Denunciante del SARS expone sustracción de órganos cometida por ejército chino

Sustracción de órganos a personas vivas en China
La confirmación de que las víctimas permanecían con vida mientras eran despojadas de sus órganos, torna aún más macabra sus revelaciones

El médico chino que fue noticia mundial en 2003 al revelar el encubrimiento de la mortal enfermedad del síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, ahora expone otro oscuro secreto de China: la participación de los hospitales militares chinos en la sustracción de órganos de prisioneros, en ocasiones mientras las víctimas están aún con vida..

“La inmensa mayoría de los suministros de hígado en China provienen de prisioneros ejecutados. No existía ley alguna cuando ejecutábamos a esos prisioneros. Si la familia está de acuerdo o no, tan pronto como están muertos van y obtienen los órganos”, dijo Jiang Yanyong, un legendario ex cirujano militar de 80 años de edad en su entrevista para la televisión por cable de Hong Kong.

“¿En qué punto se obtienen? Al sitio de ejecución podría ir en la ambulancia todo un grupo de cirujanos del Hospital Militar 301”. Tan pronto como los prisioneros fuesen fusilados, los cirujanos llegarían a hacer su trabajo, dijo el ex cirujano. El Hospital Militar 301 es el Hospital General del Ejército de Liberación del Pueblo en Beijing y está controlado directamente por la Comisión Militar Central.

Pero tales prácticas evolucionaron en una dirección particularmente siniestra y mercenaria cuando los médicos encontraron que eran mejor los órganos frescos.

Sustracción de órganos a personas vivas

“Para hacer trasplantes de hígado”, dijo Jiang, “lo más importante es reducir el tiempo en el que el hígado no tiene sangre circulando en su interior. Tan pronto como los asesinan, la sangre deja de fluir. Así que si hay un largo espacio de tiempo, la tasa de sobrevivencia y la función del órgano bajan”.

En un ambiente sin supervisión institucional o controles éticos, lo previsible sucedió.

“Entonces optaron por dispararles de manera que no mueran en el acto. Luego los arrojan inmediatamente [en la camioneta], y allí comienzan la sustracción de órganos, y los ponen a un lado. Así es cómo lo hacen”.

Las revelaciones de Jiang Yanyong, famoso por ser el primer médico en China en exponer a los medios extranjeros la epidemia del SARS, que había sido cubierta por el régimen, son extremadamente inusuales para un individuo que aún vive en China. Apareció en una entrevista de 15 minutos con una emisora de Hong Kong y, más excepcionalmente, que haya nombrado y enumerado los presuntos delitos de un médico militar chino actualmente en funciones.

Los comentarios de Jiang confirman en gran medida lo que un número de investigadores concluyeron desde hace muchos años: que los hospitales militares son el nexo principal para la sustracción de órganos, tanto de prisioneros comunes condenados a muerte como de prisioneros de conciencia. Estos investigadores, entre ellos el periodista estadounidense Ethan Gutmann y los investigadores canadienses David Kilgour y David Matas, también concluyen que la principal fuente de órganos en China durante los últimos 15 años es de practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual perseguida por el régimen chino.

Jiang no hizo referencia a las identidades de las personas a quienes sustraen órganos, aunque daba la impresión de que se refería a los prisioneros criminales condenados a muerte.

Tales revelaciones son parte del intento de Jiang de hacer valer la voluntad de un mentor fallecido, el Dr. Hua Yiwei del Ejército Popular de Liberación, una figura tan venerada que una estatua blanca de él se encuentra en el patio del Hospital General de la Zona Militar de Beijing, inscrita por el ex líder del Partido Comunista, Hu Jintao.

Militares sin escrúpulos

Antes que Hua Yiwei muriese en 2006, Jiang le reveló la ilícita actividad de sustracción de órganos del Ejército Popular de Liberación, y en particular de un cirujano clave y de su protector político: Li Shiyong y Xu Caihou respectivamente, dijo Jiang.

Xu fue uno de los hombres más poderosos del ejército chino, general, vicepresidente de la Comisión Militar Central que comanda las fuerzas armadas de China y también miembro del Politburó. Fue retirado este año como parte de la implacable purga política de Xi Jinping, quien sistemáticamente está expulsando de sus rangos a todos los funcionarios de dudosa lealtad, en particular, quienes son leales al ex jefe del Partido, Jiang Zemin.

“En todo el país no encontrará en otra persona tan corrupta, tan canalla, tan dispuesta a mentir y engañar”, dijo Jiang caracterizando a Xu Caihou. “Toda la situación del país entero es así. El gobierno está corrompido por dinero, poder…”

Xu obtuvo su posición a través de Jiang Zemin, quien asumió el poder después de la masacre de la Plaza Tiananmen en 1989.

Y fue debido a Xu Caihou, mentor y tío de Jiang, que el médico militar Hua Yiwei fue incapaz de exponer la desenfrenada sustracción de órganos perpetrada por los médicos militares bajo Li Shiyong, dijo Jiang en la entrevista.

Li ascendió “como cohete” en diferentes rangos, falsificando sus credenciales como cirujano dijo Jiang, y a través de politiquería incesante con el tiempo llegó a ser director del centro de trasplante hepático del Hospital General de la Zona Militar de Beijing.

Hua Yiwei intentó obtener las investigaciones de los abusos de Li Shiyong, pero no logró obtenerlas debido a la protección de Xu Caihou.

El informe muestra el video de los periodistas confrontando a Li Shiyong en su lugar de trabajo en el hospital de la Comandancia Militar de Beijing. No queda claro cómo fueron capaces de conseguirlo, dado lo sensible de la ubicación. “Este es un hospital militar, no está permitido hacer preguntas”, dijo mientras se apartaba de ellos.

No está claro si el Partido Comunista tiene objetivos políticos más amplios asociados con las revelaciones de Jiang Yanyong, aunque sus palabras son las admisiones más explícitas que más lejos llegaron de parte de un cirujano chino de alto rango militar –si bien alguien como Jiang ha sido expulsado del establishment- del complejo militar médico de China sobre los abusos de la sustracción de órganos

Aun así, las acusaciones se limitan sobre todo en sus detalles a los crímenes de unos pocos hombres: Li Shiyong en primer lugar, y su protector Xu Caihou, quien ya fue purgado. Si esto es un intento para encubrir el papel institucional más amplio que los militares tienen en la cosecha de órganos de prisioneros ejecutados, y también de prisioneros de conciencia (lo que Jiang no mencionó), no está claro.

Corrección: Jiang Yanyong dijo que las ambulancias del Hospital Militar 301, también conocido como el Hospital General del EPL, fueron a un lugar de la ejecución para recolectar órganos, no es que el lugar de la ejecución fuese el Hospital Militar 301; también dijo que Li Shiyong se convirtió en el director del centro de trasplantes de órganos del Hospital General de la Zona Militar de Beijing, no el director del centro de trasplante hepático del Hospital Militar 301. Los periodistas de la Televisión de Cable de Hong Kong enfrentaron a Li Shiyong en su lugar de trabajo en el Hospital General de la Zona Militar de Beijing, no en el Hospital Militar 301.

Por Matthew Robertson – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios