron encarcelados”.

Los usuarios de Internet también escribieron: «En el camino al aeropuerto de Turpan el equipo de filmación vio en el camino del tren que hay siete campos de concentración». Muchos usuarios de Internet de Hong Kong participan en el mensaje de discusión, la película fue rebautizada como «Evil Mulan» «Mulan malvado».

Según Adrian Zenz, un académico alemán que se especializa en cuestiones de derechos humanos de los uigures, dijo que la tarea de la Oficina de Seguridad Pública de Turpan es administrar los «campos de reeducación» del PCCh para los uigures. En el «Informe de Libertad Religiosa Global 2019» publicado por el Departamento de Estado de EE. UU. «Señala que se estima que más de 1 millón de miembros uigures, kazajos, huis y otras minorías musulmanas han sido encarcelados por el gobierno chino en campos de concentración especialmente construidos en Xinjiang, diciendo que debido a sus creencias religiosas y etnia, fueron «desaparecidos» o sufrieron lavado de cerebro político, abuso físico y mental, etc. En China, los campos de reeducación se denominan centros de formación profesional, que ayudan a erradicar el extremismo y a formar nuevas habilidades.

«Mulan» que se lanzó originalmente en marzo de este año, se retrasó repetidamente debido a la epidemia de neumonía de Wuhan. Finalmente se cambió para transmitirse simultáneamente en plataformas de transmisión y cines el 4 de septiembre, pero causó controversia después del lanzamiento. La American Broadcasting Corporation (ABC) informó que esta nueva película de 200 millones de dólares es una nueva versión de acción real basada en la popular animación de 1998  “Mulan”. Anteriormente, la protagonista Liu Yifei había causado controversia cuando apoyó abiertamente a la policía de Hong Kong para reprimir la manifestación.

Recientemente, se descubrió que la película tiene una relación de cooperación con la Oficina de Seguridad Pública de Turpan, que se especializa en los campos de concentración que detiene a los uigures. Esto ha provocado que el mundo exterior cuestione el fondo rojo de «Mulan» e incluso plantee preocupaciones: ¿Qué tan grave es la infiltración roja del PCCh en Disney?

Editora a cargo y reportera: Anna

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/419377?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios