El gobierno de Texas ha «declarado una guerra total» a las bandas de narcotraficantes y contrabandistas de personas

0
143
Los migrantes se apresuran a la frontera entre Estados Unidos y México (Fuente de la imagen: AP)

El sábado 6 de marzo, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, escribió en un tuit. «Hoy, Texas lanzó la ‘Operación Estrella Solitaria’ en respuesta a la crisis fronteriza, ya que el estado desplegó a la Guardia Nacional, a los oficiales del Departamento de Seguridad Pública (DPS) y a los activos de vigilancia fronteriza por aire, tierra y mar para contrarrestar las bandas de narcotraficantes mexicanos y mafias de trafico humanos transporte de drogas a Texas. »

«La crisis en nuestra frontera sur sigue aumentando debido a la negativa del gobierno de Biden de asegurar la frontera y a acogerse a las políticas de inmigración ilegal», dijo en un comunicado. Texas apoya la inmigración legal, pero no será cómplice de las políticas de fronteras abiertas que han provocado una crisis humana en nuestro estado, han puesto en peligro la vida de los tejanos. Aumentaremos los recursos y el personal policial necesario para responder a esta crisis».

La decisión se tomó en una reunión celebrada el mes pasado entre el gobernador y el director de los Servicios de Defensa Civil, el coronel Steve McCraw, en la que se debatieron estrategias para mejorar la seguridad fronteriza.

La decisión se produce después de que el sheriff de Texas, A.J. Louderback, expresara la misma preocupación, diciendo que los estadounidenses tendrían que «pagar el precio» para hacer frente a la escalada del caos en la frontera sur.

Louderback declaró al Epoch Times en inglés: «Por primera vez en la historia de Estados Unidos, el gobierno federal está recuperando a los solicitantes de asilo, a los que se les ha negado el asilo en el último año, se está comunicando con ellos para traerlos a Estados Unidos, animarles a que vuelvan a solicitar el estatus de asilo bajo la administración de Biden».

Lauderback dijo: «La administración Trump simplemente dijo: ‘No, vamos a tener un acuerdo de protección de la inmigración…… vamos a tener un proceso de asilo, pero vas a tener que quedarte en otro país y volver a solicitarlo a Estados Unidos’. Entonces las cosas se pusieron en orden».

El sheriff de Texas se enteró por los agentes de la Patrulla Fronteriza de que unas 1.000 personas han estado entrando a Estados Unidos cada día durante las últimas tres semanas. Este flujo de inmigrantes ilegales ha tenido un impacto generalizado en las comunidades por las que pasan y se instalan. El flujo de personas ha hecho una fortuna para las redes de contrabando de personas, armas y drogas. Muchos inmigrantes ilegales no tienen familia en Estados Unidos y acaban siendo colocados en todo el país con la ayuda de Caridades Católicas.

«No tienen a nadie a quien recurrir, y muchos de ellos empiezan a contactarse con bandas criminales», dijo Louderback. «Así que estamos trayendo a estas personas a este país en gran número, nuestras fronteras están ahora abiertas. Los tejanos van a pagar por esto, los estadounidenses van a pagar por esto».

Editor: Ye Xia
Corresponsal: Li Ping
Versión en chino: m.soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios