A pesar de las constantes advertencias internacionales sobre las amenazas a la seguridad, el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, está haciendo incursiones agresivamente en Oriente Medio, a pesar del rechazo de Estados Unidos, Europa y Australia.

Los Estados árabes del Golfo, socios estratégicos de Washington, buscan diversificar sus economías y están invirtiendo mucho en el sector, a medida que aumenta su apetito por la tecnología, según informó AFP el 25 de febrero. Los estados del Golfo, entre ellos Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, no solo han elegido a Huawei para su despliegue de 5G, sino que también están trabajando con Huawei para desarrollar “ciudades inteligentes”. Estas características incluyen servicios digitales mejorados, vigilancia de la seguridad, que es una especialidad de Huawei en los países del Golfo, y se utiliza para controlar a sus poblaciones.

En el emirato de alta tecnología de Dubai, Huawei también ha iniciado proyectos que van desde el almacenamiento de datos hasta los servicios de pago en línea en las redes de transporte público. Emiratos Árabes Unidos, la mayor aerolínea de Oriente Medio con sede en Dubai, eligió a Huawei el año pasado para crear un centro destinado a mejorar las capacidades de vigilancia y seguridad de la compañía.

Camille Lons, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, dijo que “los Estados del Golfo están mucho más cerca de China en su uso de la tecnología de vigilancia de la población”.

Aunque Washington ha negado las afirmaciones anteriores de que Huawei tiene estrechos vínculos con el ejército del PCCh y que Beijing podría estar utilizando sus equipos para el espionaje, Huawei ha luchado en los últimos años para hacer frente a las sanciones estadounidenses. El Reino Unido y Suecia han prohibido el uso de equipos de Huawei en sus propias redes 5G, Francia también ha impuesto restricciones.

Lons, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, advirtió que la aparente luna de miel de Huawei con la región del Golfo podría crear problemas de seguridad para Estados Unidos.

Señaló que la región cuenta con bases militares estadounidenses y que los Estados del Golfo son “grandes compradores de equipamiento militar estadounidense”. Puede existir el riesgo de que “la información o tecnología militar sensible de Estados Unidos pueda ser vigilada y transferida a China”.

Editor: Song Yue

Reportero: Xiaolan

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/478472?lang=b5

 

 

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios