Destruyen otra gran estatua de Lenin en Ucrania

(Via Twitter Volodymyr Solohub)

El padre del socialismo y comunismo es recordado por los afectados del régimen como uno de los tiranos más sanguinarios del siglo XX.

  (Via Twitter Volodymyr Solohub)
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

Durante una manifestación en la ciudad de Kharkiv de Ucrania fue derribada la estatua más grande de Lenin en el país.

El monumento había sido instalado en 1963 sobre un pedestal alcanzando los 20 metros de altura.

No es la primera estatua del símbolo de la revolución socialista y comunista rusa, que los ucranianos arrojan al suelo. En diciembre pasado el Ministro del Exterior de Polonia Radoslaw Sikorski declaró que “Lenin fue uno de los tiranos más sanguinarios del siglo XX”, y celebró el derribo de la estatua en Kiev, la capital ucraniana.

“Lo mismo está sucediendo en Kharkov, puede ocurrir en cualquier otra ciudad en Ucrania” informó Pravda, luego de entrevistar a diversos políticos.

El representante del partido comunista ucraniano Zahar Golub, reclamó por los hechos en sus declaraciones al medio ruso. En tanto Mykola Levchenko, diputado del Partido de las Regiones – pro ruso-, en sus declaraciones se refirió a que “la codicia de poder” solo podría llevar a Ucrania al desastre.

La BBC divulgó la noticia destacando que las autoridades de Ucrania apoyaron los actos para derribar la estatua, un hecho visto por los nacionalistas como una protesta contra Rusia.

Se estima que la preferencia de la minoría de votantes comunistas podría ser de alrededor de un 8 a 11 por ciento de la población, en Ucrania y Rusia.

Especialmente en la época del sucesor de Lenin, Joseph Stalin, sus opositores lo recuerdan por las millones de muertes, migraciones forzadas y traslados a los campos de trabajo en Siberia. Según la agencia de noticias Ansa en los últimos meses se destruyeron una decena de bustos y estatuas en el país.

Para los historiadores la verdad sobre el “padre de la patria socialista comunista” no está enterrada, pese a la caída del régimen en el siglo pasado, con la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas entre 1990 y 1991, que significó la independencia de Ucrania.

El escritor Akim Arutyunov, en una conversación con La Gran Época, defendió la hipótesis de que Lenin en realidad era “un agente a sueldo del Estado alemán”, contratado para desestabilizar el país y apoyar la revolución Marxista. Arutyunov se fundamentó en una recopilación de más de 60 documentos, incluidas sus cuentas bancarias.

El historiador ruso Alexander Novilov también manifestó su opinión del comunismo, en relación a las secuelas de destrucción masiva que propagó el régimen en Rusia y China, Al ser entrevistado por su opinión del libro “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista”, explicó que “Si los comunistas pudieran atentamente leer este libro, nadie de ellos querría pertenecer al partido comunista”.

Los planes de la revolución rusa propiciada por Lenin fueron anticipados siglos antes por el escritor ruso Dostoievski en su libro “Endemoniados”, escrito después de su breve experiencia entre los grupos rebeldes, a quienes explicó haber conocido muy bien.

De hecho el Parlamento Ruso hace pocos años reconoció 20 mil fusilamientos en Katyn, Polonia, ordenados por Stalin, siendo este solo uno de los casos aislados. El historiador Nikita Petrov, definió al sucesor de Lenin como el “Ladrón” al resumir sus actos barbáricos contra su propio pueblo con el afán de poder, algo similar a lo que Dostoievski explicaba en sus obras.

En lugar de la imagen del Zar en las monedas rusas, durante el socialismo-comunismo se impusieron los retratos de los líderes Lenin y Trotsky, con los mismos atributos, y luego las imágenes de Stalin.

Vladimir Ilich Ulaniov, conocido como Lenin, nació presuntamente en 1870 y murió en 1924. Fue un revolucionario, marxista y líder de una dictadura. Después de la caída del zarismo en la revolución de 1917 su historia señala que regresó a Rusia desde el exilio, como aliado a la fracción bolchevique del Partido Socialdemócrata Obrero Ruso.

Lenin proclamó el poder absoluto para los soviets, con la confiscación de las tierras, la banca y los consorcios. Con su apoyo, los bolcheviques levantaron una insurrección contra el gobierno provisional que los llevó al poder en la llamada Revolución de Octubre y así fue nombrado presidente del gobierno.

Durante ese período dio marcha a la dictadura e impulsó a los bolcheviques. Para alcanzar sus objetivos historiadores rusos explican que aplicaron el terror en masa contra su propio pueblo, atentaron contra los derechos humanos causando un genocidio en la sociedad, lo cual también afectó a millones de ucranianos.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios