Un equipo de vulcanólogos de dos universidades británicas logró lo que antes era imposible: medir la fumarola de un volcán en erupción prácticamente inaccesible, el de Fuego, en Guatemala.

¿Cómo lo lograron? Con ayuda de un dron.

Los científicos, de las universidades británicas de Bristol y Cambridge, desarrollaron tecnologías para pilotar una aeronave no tripulada hasta una distancia de 8 kilómetros y una altura de 3 mil metros del punto de despegue.

En 10 días, el dron midió la temperatura y la humedad, captó imágenes térmicas y tomó fotografías del cráter del Volcán de Fuego y de otro ícono de Guatemala, el Volcán de Pacaya.

El grupo de vulcanólogos planea regresar  a los picos guatemaltecos con nuevos sensores para tomar medidas de los gases emitidos, como el dióxido de carbono, el dióxido de azufre y el ácido sulfhídrico.

“Esperamos comprender mejor lo que sucede en el volcán y mejorar también nuestra capacidad para pronosticar cuándo y cuán grande será la próxima erupción“, explica la vulcanóloga Emma Liu, de la Universidad de Cambridge.

Fuente: Crhoy.com

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios