Dong Feng: progenitor de «Bosque de albaricoque»

DONG FENG DA CLICK PARA AMPLIAR LA IMAGEN
Cuando curaba pacientes con enfermedades graves, les pedía que plantaran cinco árboles de albaricoque y rapidamente se formó el bosque

En China los profesionales médicos a menudo se denominan a sí mismos «personas del bosque de albaricoque», este término originalmente vino del muy conocido médico de la medicina tradicional china llamado Dong Feng, que vivió en el período de la dinastía Han oriental y los Tres Reinos.

Dong Feng, llamado también Jun Yi, nació en Fujian, él y otros dos conocidos médicos, Zhang Zhong Jing y Hua Tuo, fueron llamados los “Tres médicos milagrosos” de ese período. Dong Feng practicó la medicina en la montaña de Lu y pronto se difundieron desde allí legendarias historias sobre él.

Una famosa historia que se le atribuye es “regresando los muertos a la vida.” Dong Feng llegó a la casa de un funcionario que había sido envenenado, el cuerpo estaba acostado en una cama durante los últimos tres días sin dar señales detectables de respiración.

La familia esperaba lo peor, pero Dong Feng detectó un pulso muy débil.  A continuación, administró tres pastillas de hierbas en la garganta del funcionario con agua tibia y masajeó su cuerpo. Eventualmente, la gente podía ver movimientos corporales y como sus mejillas se tornaban color rosa. Después de unos días de tratamiento, el funcionario se recuperó poco a poco dejando éxtasiada su familia. La historia se extendió rápidamente y fue llamada “regresando los muertos a la vida”.

Otra historia sobre la práctica médica de Dong Feng fue registrada en el capítulo 12 de las series de leyendas sobrenaturales. Dong Feng vivía en las montañas y no cultivaba. Durante el día, trataba a los pacientes, pero no cobraba honorarios.

Cuando curaba pacientes con enfermedades graves, les pedía que plantaran cinco árboles de albaricoque, cuando curaba pacientes con enfermedades generales, les pedía que plantaran un árbol. Muchos pacientes vinieron a verlo y él estaba muy ocupado diariamente. Después de varios años, los árboles crearon un bosque.

En el bosque, había muchos pájaros y bestias jugando, cuando los albaricoques maduraron, construyó una bodega. El hizo publicidad destinada al público: “Aquellos que quieran comprar albaricoques sepan que no es necesario que me lo haga saber, pero que dejen una libra de arroz a cambio de un kilo de albaricoques”.

A veces, una persona codiciosa daría menos arroz y tomaría más albaricoques. Sin embargo, cuando esto sucedía, un tigre de la selva perseguía y rugía a las personas codiciosas. Ellos se asustaban y rápidamente se deshacían en el lado del camino de algunos de los albaricoques que habían tomado. Sorprendentemente, cuando llegaban a casa y pesaban los albaricoques restantes, encontraban con que los albaricoques restantes eran exactamente equivalentes al arroz que habían dejado como contribución.

Cuando las personas robaban los albaricoques, el tigre incluso los perseguía hasta sus hogares. Las personas tenían mucho miedo por lo cual regresaban los albaricoques robados y se disculpaban. Entonces, el tigre los perdonaba. El arroz que era canjeado por los albaricoques, se utilizaba para ayudar a los pacientes con dificultades financieras. Los bosques de albaricoque de Dong Feng salvaron muchas vidas.

Así se originó «Bosque de albaricoque» de Dong Feng y se convirtió en un término para la comunidad médica, y la flor de albaricoque es aclamada como “la flor de la medicina tradicional China”.

Por David Wu  – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios