¿El fracaso de la cumbre climática «lo arruinará todo»? En el momento clave… Xi Jinping “impone su jugada”

0
163
Xi Jinping estará "mirando el incendio desde el otro lado del agua" la apertura de la Conferencia sobre el Clima en Glasgow. (Foto de Jeff J Mitchell/Getty Images)

La ausencia del secretario general del PCCh, Xi Jinping, en dos importantes cumbres internacionales provocó las críticas del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, argumentando que Xi y otros están «de brazos cruzados» en lo que respecta al cambio climático.

El Primer Ministro británico Johnson dijo en Roma el 31 de octubre que si la cumbre del clima en Glasgow fracasaba, sería «una pérdida total».

Recientemente, el PCCh ha aprovechado la preocupación mundial por el cambio climático, convirtiendo las cuestiones climáticas en una importante moneda de cambio en su diplomacia.

La ausencia de Xi Jinping en dos grandes cumbres

El 31 de octubre concluyó la cumbre del G20 de dos días de duración en Roma, Italia. Al final de la cumbre, los líderes del G20 emitieron una declaración conjunta en la que afirmaban que se adherirían a los objetivos del Acuerdo de París, los países acordaron «reducir significativamente las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero también tener en cuenta las circunstancias nacionales».

Los miembros del G20 también se comprometieron a tomar medidas sobre las emisiones de carbono. Según el comunicado final emitido en la cumbre, para poner en práctica el objetivo de que la temperatura media mundial no aumente más de 1,5 grados centígrados y adoptar medidas significativas y eficaces. Sin embargo, no se ha fijado ningún objetivo específico para lograr las emisiones netas de carbono.

En una rueda de prensa posterior a la cumbre del G20 el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, criticó a China y Rusia por su falta de compromiso.

Biden dijo que era decepcionante que Rusia y el PCCh no se hubieran comprometido prácticamente con el cambio climático «yo mismo estoy decepcionado».

Biden dijo: «Hicimos un par de cosas para acabar con las subvenciones al carbón. Nos comprometimos unánimemente en la cumbre y lo llevamos a la cumbre climática COP26… Pero también tenemos que seguir mirando a China (Partido Comunista de China), Rusia, Arabia Saudita y a otros, que siguen de brazos cruzados».

El secretario general del PCCh, Xi Jinping, intervino por video en la cumbre del G20 y se refirió al cambio climático y al interés común de la comunidad internacional en cuestiones energéticas e hizo un llamamiento a la acción práctica.

Xi no asistirá a la cumbre climática que se celebrará en Glasgow el lunes 1 de noviembre y  martes 2 de noviembre.

¿El fracaso de la cumbre del clima sería una «pérdida total»?

La cumbre de la ONU sobre el cambio climático (COP26) se inaugura en Glasgow, Escocia el 1 de noviembre.

Según la AFP el Primer Ministro británico, Johnson, declaró en una rueda de prensa en la cumbre del G20 en Roma el domingo (31 de octubre) que «si Glasgow (la cumbre del clima) fracasa, será una pérdida total y el acuerdo de París se iría por el inodoro».

Alok Sharma, Presidente de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, afirmó que «nuestro planeta compartido está cada vez peor» y que los efectos del cambio climático ya se dejan sentir en todo el mundo a través de «inundaciones, tornados, incendios forestales y un calor sin precedentes».

China es miembro del G20, que representa el 80% de las emisiones mundiales de carbono, y destaca especialmente por ser el mayor emisor de carbono.

Según datos del sitio web Our World in Data de la Universidad de Oxford, las emisiones anuales de CO2 de China han superado sistemáticamente a las de EE.UU. Desde 2008, China emitió 10.200 millones de toneladas de CO2 en 2019, casi el doble que EE.UU. (5.300 millones de toneladas) y representó casi el 28% de las emisiones mundiales. Casi el 28% del total global.

El PCCh aprovecha el tema del clima para poner su precio

Recientemente, el PCCh ha aprovechado la preocupación de los países por el cambio climático para subir los precios.

El 22 de abril de este año se celebró la Cumbre Mundial sobre el Clima, liderada por Estados Unidos, a la que el Presidente estadounidense Joe Biden invitó a los jefes de gobierno de más de 40 países de todo el mundo. Xi Jinping participó en este video cumbre y pronunció un discurso.

Como primer emisor mundial de gases de efecto invernadero, la participación de Xi se consideró un factor importante para el éxito de la cumbre.

En una rueda de prensa nocturna celebrada el 22 de abril, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino criticó a Estados Unidos por utilizar el cambio climático como moneda de cambio geopolítico, objetivo de ataques a otros países y excusa para imponer barreras comerciales.

Declaró que el PCCh nunca hace geopolítica y menos tener interés en  jugar la “carta del clima”.

También subrayó que el PCCh toma medidas prácticas para promover la cooperación internacional en materia de cambio climático y está dispuesto a reforzar la cooperación con EE.UU. sobre la base del respeto y beneficio mutuos.

El 17 de abril de este año, Kerry, el enviado estadounidense para el clima de la administración Biden, concluyó su visita a China. Al mismo tiempo que la visita de Kerry a China, Xi Jinping asistió a un video cumbre de alto nivel con Francia y Alemania.

El enfoque del PCCh fue sorprendente. Como país invitado, el PCCh fue el primero en anunciar la cumbre. Al día siguiente que Kerry llego a China,  los medios de comunicación oficiales chinos informaron a bombo y platillo que Xi Jinping fue invitado a una video cumbre sobre el clima con Francia y Alemania.

La opinión pública francesa se sorprendió doblemente al recibir la noticia de los medios de comunicación oficiales chinos de la invitación de Francia al PCCh para asistir a la reunión.

Posteriormente, el Palacio del Elíseo emitió un comunicado aclarando que se trataba de una reunión climática planificada y programada desde hace tiempo entre China, Francia, Alemania y Berlín. Restó importancia al hecho de que las tres partes hubieran acordado el diálogo hace semanas.

Fuentes de la UE indican que en vísperas del viaje de Kerry a China, funcionarios estadounidenses ya habían viajado a Bruselas para reunirse con varios comisarios de la UE y ambas partes habían comunicado sus posturas sobre las respectivas cuestiones climáticas. Esto significa que Europa y Estados Unidos ya han coordinado sus posiciones en materia de clima.

Los medios de comunicación oficiales chinos informaron que los líderes chinos, franceses y alemanes «intercambiaron puntos de vista en profundidad sobre la cooperación en la lucha contra el cambio climático, las relaciones chino-europeas, la cooperación en la lucha contra las epidemias y las principales cuestiones internacionales y regionales».

Los medios de comunicación oficiales chinos también destacaron que Xi dijo en la reunión que la lucha contra el cambio climático «no debe convertirse en una moneda de cambio geopolítica, en un objetivo para atacar a otros países o en una excusa para imponer barreras comerciales».

Según un informe de la Agencia France-Presse, los comentarios de Xi iban claramente dirigidos a Estados Unidos.

Además, el día de la  video-cumbre entre el PCCh, Francia y Alemania, el tribunal de Hong Kong anunció las sentencias contra Lai Chi-ying, Lee Chu-ming, Lee Cheuk-yan y Ho Chun-fung, y está claro el mensaje que el PCCh intenta enviar a la comunidad internacional.

Jennifer Tollmann, experta en diplomacia climática del think tank europeo E3G, declaró a Le Monde que la cobertura de alto nivel de la cumbre climática del PCCh con Francia y Alemania en vísperas de la cumbre climática de Estados Unidos estaba claramente destinada a provocar una competencia entre Europa y Estados Unidos por el liderazgo en el ámbito climático y a mostrar al interior de China que el gobierno chino no cedería a la presión climática de Estados Unidos.

El análisis de Dimitri de Boer, director de la oficina en China del grupo ecologista europeo ClientEarth, sugiere que Xi también intenta demostrar que la relación de Beijing con Bruselas en materia climática va mucho más allá de la que mantiene con Washington.

Algunos comentaristas en Estados Unidos han comparado la diplomacia climática de Beijing con la diplomacia del ping-pong que promovió las relaciones diplomáticas entre China y Estados Unidos en la década de 1970, sugiriendo que las cuestiones climáticas se están convirtiendo en una importante moneda de cambio para la diplomacia  del PCCh.

Como informó anteriormente el Epoch Times en inglés, algunos expertos en China han dicho que el gobierno de Biden no debe permitir que el PCCh utilice el cambio climático como moneda de cambio para exigir concesiones a Estados Unidos en áreas clave como los derechos humanos, el comercio y la seguridad nacional.

Editor: Lin Li

Reportero: He Jingtian

https://m.soundofhope.org/post/561309

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios