El jueves 22 de julio, el PCCh ha rechazado la propuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de realizar una segunda investigación sobre el origen del virus del PCCh (Nuevo Coronavirus) en China. En respuesta, el gobierno estadounidense condenó la medida por considerarla irresponsable y peligrosa.

La semana pasada, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, presentó un plan a los Estados miembros de la OMS para seguir investigando el origen del virus, incluyendo una segunda investigación de los laboratorios del Instituto de Virología de Wuhan y del mercado de mariscos de Huangnan, Wuhan.

Las autoridades chinas confirmaron el jueves que Beijing había rechazado la oferta de la OMS y se negó a reconocer que el virus pudiera haberse fugado de los laboratorios chinos.

Zeng Yixin, subdirector de la Comisión Nacional de Salud del PCCh (CNS), dijo que era «muy improbable» que el virus se hubiera fugado desde el laboratorio de Wuhan y que China «no está de acuerdo con la suposición de la OMS de que el incumplimiento de los protocolos de laboratorio por parte de China provocó la fuga del virus durante el proceso de investigación». Y añadió: «No aceptaremos ese esquema de trazabilidad del origen (del virus)».

A pesar de los reiterados llamamientos de Tedros y de la Casa Blanca para que Beijing sea más transparente, Zeng Yixin se negó a cooperar, alegando «problemas de privacidad que impedían compartir plenamente algunos de los datos».

La Casa Blanca dijo el jueves que estaba «profundamente decepcionada» por la brutal actitud de la parte china. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en una conferencia de prensa el jueves que el PCCh no había cumplido con sus obligaciones y que estaba tratando de impedir que se siguiera investigando (el origen del virus). Y añadió: «Nosotros, junto con otros Estados miembros de la OMS, seguimos apelando a la parte china para que nos facilite el acceso a los datos y las muestras que se necesitan. Esto es vital para que podamos entender cómo prevenir la próxima pandemia. Se trata de salvar vidas en el futuro, ahora no es el momento de obstruir».

Varios miembros del Congreso estadounidense también han condenado enérgicamente al PCCh por obstruir la investigación. El congresista estadounidense Ken Buck tuiteó el jueves: «El encubrimiento deliberado por parte del PCCh de la epidemia de neumonía del nuevo coronavirus ha provocado una pandemia mundial que se ha cobrado millones de vidas. Debemos exigir al PCCh que se responsabilice».

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Steve Scalise (republicano), pidió a la presidenta del congreso Pelosi que celebrara audiencias sobre el origen del virus. Dijo: «Tenemos que averiguar al menos cómo ocurrió [la plaga]».

El congresista estadounidense Bruce Westerman (demócrata de California) también pidió al gobierno de Biden que tomara medidas reflexivas contra el PCCh y lo hiciera responsable de los daños que ha causado en todo el mundo. Dijo: «¿A alguien le sorprende que el PCCh se niegue a asumir la responsabilidad por la muerte de más de 610.000 estadounidenses?»

A principios de este año, cuando el equipo de expertos dirigido por la OMS visitó por primera vez China, se encontró con diversas restricciones y obstáculos por parte del PCCh, que se negó a proporcionar al equipo, entre otras cosas, datos brutos sobre los casos confirmados y potencialmente tempranos del virus del PCCh. Por ello, el equipo de la OMS no pudo realizar una investigación exhaustiva e imparcial sobre el origen del virus.

Según el Wall Street Journal del 23 de mayo, un informe emitido por la agencia de inteligencia estadounidense reveló que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan mostraron síntomas del virus PCCh ya en noviembre de 2019 y fueron enviados a recibir tratamiento médico. Esto hizo que la suposición de que el virus se había filtrado desde el laboratorio de Wuhan fuera respaldada por más dignatarios, expertos y medios de comunicación. Poco después, el presidente Biden ordenó a las agencias de inteligencia que siguieran investigando el origen del virus y le presentaran un informe en tres meses.

En mayo de este año, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, que forma parte del Instituto de Biodefensa del Departamento de Energía de EE.UU., concluyó que la hipótesis de que el virus se había filtrado desde el laboratorio de Wuhan era razonable y justificaba una mayor investigación.

El 20 de julio, el Subcomité Especial de Crisis de Coronavirus del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes de EE.UU. emitió un memorando en el que se afirmaba que el virus del PCCh probablemente tenía su origen en el Instituto de Investigación de Virus de Wuhan, en China.

Reportero y editor:  Zhang Lily

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/528323?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios