Sólo llueve una vez cada década, como mucho, en el desierto de Atacama, pero minúsculas bacterias y microorganismos han logrado sobrevivir, lo que abre la puerta a la posibilidad de descubrir formas de vida similares en Marte.

Resultado de imagen para desierto de Atacama

Ocupando una amplia superficie en el norte de Chile, Atacama es el desierto no polar más árido del mundo y probablemente el de características más parecidas a las condiciones del planeta rojo, según el trabajo de un grupo de investigadores publicado el lunes en lasActas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), una revista científica estadounidense.

El profesor y científico planetario de la Universidad Técnica de Berlín Dirk Schulze-Makuch y sus colegas investigadores visitaron el desierto en 2015 para estudiar los tipos de vida que podrían existir.

Resultado de imagen para desierto de Atacama

Pero estando allí sucedió eso muy inusual: llovió. Y los científicos detectaron una eclosión de actividad biológica en el suelo y procedieron rápidamente a tomar muestras.

Ahora, los análisis genómicos permitieron identificar varios tipos autóctonos de vida microbiana, principalmente bacterias, que habían logrado adaptarse a este ambiente hostil durante años y que, al caer la lluvia, se reactivaron para reproducirse.

“Los investigadores habían encontrado organismos que estaban cercanos a morir cerca de la superficie y restos de ADN. Pero esta es la primera vez que alguien ha identificado una forma de vida persistente en la tierra del desierto de Atacama”, explica Dirk Schulze-Makuch, el autor principal de este trabajo.

Imagen relacionada

“Creemos que estas comunidades microbianas pueden dormir durante cientos o incluso miles de años en condiciones muy similares a las que se encontrarían en un planeta como Marte, antes de volver a la vida cuando llueve”, afirma el científico.

Cuando regresaron a Atacama en 2016 y 2017, los científicos descubrieron que estas mismas comunidades microbianas que residían en la tierra estaban regresando lentamente a este estado durmiente. Pero no estaban muertas.

cabina@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios