Gao Zhisheng, un reconocido abogado defensor de los derechos humanos quien ha estado «desaparecido» en China continental durante casi tres años, aún hasta el momento no se tiene noticias sobre él. Incluso su esposa e hijos en los Estados Unidos han sido monitoreados de cerca por el Partido Comunista Chino. La esposa de Gao Zhisheng, Geng He, tuiteo el 3 de mayo que a las 2:00 am de ese día, se escucharon disparos en su casa y un hombre que intentaba entrar a su casa salió huyendo.

Según el tweet de Geng He, dijo que en la madrugada del día 3 de mayo, ella todavía estaba viendo videos acostada en su cama. De repente escuchó pasos procedentes del patio, cuando escuchó el ruido, una luz brillante le dio en sus ojos, ella sacó un pistola de aire comprimido debajo de la almohada de la cama de su hijo y disparó una ráfaga hacia la puerta de cristal y un hombre salió huyendo.

Geng también publicó una foto de la pistola de aire comprimido en twitter. Ella dijo en una entrevista a The Epoch Times que su situación ha sido muy insegura en estos años. Siempre le ocurren cosas muy extrañas en casa, por lo que ella y sus hijos están asustados. Al mismo tiempo, se dio cuenta de que alguien los ha estado vigilando en secreto.

En algún momento, ella y su hijo solo tenían un teléfono móvil y un iPad, de pronto ella recibió un mensaje donde vio una gran cantidad de archivos que ella anteriormente había descargado de internet, lo cual fue increíble.

En una ocasión, tiró cartas que ya no le servían y las tiró en un bote de basura en la noche, pero a la mañana siguiente ella descubrió que todas sus cartas que había tirado, todas estaban acomodadas cuidadosamente al lado del bote de basura, ella llamó a su hija para que viera y las dos se sintieron aterrorizadas.

Geng He dijo que una de las cosas que más la asustaban era que ella tenía la costumbre de colgar la llave del auto en un gancho en el lado izquierdo de la cabecera de la cama cada vez que regresaba. Pero una vez que quería salir, fue por la llave del auto, pero no la encontró. Ella buscó por todos los rincones de la casa y nunca la encontró. Después de una semana las llaves estaban intactas y colgadas en el mismo lugar. Ella dijo: «¡Esto es demasiado extraño y atemorizante! En China Continental, las personas que nos vigilaban se podían ver por todos lados. Ahora los vigilantes son invisibles, como un fantasma que no se puede ver ni tocar».

Debido a estas cosas extrañas, ella quería comprar un arma para protegerse a sí misma y a sus hijos. Ella dijo en entrevista: «No pasó nada, no tuvimos miedo. Esta vez la persona mala se encontró con nuestra pistola. Fue una buena decisión comprar un arma. Ahora quiero comprar una más».

Dijo que cuando compraron el arma, ella y su hijo estaban muy asustados porque después de todo, es un arma, algo en lo que nunca había pensado en su vida. Pero no tuvo otra opción. Llevó a su hijo a practicar tiro al blanco con el arma de aire comprimido. No esperaba usarla tan pronto, y sintió que realmente tenía que comprar otra.

Geng He dijo que después de tantos años de dificultades, el encontrarse con esta situación ya no tiene más miedo y entendió mucho más su responsabilidad. Ella dijo que Gao Zhisheng la necesita, sus dos hijos la necesitan, la justicia y la conciencia aún más necesitan de su voz.

Ella dijo que aunque su voz es tan débil, ella cree en Dios y que esa voz de justicia débil resonaría y destruiría el mal en el mundo.

El esposo de la Sra. Geng He, el abogado Gao Zhisheng ha sido nombrado como “La Conciencia de China” por ser pionero en el movimiento defensor de los derechos humanos en China, ha sido también nominado al Premio Nobel de la Paz en tres ocasiones.

Gao Zhisheng nació en una cueva en Yulin, Shaanxi, en 1964. Más tarde se convirtió en abogado autodidacta y comenzó a defender los derechos de los grupos vulnerables en 1996. Más tarde defendió a los practicantes de Falun Gong perseguidos por el PCCh.

Gao Zhisheng ha escrito cartas abiertas en tres ocasiones al más alto nivel del gobierno comunista chino, solicitando que cambie la manera ilegal de tratar con el grupo de practicantes de Falun Gong. Y además investigó las denuncias de la sustracción forzada de órganos a los practicantes vivos de Falun Gong.

En agosto de 2006, el abogado Gao fue secuestrado y su licencia de abogado fue revocada. Fue sentenciado en diciembre de ese año. Aunque su sentencia fue suspendida, fue secuestrado y desaparecido varias veces durante los siguientes cinco años. En 2011, su libertad condicional fue cancelada y fue encarcelado durante 3 años, durante los cuales sufrió incontables torturas.

Después de que Gao fue liberado de la prisión en 2014, todavía continuó bajo arresto domiciliario. Desde su desaparición en agosto de 2017 hasta hoy, se desconoce su paradero.

La esposa del abogado Gao, Geng He, no pudo soportar el hostigamiento y la persecución hacia ella y sus hijos por parte de las autoridades chinas. En enero de 2009, huyó de China con sus dos hijos y finalmente llegó al Área de la Bahía de California.

Reportero: Yue Wenxiao

Editor: Yuan Mingqing

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/375058

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios