EE.UU. urge a Beijing liberar a fuentes del Epoch Times detenidas por dar información sobre COVID-19

0
166
Soldados chinos marchan durante un desfile militar en la plaza de Tiananmen en Beijing el 1 de octubre de 2019. (GREG BAKER/AFP vía Getty Images)

El Departamento de Estado de EE. UU. ha expresado su preocupación por los 11 ciudadanos chinos detenidos por proporcionar información relacionada con la pandemia a la edición en chino de The Epoch Times. También ha exigido a Beijing que deje de surpimir la información veraz en el país.

“Estados Unidos pide al gobierno de la RPC [República Popular China] que libere a los periodistas y a sus contactos detenidos por su información sobre las restricciones por el COVID-19 y para que cese sus esfuerzos por silenciar a quienes tratan de informar sobre la verdad”, dijo un portavoz del Departamento de Estado a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Subrayamos sistemáticamente la importancia de la información independiente, transparente y basada en hechos sobre el COVID-19”, añadió el portavoz.

Los 11 individuos, todos ellos practicantes de la creencia perseguida Falun Gong, llevan más de un año recluidos en el Centro de Detención del Distrito de Dongcheng, en Beijing. En una imputación de abril, se les acusó de “tomar fotos y subirlas a sitios web en el extranjero entre febrero y junio de 2020”, según sus abogados.

La acusación no nombraba el sitio web específico, pero el Comité para la Protección de los Periodistas, un organismo de vigilancia de la libertad de prensa con sede en Nueva York, dijo que los detenidos fueron acusados por suministrar material a The Epoch Times, citando a una persona familiarizada con el caso.

El régimen chino ha controlado estrictamente la información relativa a la pandemia, como las duras políticas de confinamiento y las verdaderas cifras de infecciones y muertes, en su intento de suprimir todo lo que pueda empañar la imagen del Partido. Médicos, periodistas ciudadanos y académicos denunciantes han sido castigados por el régimen por difundir información no filtrada sobre el brote o por criticar las políticas del Partido.

Las personas se reúnen en un área al aire libre para tomar una prueba de hisopado durante las pruebas masivas para el COVID-19 en Beijing, China, el 23 de junio de 2020. (NOEL CELIS/AFP vía Getty Images)

“China tiene que dejar de intentar impedir que sus ciudadanos informen de las noticias y publiquen fotografías sobre sus restricciones por el COVID-19”, dijo Steven Butler, coordinador del programa de Asia del grupo de periodistas, en un comunicado del 24 de agosto.

“Las once personas detenidas por enviar fotos e información a The Epoch Times deben ser puestas en libertad inmediatamente y todos los cargos [deben ser] retirados”, añadió Butler.

Un portavoz de The Epoch Times expresó anteriormente su preocupación por la seguridad de estas personas y pidió a la comunidad internacional que “condenara esta violación de la libertad de prensa”.

The Epoch Times fue fundado en 2000 en Estados Unidos, originalmente como un periódico en idioma chino, en respuesta a los esfuerzos de propaganda global del Partido Comunista Chino (PCCh). Como resultado, el medio ha estado prohibido durante mucho tiempo en el país, y sus primeros reporteros en China fueron encarcelados, algunos durante hasta 10 años.

El Tribunal Popular de Beijing en Dongcheng canceló la comparecencia de los detenidos prevista para el 19 de agosto, según un artículo del 15 de agosto en Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos dedicado a seguir la persecución a Falun Gong.

Xie Yanyi, abogado de uno de los detenidos, Xu Na, no puede defender a su cliente desde mayo. Calificó el caso como una “versión intensificada del incidente de Li Wenliang”, diciendo que el régimen chino estaba “cometiendo un crimen”.

Li fue uno de los primeros médicos chinos en alertar sobre el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus que causa el COVID-19, en diciembre de 2019. Más tarde fue reprendido por la policía por hacerlo y se le hizo firmar una declaración en la que se disculpaba por “difundir rumores”. Acabó muriendo tras contraer el virus.

Una captura de pantalla de la periodista ciudadana Zhang Zhan hablando frente a la estación de tren de Hankou en la ciudad de Wuhan, China, el 13 de mayo de 2020. (Captura de pantalla vía The Epoch Times)

La periodista ciudadana Zhang Zhan, que posteó videos en las redes sociales en los que se detallaba el número de víctimas del brote desde Wuhan, fue declarada en diciembre culpable de “buscar peleas y provocar problemas” y condenada a cuatro años de prisión. Uno de sus cargos, según la sentencia publicada por el sitio de defensa de los derechos humanos China Change, decía que Zhang era culpable de aceptar entrevistas de “los medios de comunicación extranjeros Radio Free Asia y The Epoch Times para crear exageraciones maliciosamente sobre la nueva neumonía por coronavirus en Wuhan, causando un impacto negativo entre una amplia audiencia”.

Zhang pesa actualmente menos de 90 libras —casi la mitad de su peso corporal— debido a la huelga de hambre parcial que inició desde su detención en mayo pasado.

“Unos medios de comunicación libres e independientes, incluidos los periodistas ciudadanos, son esenciales para que el gobierno rinda cuentas, manteniéndonos a todos más seguros frente a futuros brotes y posibles pandemias”, declaró el portavoz del Departamento de Estado.

POR: EVA FU

Con información de Sherry Dong.

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios