El estrés no siempre es negativo

Ante los cambios constantes, las prisas, las tareas, el trabajo, la familia y la sociedad activa todo esto produce estrés. Es una creencia de que esta presión emocional está asociado con lo negativo y destructivo, afectando la salud, sin embargo, aunque parezca increíble tiene su lado positivo. ¿Cuál es?

Según una psicoterapeuta, todo en esta vida tiene dos caras: una buena y la otra mala, lo mismo sucede con la presión emocional, pero para sacarle jugo a esta, se debe canalizarla adecuadamente.

La misma experta asegura que algunos de los beneficios que se obtienen de este estrés positivo es la rápida adaptación ante los nuevos cambios, la mejora del rendimiento y la capacidad productiva; además de que consigue placer físico a través de los sentidos, por lo que logra mantener un ideal estilo de vida.

En otras palabras, cuando hay algún cambio, el estrés ante esta nueva circunstancia, motiva a la persona a ejercer bien su trabajo, canalizar la energía, y no permitir que la tensión frene sus capacidades. Para eso se requiere tener todo bajo control. ¿De qué manera?

Hay varios factores:

—No exigirse más de la cuenta y no sentirnos perfectos, como todo ser humano se presentan debilidades ante ciertas actividades y hay que ser conscientes de lo que realmente somos capaces de hacer y de lo que no. Por ello, lo indicado es trabajar con las capacidades que se poseen para conseguir lo deseado y salir bien librado de la situación.

—No sobrecargarse de actividades, porque entre más cosas se tengan pendientes más crecerá el estrés.

—Una buena idea es comenzar por resolver problemas sencillos en los que se sienta el control de la situación, y esta confianza adquirida ayudará a enfrentar más fácilmente los próximos retos.

—También es indispensable tener una buena salud física, por ejemplo una persona que descansa y duerme, por lo menos el mínimo del tiempo recomendado, se mantendrá en mejor estado mental.

—El ejercicio es importante pues según los expertos éste ayuda a modular los niveles estresores, pero ojo, debe ser moderado porque los excesos pueden elevar la tensión emocional.

—Se pueden realizar ejercicios de respiración para aprender a relajar el cuerpo y la mente, también sirve escuchar música, leer un libro o ver una película.

Te puede interesar:

La mente enferma (1 de 3): el estrés

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios