Gane energía y salud comiendo semillas de chía

Da clic a la imagen para ampliarla
Incluirlas en nuestra dieta nos provee de armas capaces de combatir la diabetes, enfermedades del corazón y síndrome metabólico.

Las semillas de chía son una antigua fuente de energía que durante siglos volvió saludables a miles de personas de todo el mundo. Estas súper semillas contienen una gran cantidad de nutrientes que mejoran la vida, tales como los ácidos grasos omega-3 y gran cantidad de antioxidantes.

Las semillas de chía son nativas de América del Sur, donde fueron veneradas por dos de las tribus más poderosas: los aztecas y los mayas, que consideraban que la chía era más valiosa que el oro. Los aztecas tradicionalmente consumían chía para ganar energía y potenciar la resistencia antes de entrar al campo a la batalla o a una gran cacería.

La chía es fácil de cultivar porque sobrevive en ambientes muy templados, y es autosostenible, ya que no es afectada por los insectos y crece de manera muy eficiente. Una persona puede sobrevivir bastante bien solo ingiriendo chía, debido a la rica mezcla de nutrientes que proporciona.

Perfil nutricional de chía

La chía cuenta con una impresionante variedad de antioxidantes flavonoides y polifenoles como la quercetina, kaempferol, ácido clorogénico y el ácido cafeico. Dispone de tres veces la cantidad de antioxidantes que los arándanos para el mismo volumen.

Chia también está cargada con la pequeña cadena de ácido graso omega-3 ALA y fibras solubles e insolubles. Estos nutrientes clave hacen de la chía una poderosa defensa contra el estrés cotidiano y los procesos de enfermedades crónicas.

Mejorar la sensibilidad del azúcar en sangre

Los componentes nutricionales de las semillas de chía incluyen grasas saludables, antioxidantes, proteínas limpias y fibra. Además no contiene azúcar, solo cantidades muy mínimas de carbohidratos no fibrosos, pero altos niveles de calcio, magnesio y potasio. Esta combinación es perfecta para los adecuados niveles de azúcar y energía sostenida en una sangre sana.

Definitivamente, una dieta que incluye semillas de chía nos provee de armas capaces de combatir la diabetes, enfermedades del corazón y síndrome metabólico.

Función intestinal sana

Las bacterias intestinales saludables de nuestro sistema digestivo desarrollan diferentes tipos de fibra. Dado que el azúcar es enemigo de estos microorganismos de vida, porque alimenta los organismos parásitos que se encuentran en competencia, la chía y sus compuestos de grasas esenciales, antioxidantes antiparasitarios y una rica variedad de fibras, son una mezcla nutricional perfecta para construir un intestino sano.

Las fibras de chía son capaces de absorber diez veces su peso en agua, que ayuda a hidratar el colon y mover las toxinas del intestino. La mezcla de fibra insoluble y soluble ayuda a barrer microorganismos esponja y toxinas ambientales fuera del colon y en las heces.

Aumenta la función mental

La chía se carga con ácidos grasos omega 3 y antioxidantes nueroprotectivos como la quercetina, el cafeico y el ácido clorogénico. Estas grasas esenciales y antioxidantes producen membranas celulares que son más flexibles y eficientes, de modo que membranas celulares más saludables resulta en sistemas de suministro de nutrientes más eficientes y los procesos de transmisión nerviosas más rápidas. Lo que mejora la función cerebral, incluyendo la memoria y la concentración.

El uso de chía en la vida cotidiana

Las semillas de chía se pueden utilizar en una amplia variedad de platos que incluyen sopas, cereales no integrales, batidos y productos horneados. También son una gran suma en cualquier ensalada o salteado de verduras.

Muchos vegetarianos carecen de proteínas y grasas saludables en su dieta, mientras que muchos carnívoros carecen de antioxidantes y fibras en su dieta. Chía, siendo una fuente de proteína completa, es el complemento perfecto para estos dos grupos.

Para optimizar el aspecto de la salud, consuma dos a cuatro cucharadas de este súper alimento en su dieta diaria. Dos cucharadas de chía le dan siete gramos de fibra, cuatro gramos de proteína y cinco gramos de ácidos grasos omega 3.

Se puede decir que la chía es la forma biodisponible y enzimática más activa para la entrega óptima de nutrientes.

Por David Jockers – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios