En los años Xianfeng de la dinastía Qing, en el pueblo de Ning Yuan Fu en la Provincia de Sichuan, hubo un gran terremoto, con una magnitud de aproximadamente 7,5. Ning Yuan Fu, es una prefectura de Sichuan en la dinastía Qing, tiene jurisdicción sobre la mayor parte de la actual región de Panxi de Sichuan. Ning Yuan Fu actualmente es la ciudad de Xichang, en la provincia de Sichuan. Hay 3 condados bajo la jurisdicción de Xichang.

En Ning Yuan Fu, vivió el Sr. Niu Shu Mei quien era un funcionario muy reconocido por su honestidad y diligencia con los funcionarios, tuvo logros políticos sobresalientes, y fue apoyado por el público de forma unánime.

El 7 de agosto del año 30 de la Dinastía Qing, en la época del emperador  Daoguang  (12 de septiembre de 1850) a la 1:00 de la madrugada se produjo un gran terremoto y las casas se derrumbaron por toda la ciudad en un instante, incontables personas murieron. Desafortunadamente, el hijo del Sr. Niu también murió. El mismo Sr. Niu fue atrapado con el derrumbe de una pared, pero luego fue rescatado, su talón resultó herido y tenía dificultad para caminar.

Al ver la escena de tristeza en toda la ciudad, las casas colapsadas, el Sr. Niu se sintió muy enojado y escribió un artículo para cuestionar al santo patrono del pueblo, lo culpó por gozar de la veneración con incienso de todas las personas del pueblo, y porque no los protegió. En este pueblo tan grande, ¿Acaso son todos malvados? Incluso yo soy un funcionario, he sido muy diligente y consciente, pero mi hijo resulto herido y murió, incluso yo mismo estoy herido. ¿No fue suficiente la fe del pueblo para el cielo? o ¿es que los dioses que nos vigilan cometieron un error? El Sr. Niu terminó de escribir y llevó su carta personalmente al santo patrono del pueblo, entregó la carta, quemó incienso y después quemó la carta también en el templo. Con el corazón desequilibrado regresó a su casa.

Esa noche, el Sr. Niu soñó a dos enviados oficiales que llegaron por el y le dijeron que lo llevarían con el santo patrono del pueblo quien lo invitó a reunirse con él. Después de llegar, se saludaron y se sentaron de acuerdo con la costumbre de invitado y anfitrión.

El santo patrono del pueblo le dijo al Sr. Niu: «Señor, usted me acusó en su carta, con muchas razón y dignidad. Usted es un funcionario que ama al pueblo, pero lamento que no entienda bien el Dao del mundo de los fantasmas y deidades, por eso le he invitado para conversar y resolver las dudas en su corazón, pero también para mostrarle al mundo, y advertirles del futuro. Todas las catástrofes que han sucedido se han formado como desastres naturales o plagas causadas por la acumulación de karma por parte de todo el pueblo. De ninguna manera es accidental. También se conoce como ‘karma común’. Este desastre natural del terremoto, ya se estaba preparando en el Reino Invisible desde hace cincuenta años (en otro tiempo-espacio). Las deidades llevan un registro, todo lo investigan y lo verifican. Todo aquello que no deba ser afectado por ese desastre ya ha sido trasladado a otra parte. Pero si recién crea otro nuevo pecado, se le regresa al lugar del desastre. Aunque sea un cambio temporal y repentino, las deidades nunca se equivocarán. Si existe una ligera diferencia, todo se revisa con exactitud. No hay error en los castigos, no hay castigo inapropiado».

El Sr. Niu respondió: «Entonces si esto es así como dice, ¿Acaso ya no había ninguna persona buena en toda la ciudad? ¿Deberíamos condenar a mi hijo y a mí también?»

El santo patrono agregó: «Todavía quedan tres familias, es cierto que era realmente difícil mudarse en tan poco tiempo, pero ahora están sanos y a salvo. Una familia es de una mujer, que quedó viuda y nunca se volvió a casar, ella enviudó también en sus dos vidas anteriores, está criando a un nieto joven, normalmente es cuidadosa y obediente a los valores humanos; otra familia es de un médico, nunca vende medicamentos falsos, cuando alguien pide consulta, incluso si llueve tarde por la noche y el camino está enlodado, inmediatamente va a atenderlo, los trata con todo su corazón; la tercera familia es de una anciana y sus nietos quien vende pasta de arroz frito, son personas que cuidan a los ancianos y ayudan a los pobres, todos están a salvo. Usted puede regresar e investigar y podrá encontrarlos. En cuanto a su hijo debido a que cometió karma muy pesado en su vida antes de esta vida, tampoco pudo escapar. Aunque usted estuvo dentro de la calamidad pero por ser un funcionario recto y precavido logró el perdón y solamente se lastimó el talón, sin embargo no puede evitar el dolor de perder a un hijo. En resumen, el cielo retribuye y recompensa, por lo que hay que tener mucha precaución, prudencia y ser muy justo. No hay un desastre en vano, tampoco hay una razón que pueda evitarlo. Usted mientras tanto trate de seguir siendo un buen funcionario ya que en el futuro subirá de puesto y tendrá el cargo de «Fiscal».

En el sueño, Niu Shu Mei escuchó las palabras del santo patrono y su corazón entendió, pidió disculpas por sus cuestionamientos. Se despidió después de agradecerle. Cuando despertó se dio cuenta de que fue un sueño, pero las escenas del sueño todavía eran muy vívidas, las palabras que le dijo el santo patrono en el sueño parecían aún seguir en sus oídos.

El segundo día, visitó la ciudad en secreto mientras investigaba el desastre. Después del terremoto, se rescataron los cadáveres de entre los escombros, encontraron más de 3.000 cadáveres, abrazados hombre y mujer pero en realidad solo 800 cadáveres eran realmente matrimonios legales. Con esto se puede ver que la moralidad en esa ciudad, en ese tiempo ya se había deteriorado, y existía el adulterio y la lujuria, las cuales se estaban volviendo cada vez más comunes. Niu Shu Mei pensó: Parece que este desastre del terremoto realmente está eliminando a aquellos que son moralmente corruptos.

Más tarde, comprobé lo que el santo patrono me dijo y encontré a la Sra. que había enviudado en sus últimas tres vidas y al médico que no vende medicamentos falsificados y que ayuda a salvar a los pacientes, todos están sanos y a salvo. Las casas donde vivían eran chicas y las casas de ambos lados las protegieron.

Solo la anciana que vende pasta de arroz frito se encontraba en un rincón sostenido por unas vigas de una casa y después de muchas búsquedas la encontraron. La anciana dijo que normalmente ellos vendían en ese lugar, cuando venían personas ancianas o niños débiles e incapacitados, si ellos no traían suficiente dinero, también les vendían pero a bajos precios y a veces se los regalaban. Uno o dos días antes del terremoto, de alguna manera, sin saber porque, el número de personas que compraron la pasta de arroz aumentó repentinamente, y no se daban abasto, por lo que llevó a sus nietos a quedarse despiertos toda la noche preparando pasta de arroz y satisfacer la demanda.

Después del terremoto, ya que ella y sus nietos estuvieron atrapados en el hueco de las vigas del techo durante tres días se alimentaban con la pasta de arroz para calmar el hambre, ya que no podían salir por ellos mismos. Finalmente los rescataron y estaban intactos. Hasta ahora, las palabras del santo patrono de la ciudad se han cumplido una por una. El Sr. Niu no pudo evitar sorprenderse. A partir de ese momento, estaba convencido del principio de causa y efecto, e incluso se esforzó por ser un mejor funcionario. Más tarde, resultó como lo predijo el santo patrono, ascendió al puesto de Fiscal de la Provincia de Sichuan.

El Sr. Niu por su buen desempeño en el cargo como Juez fue llamado Niu Qingtian (Un juez muy justo) El pueblo le construyó un monumento el cual existe hasta hoy día en la provincia de Sichuan. A medida que pasó el tiempo, la gente olvidó la advertencia del santo patrono del pueblo.

Esta historia puede ayudarnos a entender la retribución de causa y efecto, y el respeto por las advertencias del cielo.

Autor: Zi Jun

Editor: Li Zhi

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/349261

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios