El Senado de Estados Unidos aprobó el martes 9 de febrero una moción para destituir a Trump. Tras varias horas de audiencia, los senadores votaron sobre la constitucionalidad del juicio, y la votación final fue de (50 demócrata más 6 republicano) 56 a favor y 44 Republicanos en contra de seguir adelante con el impeachment al expresidente Trump.

En una votación realizada a finales de enero, los representantes republicanos, Susan Collins (Maine), Lisa Murkowski (Alaska), Mitt Romney (Utah), Ben Sasse (Nebraska) y Pat Toomey (Pensilvania) habían votado previamente que el proceso del juicio era constitucional, pero no se pronunciaron sobre el resultado del mismo.

El senador republicano Bill Cassidy (de Luisiana) revirtió su voto en el último momento, uniéndose a un grupo de cinco republicanos minoritarios.

Se espera que las audiencias del juicio político continúen hasta la próxima semana. A partir del 10 de febrero, los demócratas y el equipo de defensa de Trump podrán debatir hasta 16 horas cada uno, no puede pasar más de ocho horas de debate por día. Más tarde, habrá tiempo para que los senadores hagan preguntas y posiblemente otras votaciones de procedimiento.

El martes, el gerente del impeachment en la Cámara de Representantes difundió vídeos re- editados mostrando las imágenes más violentas y caóticas de la irrupción de los manifestantes en el Congreso el 6 de enero y entrelazaron las declaraciones de Trump en un intento de convencer al Congreso de que éste tenía algo que ver con los disturbios en el Congreso.

El abogado defensor de Trump dijo que la defensa no tiene derecho a juzgarle porque es un ciudadano y no el presidente. Tampoco hay que culparle de lo ocurrido en el Congreso.

Antes de que comenzaran las audiencias de destitución, los abogados emitieron un comunicado en el que atacaban a los demócratas por su capacidad para sacar de contexto las declaraciones, hacer comentarios subjetivos, malinterpretados, diciendo que la destitución de Trump por parte de los demócratas es «interesada» y solo para obtener beneficios políticos.

La última votación sigue reflejando la difícil situación a la que se enfrenta el gerente demócrata del impeachment, que necesita el apoyo de 17 senadores republicanos para el proyecto. La mayoría de los republicanos se niega ahora a apoyar el impeachment, lo que el sector considera una señal de la enorme influencia de Trump en el Partido republicano.

Reporteo: Ling Shan

Editora: Zhang Lily

Versión en chino: http://radiosoh.com/wp-admin/post-new.php

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios