Estos días de vacaciones con la familia he aprovechado para dar y recibir afecto a caudales, dar y recibir afecto es primordial para el desarrollo saludable del ser humano.

Las personas buscamos permanentemente afecto, cariño y amor. Sin embargo, cada uno lo demostramos y transmitimos de forma diferente.

Unas somos besuconas, ofrecemos una sonrisa cercana, o damos fuertes abrazos, otros dan palmadas en la espalda. Muchas manifiestan su afecto solo a través de regalos u objetos materiales, y evitan los gestos físicos. Eso es pan para hoy y hambre para mañana.

La mayoría de las personas preferimos recibir gestos de afecto, de comprensión, de respeto y empatía, caricias, abrazos o besos. Eso a mí y a mi familia nos carga las pilas.

Tocar, acariciar, o abrazar generalmente producen cambios positivos en el estado de ánimo, son gestos que no solo transmiten seguridad, confianza y fortaleza, sino también protección y alegría.

Existe un caso curioso que demuestra el efecto positivo de los abrazos, se conoce como el Abrazo del Rescate. En 1995, en un hospital de Massachusetts (USA), una mujer dio a luz gemelas doce semanas antes de lo previsto. La mayor, crecía con normalidad, mientras que la pequeña tenía problemas cardiorrespiratorios; había sufrido varias crisis poco después de nacer y los médicos pronosticaron que era probable que muriera. Fue en aquel momento cuando una enfermera puso a las hermanas juntas en la misma incubadora, a pesar de las normas del hospital lo prohibían. Según cuentan, a los pocos minutos la mayor colocó casualmente su pequeño brazo sobre su hermana pequeña, quien pronto mostró su gran mejoría: se le reguló la temperatura, el pulso y la respiración, y llegó a sobrevivir.

Este caso, que fue publicado en varias revistas científicas, dio lugar a numerosas investigaciones sobre los efectos fisiológicos del contacto físico en las personas enfermas. Además en la actualidad se considera esencial y necesario utilizar el tacto y el contacto corporal a la hora de atender a personas que padecen alguna enfermedad.

Estos días yo y mi familia  hemos cargado pilas para este intenso trimestre que laboralmente empieza mañana.

Te puede interesar:

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios