La escasez del agua un problema del presente

Aumenta la demanda mundial del vital líquido siendo una necesidad para la humanidad.

Es de vital importancia la reflexión sobre la importancia del agua en el planeta, según las Naciones Unidas la población mundial crece a un ritmo de 80 millones  de personas al año, por lo que el crecimiento demográfico, la urbanización, la industrialización, el aumento de la producción y el consumo han generado una demanda de agua dulce cada vez mayor.

Aunque el 70 por ciento de la superficie del mundo está cubierta por agua, solamente el 2.5 por ciento del agua disponible para el consumo humano es dulce, mientras que el restante 97.5 por ciento es agua salada. Casi el 70 por ciento del agua dulce está congelado en los glaciares, y la mayor parte del resto se presenta como humedad en el suelo, o yace en profundas capas acuíferas subterráneas inaccesibles.

Menos del 1 por ciento de los recursos de agua dulce del mundo están disponibles para el consumo humano, 17 por ciento más de agua para cultivar alimentos para las crecientes poblaciones de los países en desarrollo, y el consumo total del agua aumentará en un 40 por ciento. La tercera parte de los países en regiones con gran demanda de agua podrían enfrentar escasez severa de agua en éste siglo, y para el 2025, dos tercios de la población mundial probablemente vivan en países con escasez moderada o severa.

En su mayoría los acuíferos se recargan de forma natural en época de lluvias. Hay zonas que tienen períodos cortos de lluvia, lo que puede propiciar una escasa captación. Además del total de agua captada por lluvias, aproximadamente el 70% se evapora y la disponibilidad del agua se hace cada vez menor.

El agua dulce es el recurso más importante para la humanidad y cada día ocupa más la atención de científicos, técnicos, políticos y en general, de muchos de los habitantes del planeta.

Según la UNESCO: “Ya muchos lugares están sufriendo de escasez de agua. Uno de los mayores retos en las próximas décadas es proteger este valioso recurso, porque sin agua no hay vida”.

La escasez de este vital líquido obliga a la población a nivel mundial a la moderación de consumo, utilizarla adecuada y racionalmente, evitar el desperdicio y evitar  contaminar el agua.

Aquí te presentamos algunas pequeñas tareas que podemos realizar desde nuestro hogar:

1.- Cierra las llaves mientras te enjabonas, te afeitas o te cepillas los dientes.

2.- No laves la banqueta, el piso o el coche a “chorro de manguera”, reutiliza solo la necesaria en cubetas. Una cubeta para lavar y otra para enjuagar.

3.- Reporta cualquier fuga que observes en la calle, vigila los mecanismos de depósito de sanitarios, tinacos, cisternas y buen funcionamiento de la bomba, reparando cualquier fuga.

4.- Utiliza solamente el agua estrictamente necesaria en el baño, en el lavado de trastes y en el lavado de ropa.

5.- Al usar la lavadora, usa el máximo de ropa permitido en cada carga. Y sería excelente si puedes reutilizar el agua de la lavadora.

6.- No riegues el jardín durante las horas de mayor calor, el agua se evapora.

7.- Vigila a tus hijos, para que en sus juegos no se bañen a chorro de agua o a cubetazos.

8.- Utiliza cisternas de WC con dispositivo de descarga controlada o de bajo volumen.

9.- Ayudar a que otros también tomen conciencia del cuidado del agua.

10.- No desperdicies el agua, recuerda que se educa con el ejemplo.

Hacer el seguimiento del agua disponible, su uso y los impactos correspondientes representa un reto inmenso, persistente y que requiere de una gran labor de concientización.

¿Qué haces por cuidar el agua?

mayra.jaime@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios