Después de que el PCCh impulsó la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, Estados Unidos no solamente respondió con sanciones sin precedentes, sino que también fortaleció los esfuerzos militares en el área Indo-Pacífico y en el Mar del Sur de China. El Secretario de Estado Mike Pompeo emitió una declaración el día 13 de julio, indicando claramente que el reclamo del PCCh de soberanía sobre el Mar del Sur de China es ilegal; el Subsecretario Adjunto de Estado para Asuntos de Asia Pacífico, David R. Stilwell, también declaró el día 14 que no se descartarán sanciones a los funcionarios del PCCh y a las empresas involucradas en actos coercitivos en el Mar del Sur de China. Tang Jingyuan, un comentarista de asuntos chinos con sede en EE. UU. dijo que Estados Unidos ya ha «desenvainado  su espada» militarmente contra el PCCh. ¿Cómo debería responder Xi Jinping?

David R. Stilwell, dijo el día 14, que mientras el régimen del PCCh aprovecha que todo el mundo está muy ocupado combatiendo al virus PCCh (neumonía de Wuhan) está impulsando «el que tiene el poder es quien tiene la razón» en el Mar del Sur de China, con amenazas y coerción reemplazando el derecho internacional, eso dañará gravemente la relación a largo plazo con los Estados Unidos y los países vecinos, por lo que ahora Estados Unidos «ya no puede retroceder». Cuando se le preguntó si Estados Unidos impondría sanciones a funcionarios y a compañías chinas relevantes, David R. Stilwell declaró que «todas las opciones están bajo consideración».

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, también emitió una declaración el día 13, negándose a reconocer el supuesto derecho del PCCh de poseer la mayoría de los recursos marítimos en el Mar del Sur de China; Pompeo enfatizó que Estados Unidos, junto con sus aliados en el Sudeste Asiático y la comunidad internacional, defienden la libertad marina y se oponen a las acciones de cualquier país que quiera cambiar la situación actual invasivamente en el Mar del Sur de China. La declaración de Pompeo ha recibido atención internacional y se considera un cambio importante en la política estadounidense.

El Tribunal de Arbitraje de La Haya holandés dictaminó hace 4 años, que la afirmación del PCCh de «poseer recursos en alta mar en la mayor parte del Mar del Sur de China», es ilegal, pero el PCCh no aceptó ni reconoció el resultado del arbitraje y ha continuado construyendo puertos de aguas profundas y pistas de aterrizaje en los arrecifes de la Isla Sur en los últimos años, y además ha reforzado los despliegues militares como misiles y radares. En el cuarto aniversario del caso de arbitraje del Mar del Sur de China, el gobierno de Trump por primera vez mostró una posición firme en la disputa de la soberanía del Mar del Sur de China.

El comentarista chino Tang Jingyuan, considera que sobre este tema del Mar del Sur de China, Estados Unidos ha pasado de una postura «neutral» hacia un lado para proteger la libertad de navegación marítima de otros países, después de que se ha confirmado de que el PCCh no ha actuado legalmente, entonces se podría tomar acciones para sancionar apuntando en contra de la expansión comunista y su intimidación.

Después de la guerra comercial, esta es la primera vez que Estados Unidos «desenvaina su espada» militarmente contra el PCCh, e incluso emitió una señal de que ya está listo para los preparativos militares, lo que tiene un gran impacto en el PCCh.

Recientemente, Estados Unidos también intensificó los ejercicios militares en el Mar del Sur de China. El más reciente fue el 14 de julio, cuando el destructor con misiles dirigidos USS Ralph Johnson de la Armada estadounidense navegó hacia el Mar del Sur de China para garantizar la libre navegación en ese lugar. El 6 de julio, tanto China como los Estados Unidos realizaron ejercicios militares en el Mar del Sur de China al mismo tiempo. Estados Unidos envió al Grupo de Portaaviones de Ataque “Nimitz” y  “Reagan” compuestos cada uno con sus respectivos grupos de batalla para expresar «apoyo» en el área libre y abierta del área Indo-pacifico, al mismo tiempo mostrando su real capacidad de combate del ejército estadounidense.

El ejército estadounidense también fortaleció claramente la cooperación militar bilateral con Japón, Corea del Sur, Singapur, Vietnam y Tailandia a principios de julio. El análisis indica que EE. UU. tiene la intención de activar bases militares estadounidenses en Singapur y Tailandia, y estos aliados estratégicos pueden proporcionar asistencia militar integral durante las operaciones militares. En particular, Estados Unidos y Vietnam abandonaron los problemas que quedaron de la Guerra de Vietnam y enfatizan que las dos partes fortalecerán la cooperación en la región Indo-Pacífico, lo que demuestra que Estados Unidos está totalmente preparado para operaciones integrales en el Mar del Sur de China.

Con más de 200 islas y arrecifes en el Mar del Sur de China, es la puerta de entrada a las rutas marítimas mundiales, con casi 4 billones de dólares en comercio cada año. Entre ellos, más de 1 billón de dólares están relacionados con el mercado estadounidense, y también hay alrededor de 2,6 billones de dólares estadounidenses de petróleo y gas en alta mar que se pueden extraer.

Tang Jingyuan, analista chino, señaló que el 40% del comercio mundial fluye a través del Mar del Sur de China. Si el PCCh controla aquí, equivale a apretar la garganta global. Para Trump, no hay una ruta de escape. Por supuesto, Estados Unidos no necesariamente va a la guerra, pero el ejército de los Estados Unidos no sólo se limitará a demostrar la libertad de navegación, sino que también tomará la iniciativa de escoltar a los aliados, bloquear las aguas relevantes cuando sea necesario cortando el apoyo al PCCh y tomando algunas medidas más sustantivas. Al mismo tiempo, también aumenta enormemente el riesgo de fricción que produce una guerra entre China y los Estados Unidos. Por supuesto, esto también plantea un gran problema para Xi Jinping: ¿Cómo responderá a la «espada desenvainada» de los Estados Unidos y cómo seguirá el juego con los Estados Unidos?

Reportero: Yi Hu

Editor: Song Yue

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/401047

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios