Elefantes en India: de la exhibición al abuso

(Venus Upadhayaya / La Gran Época)

Se les demanda mucho para festivales, rodajes de películas e incluso, desfiles políticos, lo que hace sus vidas ocupadas y estresantes.

(Venus Upadhayaya / La Gran Época)
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

THRISSUR, India – Fuera del templo central de Thrissur, una ciudad en el estado costero meridional de Kerala, se reunieron, el mes pasado, miles de personas para alimentar entre 60 y 70 elefantes.

Estaban allí para celebrar el festival de la alimentación del elefante llamado Anayoottu, el cual tiene lugar cada año en el primer día de Karkidakam, el último mes en el calendario local. Muchos entusiastas, aunque con precaución, intentaban alimentar con plátanos a los elefantes a través de una barricada de bambú.

Otros tomaban fotografías con sus cámaras y teléfonos móviles desde una distancia segura. Los cuidadores eran más atrevidos pues alimentaban a los elefantes directamente con sus manos ofreciéndoles bolas hechas de arroz y hierbas ayurvédicas. Cuando terminó la fiesta y los elefantes se retiraron, la gente comenzó a silbar y gritar. “Están silbándole al elefante más famoso, Ramachandran. Es el más alto de todos”, dijo en el templo el joven oficial T. V. Vipin.

El nombre completo de Ramachandran es Thechikottukavu Ramachandran; el primer nombre proviene del templo al que pertenece. De acuerdo con el sitio web http: //elephant-kerala.com, él es el segundo elefante más grande del estado con una altura de 3,14 metros. Es tan reconocido que tiene su propia página en Wikipedia, su propia página de Facebook, y una búsqueda en Google de su nombre trae más de 21.000 resultados.

Resistiendo el estrés y los abusos

A pesar de la fama de estos elefantes, la vida para ellos es cualquier cosa excepto cómoda. Se les demanda mucho para festivales, rodajes de películas e incluso, desfiles políticos, lo que hace sus vidas ocupadas y estresantes.

El estrés comenzó a pasarles la factura a los elefantes quienes sufren cada vez de más enfermedades y de estrés inducido por la ira. El año pasado Ramachandran fue arrestado luego de sufrir un ataque de locura en un templo, durante el cual ocasionó la muerte de tres mujeres e hirió a otras veinte. Más tarde fue liberado bajo una fianza de 50.016 dólares. De acuerdo con el periódico The Hindu, desde 1979 Ramachandran mató a siete personas y a dos elefantes, y fue excluido de los festivales públicos por dos años después de que mató a una mujer en 2011.

“En esta época, como son muy demandados, viajan en camiones durante la noche y no pueden dormir durante el viaje. Apenas pueden beber 15 litros de agua y no pueden ni siquiera caminar”, dijo Madambu Kunjukuttan, quien estudió un tratado tradicional sobre elefantes en sánscrito llamado “Matangashastra”. Kunjukuttan dice que de acuerdo con el Matangashastra, la salud de un elefante depende de un buen dormir, ejercicios, y de que puedan beber alrededor de 200 litros de agua al día.

Estos elefantes, que son de propiedad privada, también sufren abusos por parte de sus cuidadores. En el caso de Ramachandran, su ojo izquierdo se ve como si nunca hubiera tenido globo ocular, lo perdió cuando su cuidador lo golpeó. El elefante es originario de Bihar, y sólo entiende los idiomas locales Hindi y Bhojpuri.

Su cuidador, que era de Kerala, sólo hablaba Malayalam, su idioma local, una lengua que Ramachandran no entendía.

La rentabilidad de los elefantes de Kerala

La mayoría de los aproximadamente 700 elefantes domesticados que hay en Kerala son de propiedad privada y son alquilados para obtener ganancias.

“En los viejos tiempos, mi padre compraba dos elefantes por 50 dólares solamente, pero hoy en día, una cría de elefante cuesta unos 41.687 dólares y trae aparejado gastos totales de 250.083 dólares”, dijo Kunjukuttan, cuya familia tenía tres elefantes hace cuarenta años. Según Kunjukuttan, cuesta unos 7.502 dólares contratar a Ramachandran por un día, y la mayor parte del año, su calendario está lleno.

“Hay alrededor de 100 poorams (festivales religiosos masivos con actuaciones de elefantes) durante el año, y él es el elefante principal en todos ellos”, dijo y agregó que “Cuesta sólo unos 16 dólares al día mantener un elefante. Así que imagínese las ganancias que obtienen sus propietarios”. A pesar de que el gobierno de Kerala publicó directrices sobre cómo tratar a los elefantes en las actividades públicas, las normas rara vez se aplican.

Después de las festividades de Anayoottu, se pudo ver a cuatro cuidadores arrastrando hacia los camiones a un elefante joven al que se le habían enterrado sus talones en el suelo. A los otros elefantes ya se los habían llevado a camiones grandes al aire libre que los trasladaría a su próximo destino.

Por Venus Upadhayaya – La Gran Época

redacion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios