La vida es un conjunto de alegrías y penas, todo mundo en el transitar de la misma afronta situaciones que si bien nos pueden hacer caer y vivir en un estado de letargo y caos, también nos puede indicar la ausencia de aquella esencia de espiritualidad que por miles y miles de años ha guiado a la gente a conducir su conducta por el camino del bien, y que hoy en día tanta falta hace con la decadencia estrepitosa de los valores.

Esta es la historia de Leonardo Dueñez, originario de Guadalajara, Jalisco, México, quien compartiendo su historia para Sonido de la Esperanza (RADIO SOH)nos cuenta que desde que era niño, su madre siempre tuvo una búsqueda espiritual y que fue precisamente por ella que conoció diferentes prácticas espirituales, entre las cuales había lecturas metafísicas.

“Desde temprana edad me sentía atraído por las antiguas enseñanzas que hablan sobre el verdadero sentido de la vida”

Encontrando el camino

Cuenta que durante su adolescencia sufrió de fuertes depresiones, y encontró la salida rápida en las adicciones. En ese tiempo usaba el cabello largo y vestía de manera extravagante, al estilo hippie, siempre iba acompañado de un tambor y cantaba para todo tipo de gente. Pero aunque en la superficie parecía ser un joven bastante positivo y alegre, en su corazón sentía una herida inexplicable, vacío y tristeza que le acechaban todo el tiempo.

Así fue como realizó un largo viaje por Sudamérica, donde conoció rituales indígenas con el uso de plantas y otro tipo de meditaciones, y comenzó a experimentar un cambio y a mejorar. A su regreso a México, abandonó todas sus viejas y nocivas amistades así como sus malos hábitos. Sin embargo, dos años después tuvo una recaída y parecía que, después de todo, nada había cambiado.

Obteniendo una enseñanza genuina que le cambió la vida

Cuando conoció Falun Dafa, una disciplina ancestral china (también conocida como Falun Gong) estaba pasando por un momento difícil: lo que hasta ese momento había sido una relación de pareja libre de conflictos, comenzaba a tornarse poco a poco en constantes desacuerdos y discusiones. Después de algunos años, sin haber tomado alcohol ni haber fumado marihuana, comenzó de nuevo a consumir, cada vez más seguido, y aunque era consciente de que lo estaba auto destruyendo, no podía poner fin a ese rumbo perdido.

Durante el ciclo de un congreso de medicina china, que se llevó a cabo en su ciudad natal, conoció la práctica de Falun Dafa. En un intermedio entre ponencias regresaba del baño cuando su mamá le dijo:

“¿Por qué te fuiste? Acaban de hablar sobre una técnica de qigong muy buena. Vinieron unas personas que parecían chinas y presentaron un libro. Hablaron brevemente sobre esta técnica, y en un momento vendieron todos los libros. Te estaba buscando para ver si te interesaba y regalarte este libro como un regalo por haber terminado tu carrera de acupuntura, pero vendieron todos muy rápido; dijeron que regresarán al final de congreso con más libros”.

Finalmente pudo conseguir el libro principal de la disciplina, Zhuan Falun, y lo leyó.

“Estaba conmovido con la profundidad de esta enseñanza, Después de tanta búsqueda, encontré justamente lo que necesitaba.”

Dando a conocer la disciplina

Abandonó las adicciones sin ningún esfuerzo, y desde entonces no ha vuelto a padecer depresión y, en cambio, le acompaña una gran paz interior que nunca antes había experimentado, por lo que pronto quiso compartirla con sus amigos y familiares.

“Cuando platico con la gente sobre Falun Dafa, les cuento brevemente sobre mi experiencia y el gran cambio positivo que he hecho gradualmente en mis actos, pensamientos, conceptos, y en todo mi ser. Les comento que Falun Dafa es como un oasis en el desierto, y que no conozco nada que se le compare”

Leonardo también menciona sobre cómo el régimen comunista prohibió esta práctica al sentirse amenazado porque había más personas practicando Falun Dafa que miembros del partido comunista chino, y los invita a que compartan esta información con sus conocidos para que más gente esté consciente del crimen que están cometiendo contra los practicantes de Dafa.

Hoy en día Leonardo, su esposa y madre llevan a cabo las enseñanzas de Falun Dafa, que se basan en los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia, y que al igual que muchas personas en México y en más de 120 países en el mundo les ha traído felicidad y armonía en su vida.

cabina@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios