Eficacia de la vacuna anti-COVID cae mientras aumentan las infecciones “posvacunación”: Estudios

0
129
Un centro de vacunación ofrece sus servicios en el Bronx, el 07 de mayo de 2021, en la ciudad de Nueva York. (Spencer Platt/Getty Images)

La efectividad de las vacunas anti-COVID está disminuyendo a medida que aumenta el número de las llamadas infecciones “posvacunación”, según dos estudios publicados el martes.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Los participantes en un estudio, que está en curso, llamado HEROES-Recover y que tiene cohortes en todo Estados Unidos, inicialmente disfrutaron de una fuerte protección después de vacunarse contra la infección por el virus, según uno de los estudios.

Pero la eficacia de las vacunas anti-COVID se redujo del 91 por ciento al 66 por ciento, antes que la variante delta se volviera dominante en Estados Unidos, dijeron los investigadores.

Se basaron en datos de infección de cinco cohortes, en las que se incluyen trabajadores de Arizona, Duluth, Minnesota y Portland, Oregon.

La disminución en la efectividad coincide con la observada en una gran cantidad de otros estudios, aunque los investigadores advirtieron que la situación se debe interpretar con precaución.

“Esta tendencia debe interpretarse con cautela porque [la eficacia de la vacuna] también podría estar disminuyendo a medida que aumenta el tiempo transcurrido desde la vacunación y por la escasa precisión de las estimaciones debido al limitado número de semanas de observación y al escaso número de infecciones entre los participantes”, escribieron los investigadores, entre los que se encuentra Ashley Fowlkes, del Equipo de Respuesta COVID de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

En el estudio a las cohortes siguieron a 4136 participantes durante 35 semanas a partir de diciembre de 2020.

Estudios similares, publicados recientemente, muestran una disminución de la eficacia de las vacunas, incluido un estudio realizado por la Clínica Mayo y otro estudio realizado por científicos del Reino Unido.

En otro estudio publicado por los CDC el martes, el número de las llamadas infecciones posvacunación, o infecciones por el virus del PCCh entre las personas completamente vacunadas, representó hasta el 25 por ciento de todas las infecciones en el condado de Los Ángeles, entre el 1 de mayo y el 25 de julio.

Otro 3 por ciento de las infecciones posvacunación se presentaron en personas que habían recibido una sola dosis del régimen de dos dosis de Moderna o Pfizer. Se les conoce como parcialmente vacunados.

El resto estaban en los no vacunados. No se anotó el porcentaje de no vacunados que estaban previamente infectados.

Los investigadores analizaron más de 43,000 infecciones reportadas entre personas de 16 años o más.

La enfermera registrada, Darryl Hana, prepara una dosis de la vacuna Pfizer contra el COVID-19, el 29 de julio de 2021, en Wilmington, California. (Mario Tama/Getty Images)

Encontraron que 350 residentes del condado de Los Ángeles completamente vacunados fueron hospitalizados, junto con 89 residentes parcialmente vacunados.

Además, murieron cerca de 30 personas completamente vacunadas.

Pero esos números fueron eclipsados por los no vacunados. 2355 personas, que no han recibido una vacuna, necesitaron atención hospitalaria y 176 murieron.

El 25 de julio, las tasas de infección y hospitalización entre las personas no vacunadas fueron, respectivamente, 4.9 y 29.2 veces mayores que las de las de las personas completamente vacunadas, según los investigadores del condado de Los Ángeles.

“Los resultados de este análisis poblacional, que utiliza datos interrelacionados de registros de vacunación y vigilancia de las infecciones por SARS-CoV-2, indican que las personas de 16 años, o más, con la infección del SARS-CoV-2, completamente vacunadas, tenían menos probabilidades de ingresar a una unidad de cuidados intensivos, requerir ventilación mecánica o morir de COVID-19 que las personas no vacunadas durante el período en el que la variante delta se volvió predominante”, escribieron.

SARS-CoV-2 es otro nombre para el virus del PCCh.

La eficacia menguante de las vacunas anti-COVID llevó recientemente a que funcionarios anunciaran públicamente que están listos para recomendar a todos los adultos, incluidos los sanos, que reciban una vacuna de refuerzo a partir de septiembre.

Sin embargo, las autoridades han subrayado que las vacunas parecen ofrecer una mejor respuesta física durante las hospitalizaciones y cuando la enfermedad se agrava y siguen animando a prácticamente todo el mundo a vacunarse.

POR: ZACHARY STIEBER

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios