La preocupación por la situación de la epidemia del virus PCCh (Neumonía de Wuhan) provocó la interrupción en las cadenas de suministro global, junto con factores como el aumento en los costos laborales en China continental. La industria manufacturera de Europa tiene la tendencia de abandonar China y regresar a su país de origen. Sin embargo, un informe de una agencia consultora de comercio exterior e inversión muestra que, para reducir los costos, el regreso de los empresarios europeos después del brote considerarán en primer lugar el instalar sus industrias en los países de Europa del Este.

Thierry Breton, Comisario de Mercado Interior de la UE, señaló recientemente en una entrevista con el medio alemán Die Welt que la epidemia expuso la excesiva dependencia de Europa de otros países en términos de suministros médicos y tecnologías clave. Europa debería ser más independiente en estos aspectos.

Cuando la epidemia se propaga en Europa, los países deben luchar por máscaras médicas, respiradores y otros materiales antiepidémicos, esto despertó a los líderes de la Unión Europea en cuanto a conocer el riesgo de trasladar la línea de producción a China y en que debe tener su propia base de producción y suministro de «materiales estratégicos» en sus propios países.

El comisionado Bretton dijo al Financial Times a principios de este mes que la UE debe revisar la confiabilidad de su cadena de suministro, diversificar sus fuentes y reducir el riesgo de interrupción, al mismo tiempo, establecer la capacidad de producción interna europea en áreas clave, incluidos los productos farmacéuticos.

El ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, recientemente hizo un llamado a los fabricantes de automóviles franceses quienes solicitan fondos al gobierno para sobrellevar la crisis epidémica, y les sugirió que transfieran sus líneas de producción a Francia. Antes de esto, Japón, Estados Unidos y otros países han contribuido o están considerando ayudar a sus compañías nacionales a retirarse de China.

Con el aumento de los costos laborales en el mercado de China continental, los fabricantes europeos también tenían la intención de retirarse de China continental en los últimos años. Según la encuesta anual de 526 empresas miembros en China publicada por la Cámara de Comercio alemana en noviembre del año pasado, casi una cuarta parte de las empresas alemanas en China decidieron o planearon abandonar la producción en China, principalmente debido al aumento en los costos de producción, en particular, en el aumento de los costos laborales.

Entonces, ¿los fabricantes europeos dónde elegirán establecerse después de regresar? El periódico francés Le Monde citó un informe interno de la Agencia Federal Alemana de Comercio Exterior e Inversión que estaba interesado en brindar asesoramiento a los inversores extranjeros. Según el informe interno de la Agencia, para mantener la competitividad y reducir los costos, es poco probable que las empresas europeas elijan Europa occidental y del norte después de la epidemia, la primera opción serán los países del Este de Europa.

El informe también señaló que los países de la Península de los Balcanes se unirán a la UE en el futuro, estos países son Serbia, Bosnia, Herzegovina y el norte de Macedonia, muy atractivos para los fabricantes europeos, especialmente en las industrias textiles, del metal y de autopartes. Además, Turquía y Ucrania, tienen la esperanza de ser beneficiados por el regreso de los empresarios europeos ya que son más competitivos en los costos laborales.

Al mismo tiempo, el viceprimer ministro de Bulgaria, Tomislav Donchev, de la península de los Balcanes, en el sureste de Europa, que se unió a la UE en 2007, dijo en entrevista al medio europeo EurActiv a mediados de abril que, aunque los países de Europa central y del este no tienen enormes recursos humanos como en China, sí tienen muchas ventajas que se deben aprovechar después de la pandemia.

El viceprimer ministro búlgaro a cargo de la política económica dijo: “Europa central y oriental es territorio de la Unión Europea. Dentro de este territorio es posible tener continuidad para desarrollar la industria clave y sostenible. En la situación actual, esto puede salvar vidas, trabajo y riqueza”. También predijo que después de la crisis de salud pública, Europa se volverá más autónoma para proteger industrias estratégicas como la textil, la ingeniería mecánica, la electrónica y la farmacéutica.

Bajo las reflexiones por la epidemia, el «desenganchamiento de la cadena de suministro» con China se ha convertido en la estrategia principal de Europa, América y Japón

Después de que el virus PCCh (neumonía de Wuhan) se extendió por el mundo, los gobiernos de los diferentes países no solo vieron los riesgos de migrar hacia fuera las líneas de producción de material estratégico, sino que la industria también se vio obligada a volver a examinar la cadena de suministro global establecida en las últimas dos décadas. Un comentario en los medios de Taiwan señaló que después de que la epidemia disminuyó gradualmente, el ajuste integral de las bases de producción y las cadenas de suministro fue la principal prioridad para las empresas multinacionales.

El comentario indicó que el «desenganchamiento de la cadena de suministro» originado por la disputa comercial chino-estadounidense se confirmó nuevamente como una estrategia principal bajo la influencia de la epidemia neumonía de Wuhan de este año, y es más probable que la estrategia de expansión se acelere, de Estados Unidos hacia Europa y Japón después de que el brote se estabilice.

El mismo comentario mencionó que recientemente Japón, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania han formulado sucesivamente diversas políticas de desacoplamiento económico. En la preparación del presupuesto de rescate del primer ministro de Japón Shinzō Abe agregó especialmente una provisión de $ 2.2 mil millones USD, «ayudará a las líneas de producción japonesas a retirarse de China y volver a Japón”, además reservó más de $ 200 millones USD, para subsidiar aquellas empresas que se retiran de China y serán trasladadas a otros países.

En Europa, las empresas alemanas con tecnología clave siempre han sido la primera opción para la expansión en el extranjero financiada por China. En los últimos años, ha habido noticias controversiales sobre empresas alemanas compradas por China. Es interesante observar que el 8 de abril de este año, el gabinete del gobierno federal alemán aprobó una revisión de la «Ley de Comercio Exterior y Pagos» para especificar que los países fuera de la UE adquieran compañías alemanas, el gobierno federal alemán no necesita proporcionar pruebas sobre «la amenaza real a la seguridad pública», sólo ofreciendo una evaluación del «daño esperado», ya podría evitar que el capital extranjero adquiera empresas alemanas. Se alega que este proyecto de ley apunta a evitar el capital del PCCh. Alemania, como líder de la UE, tomará la delantera, y otros países de la UE seguirán los pasos de Alemania y gradualmente desarrollarán regulaciones similares.

Al mismo tiempo, Kudlow, el principal asesor de finanzas de la Casa Blanca en los Estados Unidos, promovió activamente el «presupuesto para mudanza» y alentó a las empresas estadounidenses que tienen fábricas en China a que regresen a los Estados Unidos. El gobierno va a lanzar una iniciativa de ley para cubrir los gastos del regreso de las empresas incluyendo la estructura, equipos y la renovación entre otros costos que correrán a cuenta del gobierno de los Estados Unidos. La política de Kudlow emitió un mensaje importante que indica que Estados Unidos, Alemania y Japón están promoviendo simultáneamente políticas de desacoplamiento en la cadena de suministro de China.

Reportero Chen Yiran

Editor a cargo: Wen Di

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/380857

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios